Maria Jesús Castro DKV

El rol del CIO ha evolucionado desde hace unos años hasta ahora. Entrevistamos a cuatro CIOs y responsables de tecnología que ofrecen su opinión acerca de cómo han vivido esta evolución.

Entrevista con María Jesús Castro, directora de Organización y Sistemas de DKV

El CIO ha pasado de optimizar sistemas a tener una visión conjunta de toda la empresa que no sólo afecta al departamento TIC, ¿Qué ha supuesto esta transformación para usted?

Yo creo que esta función la ha tenido siempre el CIO, al menos en mi caso, siempre hemos estado involucrados en el negocio, en por y para que se hace todo ya sean proyectos que desarrollamos o servicios TI que proveemos al resto de la organización. Ser un mero gestor / proveedor de servicios TI, como es cierto que ha pasado en muchas organizaciones, no añadía el valor que TI puede aportar a cualquier empresa. Creo que todos los que tenemos esta responsabilidad hemos sido siempre conscientes de que nuestro papel debía de tener involucración en negocio pero en estos últimos años se ha hecho más patente esta necesidad ya que la tecnología es la base sobre la que se están transformando las empresas y construyendo nuevas líneas de negocio. Esto permite añadir un punto de diferenciación no por la tecnología en si misma si no por cómo y para que se utiliza en cada compañía, y esto solo se puede hacer si tienes una visión global..

¿Ha cambiado la relación que tiene con el comité directivo? ¿Le prestan más importancia a la labor del departamento de tecnología?

En mi opinión si que ha cambiado la percepción, y no solo en el Comité de Dirección si no en general en la organización. No únicamente porque cada vez más todas las empresas son mucho más dependientes de la tecnología, o mejor dicho de las tecnologías, y por lo tanto es básica para la continuidad de los negocios, sino porque en muchos casos son parte del mismo y uno de las claves de la sostenibilidad de muchas empresas. El tema de la ciberseguridad creo que es otro de los aspectos que ha hecho cambiar la percepción.  El CIO y por tanto todo el  equipo de tecnología es un colaborador que ayuda a mejorar y hacer sostenible el negocio.

¿Qué cree que, en materia tecnológica, deben aprender las empresas tradicionales de las que son meramente digitales?

Todos tenemos que aprender mucho, y además muy rápido.  Actualmente todas las empresas han de ser digitales, al menos han de tener parte de su cadena de valor digitalizada. En compañías tradicionales es más complicado que en las compañías que han nacido 100 % digitales, arrastran una historia que pesa, pero desde mi punto de vista lo más importante es el cambio cultural de la organización en su conjunto, entender que se pueden hacer las procesos de forma diferente, plantearte si lo que estas haciendo es necesario o no, o si puedes hacerlo de otra manera. Un error que se comete con más frecuencia de la que se debería es querer digitalizar algo que no debería hacerse ni siquiera de forma manual, es decir, digitalizar un proceso no pensándolo con un nuevo enfoque,  esto hace que mantengas e incluso incrementes las ineficiencias que ese proceso tuviera.

Aprender a probar y corregir rápido, aceptar que nos podemos equivocar, lo que requiere un cambio mental importante,  es otro de los aspectos que las empresas meramente digitales hacen desde su creación mucho mejor que las tradicionales. La agilidad, la rapidez, la adaptación,  son actitudes que hemos de tener permanentemente.

¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta un CIO en la actualidad?

Muchos son los retos que hemos de afrontar, venimos de habernos transformado, en mayor o menor medida, junto con nuestros equipos antes que el resto de nuestras organizaciones.  Estamos viviendo la transformación de nuestras empresas y por tanto cambian las relaciones que tenemos dentro de la organización. El stack tecnológico que utilizamos cada vez es más complejo. Mantener un equipo estable y motivado, en permanente evolución y con los perfiles y capacidades necesarias en cada momento es otro reto. Conocer bien el negocio para poder aportar más y mejores soluciones. Y por supuesto, la Ciberseguridad, es uno de los retos más importantes al que nos enfrentamos En fin, la lista es larga, además de que no hemos de olvidar los clásicos: ser eficientes, contener los costes, etc…

Puede leer el reportaje completo pulsando AQUÍ

>