pagos en metálico zappers phantomware dinero entidades financieras gestionar su propia economía

Poco a poco las personas empiezan a confiar en las ventajas que porporciona la IA. Algunas, incluso para apartados tan delicados como gestionar su propia economía. El año 2020 ha supuesto un punto de inflexión y son mayoría las que se fían más de la Inteligencia Artificial que de sí mismas para gestionar sus finanzas.

Este es el dato más relevante de un estudio realizado por la multinacional Oracle y la experta en finanzas personales Farnoosh Torabi. El informe revela que la pandemia  ha incrementado la ansiedad en cuanto a las finanzas, la tristeza y el miedo entre la población mundial; además, está haciendo que las personas se replanteen la forma en la que se administra el dinero y a quién confiar dicha tarea.

Lo que queda claro es que la cirsis provocada por el coronavirus ha tenido un impacto negativo en la relación que tienen las personas con el dinero. Y es un hecho que afecta a todos: personas y empresas. Entre los datos más relevantes del informe se destacan los siguientes hechos:

  • Entre los directivos, la ansiedad y el estrés financieros aumentaron un 186% y la tristeza se elevó un 116%; la ansiedad y el estrés financiero de los consumidores se duplicaron y la tristeza aumentó en un 70%.
  • 9 de cada 10 directivos están proecupados por el impacto de la COVID-19 en su organización, siendo las preocupaciones más comunes la lenta recuperación económica o la recesión (51%), los recortes presupuestarios (38%) y la quiebra (27%).
  • El 87% de los consumidores están experimentando temores en relación con sus finanzas, abarcando cuestiones como la pérdida de empleo (39%), la pérdida de ahorros (38%) y la imposibilidad de saldar sus deudas (26%).
  • Estas preocupaciones no nos están dejando dormir: el 41% de los consumidores confesaron haber perdido el sueño debido a sus finanzas personales.

Mayor confianza en la tecnología

Como se señalaba al comienzo de este artículo, el coronavirus lo que ha provocado es una desconfianza y una incertidumbre en todo aquello que se refiere a gestionar la economía. Los encuestados buscan en quién confiar y la respuesta que dan es cristalina: para gestionar su propia economía lo mejor es la tecnología. Asesores, bancos, gestores o los propios usuarios pasan a un segundo plano.

De hecho, del total de los participantes en el estudio, un 67% de los consumidores y directivos confía más en la Inteligencia Artificial que en un ser humano para gestionar sus finanzas. Si vamos un poco más allá, ese porcentaje se eleva a un 73% en el caso de los directivos. Incluso un 77% se fía más de chatbots o de asistentes digitales que de sus propios equipos financieros.

Los datos son apabullantes en lo que a los directivos se refiere y es que casi un 90% de ellos cree que la IA puede mejorar su trabajo detectando fraudes (34%), generando facturas (25%) y realizando análisis de coste /beneficio (23%).

Un 63% de los usuarios confía más en la IA que en cualquier asesor financiero personal para gestionar su propia economía

En lo que a los usuarios se refiere, aunque los datos son inferiores con respecto a los que ocupan algún cargo directivo, un 63% confía más en la IA que en cualquier asesor financiero personal para gestionar su propia economía. De hecho, un 66% de los consumidores cree que la tecnología pueden contribuir a: detectar posibles fraudes (33%), reducir sus gastos (22%) y realizar inversiones en el mercado de valores (15%).

Asesor financiero, ¿para qué?

Estos datos llevan a que gestores y asesores financieros van a tener que ir poco a poco cambiando de rol. Este conjunto de personas deberá adaptarse a la creciente influencia de la tecnología y desarrollar nuevas habilidades. Son datos que muestra la encuesta y en la que directivos y usuarios dan las claves sobre lo que va a suceder con estos profesionales:

  • El 56% de los directivos cree que la tecnología reemplazará a los profesionales de las finanzas corporativas en los próximos cinco años.
  • El 85% de los directivos querrían ayuda de chatbots o asistentes digitales en las tareas financieras, incluidas aprobaciones (43%), elaboración de presupuestos y previsión (39%), informes (38%) y cumplimiento y gestión de riesgos (38%).
  • Los directivos quieren que los profesionales de las finanzas corporativas se centren en comunicarse con los clientes (40%), en negociar descuentos (37%) y en aprobar transacciones (31%).
  • El 42% de los consumidores cree que la IA reemplazará a los asesores financieros personales en los próximos cinco años.
  • El 76% de los consumidores quiere que la tecnología les ayude a gestionar sus finanzas, liberando su tiempo (33%), reduciendo gastos innecesarios (31%) y asegurando los pagos dentro de plazo (31%).
  • Los consumidores también quieren que los asesores financieros personales les ofrezcan orientación sobre decisiones de compra relevantes, como adquirir una casa (45%), un automóvil (41%) o planificar su jubilación (38%).

En lo que se refiere a la relación que tiene la sociedad con el dinero, la mayoría tiene claro que la Inteligencia Artificial es una de las herramientas ideales para gestionar las finanzas partuculares y empresariales, ya que por ejemplo, un 60% de los consumidores dice que la pandemia ha cambiado la forma en la que compran bienes y servicios.

Y además, un 72% de de ellos, cree que lo ocurrido en 2020 ha cambiado su sentimiento respecto de la gestión del dinero en efectivo, con personas que se muestran ansiosas (26%), temerosas (23%) y “sucias” (19%). Más de una cuarta parte (29%) de los consumidores dice ahora que la opción “solo en efectivo” es un factor que condiciona sus decisiones de compra.

La gran novedad es que, con estos datos, las empresas han respondido rápidamente y se han adaptado a la nueva realidad que imponen los consumidores. De hecho, un 69% de los directivos ha invertido en plataformas o métodos de pago digital y un 64% ha creado nuevas formas de engagement con el cliente o ha cambiado sus modelos de negocio en respuesta a la COVID-19. Además, un 51% de las organizaciones ya están utilizando la IA para gestionar sus procesos financieros, en comparación con el 27% de los consumidores.