CIOs Administración Pública

Para elaborar nuestro tema de portada del mes de enero, Byte TI envió un cuestionario a diferentes CIO y Responsables de Tecnología para abordar cuál es la situación de la Administración Pública en su camino en la transformación digital. A continuación, podrás leer las opiniones de los Responsables TI que participaron en el especial:


Carlos García Prado, Responsable de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de COGERSA, S.A.U.Carlos García Prado, Responsable de Tecnologías de la Información y Comunicaciones de COGERSA, S.A.U.

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

En mi opinión, la Administración Pública Española está creciendo digitalmente y mejorando en conceptos como orientación al usuario, transparencia, servicios electrónicos y capacidades técnicas del personal. Por ello estamos por encima de la media europea en nivel de tecnología y digitalización.

En 2018 hubo una caída en inversión que se recupera en este 2019 y creo que hay que mantener la línea alcista en los próximos años dada la gran importancia que la tecnología tiene en tiempos actuales y que cobrará aún más importancia en el futuro.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AA.PP. españolas?

La transformación digital no es un reto o un objetivo sino que es una necesidad debido al crecimiento vertiginoso que están teniendo, obligando a adaptarse tanto a empresas públicas como privadas. Esta revolución digital tan rápida, exige una agilidad y adaptación al cambio por parte de la administración y empresas públicas que en muchos casos no tiene y no puede ser tan ágil como se espera para satisfacer la demanda y expectativa de los usuarios digitales más experimentados. Esto significa que tiene que adoptar las nuevas tecnologías para definir nuevos canales para que la Administración pública interactúe con ellos, con el objetivo de ofrecer una mejor respuesta a sus necesidades.

Tenemos mucho camino por delante, hay muchos servicios de gestión que aún no están totalmente disponibles de forma online, otros no están optimizados para dispositivos móviles, etc. Y es debido a que la adaptación digital de la administración es más lenta porque los procedimientos heredados se interponen, la legislación y las regulaciones son difíciles de cambiar, y las preocupaciones de seguridad, ciberseguridad y privacidad son problemas complejos.

Esto hace que el avance sea mucho más gradual que en empresas privadas pero creo que se están haciendo grandes esfuerzos que permitirá muy pronto estar a la altura que los usuarios de la Administración necesitan

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AA.PP.?

Obviamente sí, incrementar la inversión significa crecimiento tecnológico. Esto repercutirá directamente en los servicios ofrecidos a empresas y usuarios de la administración, lo que repercutirá directamente en la evolución tecnológica España. Debe ser uno de los puntos clave de la estrategia del país y por eso se debe invertir, para crecer y adaptarse a los tiempos que se van a avenir.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

Por supuesto, la inestabilidad del gobierno afecta negativamente a las inversiones lo que provoca parálisis a todos los niveles: ministerios, comunidades autónomas, empresas y organismos públicos. Los planes estratégicos también se ven afectados quedando bloqueados.

El empleo público se estanca afectando a sectores tan críticos como la sanidad y la educación.

Y en lo referente a las TIC, esa parálisis provoca involución al ser un sector tremendamente dinámico en donde la capacidad de adaptación marca la diferencia de un país como España que debe tener como objetivo estar en la cabeza de Europa en tecnologías de la información, investigación e innovación.


rafael JordaRafael Jordá, Responsable de TI del Ayuntamiento de Brunete

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

Pues a mí me cuesta horrores avanzar, esa es mi situación y no creo ser el único. En las administraciones públicas las TICs no son una prioridad a la hora de elaborar nuestros planes y presupuestos. Tampoco somos empresas privadas, es decir, no tenemos competencia que nos obligue a avanzar si no queremos quedarnocioss atrás. No creo que sea un problema únicamente español, es general aunque con matices. También nos falta personal especializado y sobra burocracia.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AA.PP. españolas?

Sería prioritario estandarizar procesos, que todas las administraciones exijamos lo mismo. Un ejemplo. Tengo casi cuarenta enlaces de organismos provinciales, nacionales, locales, europeos, etc y cada uno funciona de una manera. Cada uno nos pide unas claves y usuarios registrados distintos, navegadores específico a veces con versiones desactualizadas, una herramienta de firma, un S.O concreto, utilizar o no java, requisitos de complejidad distintos, etc. Por ejemplo, ahora mismo, un contrato lo tenemos que publicar con la misma información en cinco plataformas distintas con la misma información. Da la impresión que cada uno vamos por nuestro camino, volvemos loca a la gente y gastamos más dinero del que sería necesario.

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AA.PP.?

Cada vez hacemos más cosas, ofrecemos más servicios, queremos ser smartcities, tenemos más obligaciones legales como el Esquema Nacional de Seguridad, el nuevo Reglamento General de Protección de Datos o la Ley de Contratos del Sector Público. Esto ya no va de poner rotondas, hacer encierros o sacar planes de urbanismo. Si tenemos más carga de trabajo lo normal es que contemos con presupuestos que nos permitan cumplir con garantías y también asesoría para no fallar el tiro.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

Por supuesto que influye, aunque a nivel local, que es el mío, no tanto como en otros organismos. El final que no tengamos unos Presupuestos Generales va perjudicando escalón tras escalón, hasta llegar a los que estamos más cerca del ciudadano.


Juan Carlos PeciñaJuan Carlos Peciña, jefe del servicio de TI de Salud Castilla y León

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

La Administración Pública Española es un gigante con pies de plomo, muy fragmentado, todavía muy tradicional y que salvo importantes y cada vez más numerosas excepciones, todavía reticente a la aplicación de las nuevas tecnologías.

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AA.PP.?

La aplicación de las TIC están presentes en la mayoría de las iniciativas y proyectos de las AA.PP.

La aplicación de las TIC en los procesos de las AAPP es una de las fortalezas que posibilita la mejora, la eficiencia, la accesibilidad, la transparencia y la innovación en las AAPP. La aplicación de las TIC supone casi siempre realizar inversiones iniciales y un presupuesto de mantenimiento y evolución de las mismas, además de incremento paulatino en personal técnico cualificado. Es decir, los presupuestos TIC y el personal TIC siempre van en aumento, en detrimento de otros tipos de presupuestos.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AA.PP. españolas?

El principal reto es que nuestros dirigentes vean y asuman las TIC como parte de todos los procesos de las AAPP, para lo cual es necesario disponer de más dirigentes con perfiles técnicos y tecnológicos. Las nuevas normativas tienen que contemplar desde su concepción que los procesos implicados se puedan “digitalizar” fácilmente, sin ambigüedades, y de forma previa a su entrada en vigor, solo así, serán realmente efectivas, garantistas, accesibles y transparentes. Otro de los retos es “transformar” o reconvertir el presupuesto tradicional en presupuesto de inversión y mantenimiento TIC. Considerar las TIC no como un gasto corriente sino como una inversión por la oportunidad que supone para la mejora de las AAPP lo que supone una mejora de la calidad y eficacia en la atención al ciudadano que estas prestan. El problema de las AAPP es que los mantenimientos de las inversiones TIC se consideran gastos corrientes, el personal TIC no se considera como valor estratégico sino como un gasto más de personal, la inversión en TIC supone una reorientación de funciones, adecuación y especialización de plantillas en el personal de la Administración. Es necesario un cambio en la gestión de los recursos humanos de las AAPP. Cada vez más en la Administración se necesitan profesionales con una mayor cualificación tecnológica a todos los niveles. En el caso de España, la gran fragmentación de las AAPP supone un gran reto, no resuelto, en la cooperación y reaprovechamiento de buenas prácticas, proyectos comunes y desarrollos propios entre AAPP. Quizás haga falta una visión estratégica, más global y a largo plazo, difícil de conseguir por la importante dependencia de los sucesivos ciclos de gobierno y por la fragmentación de las AAPP.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

Sin duda, la falta de aprobación de los presupuestos supone una continuidad de los últimos aprobados y por lo tanto impide abordar la realización de nuevos proyectos basados en las TIC, con la consecuente paralización o retraso de los mismos, con un importante impacto en los ciudadanos, en los profesionales y por lo tanto en la propia Administración Pública, que en el caso del sector sanitario es de vital trascendencia, como por ejemplo la mejora en la gestión de recursos para la reducción de listas de espera o la mejora de la eficiencia en procesos con repercusión  en la reducción del gasto sanitario, entre otros.


Carlos MazaCarlos Maza Frechín, Subdirector General TIC del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

Creo que estamos en un momento excepcionalmente positivo, tal como se nos reconoce desde todos los foros internacionales. Basta con citar el índice DESI2019 (Digital Economy and Society Index) en el que España ocupa un destacadísimo cuarto puesto a nivel europeo en Servicios Públicos Digitales.

Desde la Administración General del Estado se están lanzando proyectos punteros en diversas áreas pues no hay que olvidar que las Leyes 39 y 40/2015 de procedimiento administrativo implantan el principio de “todo en digital” lo que supone una revisión en profundidad de los procedimientos administrativos. La ciudadanía y las empresas ya lo están percibiendo con proyectos que son una realidad tal como la Carpeta Ciudadana o el punto de acceso general a todos los servicios de la Administración.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AA.PP. españolas?

Tenemos varios retos. El primero es la atracción del talento, esto es, conseguir que buenos profesionales del sector TIC se planteen desarrollar su carrera profesional en el sector público. Las última convocatorias de oposiciones han sido muy numerosas, lo que pone de manifiesto la prioridad que tiene el sector TIC en el conjunto de la Administración. En segundo lugar destacaría la necesidad de sincronizar los procesos de transformación digital del Sector Público en sus vertientes tecnológica, organizativa y normativa, lo que requiere un esfuerzo extra de coordinación de todas las unidades implicadas.

Y por último, tenemos un desafío de fondo en el sector público, que es evitar morir de éxito por la cantidad de nuevos servicios que estamos poniendo a disposición de la sociedad al mismo tiempo que tenemos que ser capaces de actualizarlos para adaptarlos a las últimas tendencias tecnológicas, tal como nos exigen los ciudadanos nativos digitales. Estamos en una fase de gran exigencia para el sector público, donde se espera de nosotros que prestemos muchos servicios y al mismo tiempo muchos servicios de calidad y muchos servicios innovadores.

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AA.PP.?

Si analizan los últimos años, lo que se detecta es una disminución de las plantillas de funcionarios por jubilación y una aumento exponencial de los servicios digitales prestados por las AA.PP, y esto sólo ha sido posible gracias a la ganancia de productividad que ha provocado la implantación de las TIC. A corto plazo además están subiendo las exigencias de ciudadanos y empresas de nuevos tipos de servicios tales como la movilidad por defecto o la analítica de datos, lo que nos obliga a las AA.PP. desarrollar sistemas más complejos y más caros. Por ello es cierto que todas las unidades TIC necesitamos un aumento de financiación, tanto en inversión como en mantenimiento de sistemas para poder garantizar la calidad de los servicios públicos. Caídas acumuladas en la inversión en el área TIC –como la que refleja el informe REINA de este año- dificultan sin duda el objetivo anterior. No hay que olvidar que en promedio, en la Administración General del Estado, la inversión en el área TIC supone un 3,8% de su presupuesto total, un porcentaje muy moderado si se tiene que en cuenta que estamos hablado de organizaciones intensivas en el manejo  de información.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

Es indudable que la vida política afecta a todas las áreas de actividad del país, y en particular a la prestación de servicios públicos TIC, aunque en realidad para las unidades TIC del sector público lo esencial es poder disponer de un presupuesto estable a principios de ejercicio que permita planificar la contratación. Una situación de inestabilidad política que provoca que los presupuestos se aprueben en cualquier momento del año, que se decreten no-disponibilidades o restricciones en la contratación afectan lógicamente a la prestación de servicios digitales y hacen daño a las empresas del sector TIC. La prestación de servicios digitales es una obligación para la Administración y una demanda de la sociedad, y mantener 24×7 abiertas nuestras sedes electrónicas requiere disponer de financiación estable todos los años. En esta área creo que los profesionales de las TIC tenemos que hacer más pedagogía ante nuestros responsables políticos.


Diego HernándezDiego Hernández Gallardo, Director de Ceres

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

Como en cualquier otro aspecto, hay margen para la mejora. No obstante, debemos analizar la situación de las TIC en las Administraciones en un contexto que ha estado marcado por la crisis económica y, por tanto, por la consiguiente reducción en el presupuesto TIC y la congelación de la tasa de reposición de recursos humanos. Y sin embargo, durante este periodo de tiempo, se ha conseguido mantener los servicios de administración electrónica, adaptarlos a la evolución natural de la tecnología e, incluso, generar nuevos servicios. Por todo ello, considero que, gracias al esfuerzo ímprobo realizado, la situación de los servicios es buena.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AA.PP. españolas?

Creo que uno de los mayores retos tienen relación, precisamente, con los recursos humanos. En las últimas convocatorias de empleo público relacionadas con el cuerpo TIC está habiendo problemas para cubrir el 100% de las mismas, quedando de manifiesto que cada vez es más difícil atraer el talento a la Administración. Adicionalmente, los cambios tecnológicos se suceden cada vez con más rapidez, creando la necesidad de formar convenientemente a los técnicos de la Administración en múltiples tecnologías. La transformación digital de la Administración pasa por tener recursos propios capaces de gestionar esa transformación, en colaboración con el sector privado, pero manteniendo el know-how en las distintas entidades públicas, lo que permite avanzar sin una dependencia absoluta con el proveedor.

«Cada vez es más difícil atraer el talento a la Administración Pública»

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AA.PP.?

Efectivamente, así es. Como decía anteriormente, venimos de un periodo de crisis en el que el presupuesto TIC ha quedado muy limitado. Si de verdad queremos llevar a cabo una transformación digital de la Administración, es necesario dotarla de un presupuesto acorde con los objetivos a cumplir, aprovechando las oportunidades que ofrecen las múltiples iniciativas tecnológicas que están surgiendo, relacionadas con las tecnologías emergentes, como inteligencia artificial, big data, blockchain, internet de las cosas, etc.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

Efectivamente, el momento político actual tiene sus efectos en todo aquello que depende de una actualización presupuestaria en consonancia con la evolución de los tiempos y, por tanto, el sector TIC en la Administración no es ajeno a esta situación.


pedro galdonPedro Mª Galdón Conejo, CIO de la Empresa Municipal Aguas de Málaga

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

La Administración Pública de España ocupa en la actualidad uno de los primeros puestos a nivel europeo en relación con la calidad y la oferta de servicios telemáticos que presta a sus ciudadanas y ciudadanos. Esto se debe a la implantación efectiva, en mayor o menor grado, de la administración electrónica en nuestro país, que ha permitido mejorar la calidad de los servicios públicos y trasladar la gestión administrativa desde la ventanilla presencial a la tramitación electrónica. También he de resaltar que esta transformación digital aún no se ha completado del todo en las AAPP, aunque soy bastante optimista ya que todos (Administración y ciudadanía) nos estamos dando cuenta de que la tecnología es un gran aliado para agilizar las tareas de la administración pública. Sin embargo, el proceso de transformación digital no está siendo homogéneo, y su grado de implantación es muy diferente en función de la administración que analicemos. Yo aún veo lejos el uso generalizado de tecnologías disruptivas como Inteligencia Artificial o Blockchain en el conjunto de las AAPP, si bien es verdad que muchas de ellas ya están trabajando con otras tecnologías como Machine Learning o Big Data, lo cual dibuja un futuro optimista en la adopción de las nuevas tecnologías en la Administración.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AA.PP. españolas?

Si algo deben tener claro las administraciones es que la transformación digital no se centra en la tecnología sino en la transformación de las personas. Por tanto, para mí el principal reto sigue siendo trabajar en un cambio que ya se está produciendo, el cambio cultural: Las AAPP son estructuras que cambian muy lentamente, en buena parte por el tamaño de las organizaciones, pero también por su estructura de procesos burocráticos y la actitud de algunas personas a las que les cuesta alejarse de su zona de confort. Fomentar actitudes más receptivas a la mejora de los procesos gracias a la tecnología debe ser una de nuestras prioridades.

Por otra parte, lamentablemente la ciberseguridad va a ser un desafío permanente. Ya ha quedado demostrado que las entidades y organismos públicos se han convertido en objetivo prioritario de los cibercriminales. Por tanto, formar y dotar de tecnología a las AAPP para mejorar su ciberresiliencia se va a convertir en uno de los principales objetivos de la Administración.

Por último, la nueva moratoria del Gobierno para la implantación de las Leyes 39 y 40 deja patente que aún no se ha consolidado la transformación digital en nuestras administraciones. En este sentido, creo que estamos mareando demasiado la perdiz, sin acabar de dotarnos de los recursos necesarios para implementar con éxito las medidas que proponen ambas leyes. Como decía Walt Disney ““La mejor manera de hacer algo es dejar de hablar de ello y empezar a hacerlo””.

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AA.PP.?

Es cierto que la inversión TIC está creciendo respecto a ejercicios anteriores, pero muchas veces esa inversión en servicios e infraestructuras no va acompañada de recursos humanos que los implanten, conozcan y exploten. Esto puede suponer un freno a los proyectos de transformación digital en la AAPP.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

Es evidente que la inestabilidad política suele traer consigo una parálisis en la inversión pública que, a su vez, tiene como efecto dominó el arrastre de las compañías que dependen de las contrataciones de las AAPP. Y aunque esto se nota en menor medida en las administraciones locales, la falta de Gobierno influye en la ausencia de presupuestos orientados a las tecnologías, y lo que para mí es más grave, aplaza la posible consecución de un Pacto de Estado que tenga como objetivo la generación de políticas públicas para el fomento de las tecnologías en nuestro país, lo cual redundaría sin duda en una mayor inversión en tecnología por parte de las AAPP y la consiguiente dinamización del tejido empresarial que depende de ellas.


David Bueno VallejoDavid Bueno Vallejo, Gerente del Centro Municipal de Informática del Ayuntamiento de Málaga

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

Si miramos los datos en comparación con el resto de Europa la situación no es mala, pues España está en el cuarto puesto en el ranking de servicios públicos digitales de la Unión Europea en 2019. Esto se debe en parte a un impulso legislativo importante (Leyes 39,40/2015, ENS, ENI, transparencia, protección de datos…) que obliga a todas las AAPP a hacer un esfuerzo importante a adecuarse a todas ellas. También es positivo el avance realizado la generación de servicios comunes por parte de la AGE para que las administraciones puedan adherirse y no tengan re realizarse desarrollos similares en todas las AAPP. Aunque para que esto funcione bien debería darse un mayor respaldo a las TIC de la AGE para poder dar una respuesta eficiente y ágil a toda la AAPP de los servicios que ofrezca. Acercándonos al caso de las AALL, aunque en la actualidad las TIC son el corazón del funcionamiento de las mismas, no se le da la importancia ni recursos económicos suficientes y se las sigue tratando como un proveedor de informática y no como un elemento imprescindible en la planificación y en la toma de decisiones. Un problema importante es el relevo generacional ya que plantilla TIC está muy envejecida, casi sin posibilidad de renovación entre 2007-2015, con un número de jubilaciones muy elevados en los próximos 5 años. En esas jubilaciones se podría perder también mucho conocimiento de la organización si no se planifica cuidadosamente esa transición.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AA.PP. españolas?

Tenemos varios retos importantes. Lo primero es tener claro lo que se entiende por transformación digital. Adaptando la definición del Plan de Transformación Digital de la AGE se entendería como “una revisión integral de las actividades y procesos de gestión y servicios basándose en las TI de forma que se favorezca la eficacia y eficiencia del funcionamiento de la organización”. Para ello es necesario definir una estrategia clara y planes para llevar a cabo esa transformación. Para dar datos concretos, un reto importante es conseguir una Administración Electrónica completa donde el papel sea un medio residual o inexistente en la que se hayan optimizado y digitalizado completamente los diferentes procedimientos administrativos. Para cumplirlo es muy importante acompañarlo de un plan de formación que reduzca la resistencia al cambio. Otro reto importante lo tenemos con la seguridad tanto de los sistemas (ENS) continuamente amenazados, como de la información de los ciudadanos y trabajadores (LOPDGD). Y por último estaría toda la parte de innovación y adaptación a las nuevas tendencias como (Nube, IA, Análisis de Datos, IOT, Blockchain,…) que no debe hacerse porque esté de moda, sino después de un análisis de necesidad y viendo si realmente pueden aportar un valor añadido a la organización. La colaboración entre AAPP es una clave fundamental de éxito, ya sea mediante contactos entre pares o a través de redes y grupos de trabajo como la FEMP o la RECI.

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AA.PP.?

Según un reciente informe de Gartner el 45% de los CIOS indican que no tienen recursos para llevar a cabo la transformación. Definitivamente es necesario, pero una inversión con cabeza que debe centrarse en los departamentos de TI asociada a una estrategia clara, acompañada de una formación de los empleados en el uso y mantenimiento de esa tecnología. Destacando de nuevo que toda la inversión que pueda hacerse en servicios comunes de la AGE y en mejorar el servicio de soporte que puedan dar al resto de administraciones supone un ahorro directo.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

Influye de manera negativa desde el momento en que los presupuestos se prorrogan y se mantienen las partidas presupuestarias sin tener en cuenta las nuevas necesidades que puedan surgir y sin hacer una adaptación consensuada de los planes y actuaciones necesarios para que todo funcione bien.


Miguel Ángel RipaldaMiguel Ángel Ripalda, Jefe del Área de Informática de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Española?

Los indicadores generales (tanto los boletines del Observatorio de Administración Electrónica como las fichas de evolución de la Administración Electrónica en Europa) muestran datos que podríamos considerar muy buenos e incluso excelentes; sin embargo, la sensación es que dentro de cada uno de los diferentes de la Administración (y para las diferentes Instituciones dentro de cada nivel) el grado de implantación es muy desigual. En lo que se refiere a la AGE, es posible que se hayan acometido inicialmente demasiados proyectos de forma simultánea, en lugar de concentrar esfuerzos y recursos en aquellos previamente su hubieran identificado como prioritarios o críticos para el éxito de la estrategia global. También se echa en falta aprovechar las TIC para cambiar el modelo organizativo de las propias unidades TIC: no tiene mucho sentido las grandes estructuras monolíticas y centralizadas para la gestión TIC ¿no? Estamos perdiendo el capital humano y la capilaridad de gran parte de la Administración “periférica” de la AGE.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AAPP?

En mi opinión, el problema de la transformación digital en la Administración no es la tecnología, sino la resistencia al cambio. Es necesario terminar de remodelar la estructura organizativa para la gestión de las TIC; a continuación, acometer un plan ambicioso para revisar la misión, visión y valores de cada Organismo y establecer controles para asegurar que la Estrategia TIC 2015-2020 para la AGE se “infiltra” en todas y cada unas de sus Instituciones y Organismos de forma profunda y coordinada.

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AAPP?

Sin duda, el presupuesto TIC debe incrementarse: el ahorro no se consigue en las TIC, sino CON las TIC, gracias a su empleo generalizado y habitual en el funcionamiento de las AAPP. Pero también es cierto que la inversión realizada hasta ahora podría haber sido más eficaz y eficiente, porque (como hemos comentado antes) la inversión en TIC debe ir acompañada de un cambio organizativo en las AAPP: tanto en su estructura como en su visión y valores.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

Evidentemente, la prórroga presupuestaria y la sensación de interinidad en los puestos directivos afectan a la inversión y a la estrategia de las AAPP como en cualquier otra Institución… mucho más en las TIC, no olvidemos que el apoyo expreso de la Dirección es uno de los factores críticos de éxito de la transformación digital: sin estabilidad en la Dirección no puede haber estrategia y sin presupuestos/recursos los proyectos de cualquier Plan Director no pueden ejecutarse.


Diego QuesadaDiego Quesada, responsable de la Oficina de la Dirección de Servicios Informáticos de la UCM

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

La relación con el ciudadano y en el caso de las Universidades con los estudiantes e investigadores es cada vez más tecnológica.

Se hacen necesarios, por una parte, aplicativos de gestión que funcionen 24 * 7, accesibles y por lo tanto responsivos desde cualquier dispositivo en cualquier lugar. El acceso a la red tanto cableada como inalámbrica debe ser lo mas global posible. Hace falta desarrollar continuamente nuevos servicios y ampliar o mejorar los existentes.

En general, para afrontar esto, las plantillas TIC llevan estancadas desde que empezó la crisis económica lo que ha producido que la edad media del personal se incremente (47 años según un estudio de CRUE TIC) y haya un gap de gente joven, falta de promoción y por supuesto falta de efectivos. EL talento que se jubila no se repone adecuadamente.

Otro reto que tenemos las TIC , como otros departamentos es la dificultad de agilizar la contratación de servicios e inversiones. La nueva ley de Contratos ha supuesto un retraso grave en los plazos de contratación por el aumento burocrático que está suponiendo su aplicación.

Percibo la situación de las TIC como un instrumento poco valorado a pesar de su importancia y protagonismo en la estrategia universitaria. Los responsables políticos en muchos casos tienen una percepción de sentirse presos de la tecnología y no ven las TIC como su aliado.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AA.PP. españolas?

En mi caso valoraré los principales retos para las universidades. Como en otros negocios se está gestando una gran transformación y las universidades públicas no pueden quedar atrás. Se están imponiendo nuevos modelos de negocio basados en docencia online sobre la presencial, con estudiantes de cualquier lugar del mundo frente a los estudiantes locales y con un fuerte aumento de las enseñanzas no regladas frente a las regladas. Este cambio de modelo basa en proponer una educación centrda en la experiencia del estudiante y las necesidades actuales de profesionales en la sociedad. Estas necesidades estén cambiando cada vez más rápido y las universidades deben adaptarse y promover cambios en sus cursos y sus contenidos para seguir siendo relevantes y atractivos a sus clientes. La irrupción de nuevos actores como empresas que promueven formación basada en un modelo de negocio muy ágil y ajeno a las universidades es otro factor a tener en cuenta. La universidad pública debe transformarse de raíz y capacitar a su personal a la nueva realidad. El estudiante pasa a ser el centro y su mejor experiencia será el factor que le hará decidirse por una universidad u otra opción. Según un estudio de CRU sólo el 36 % de universidades disponen de una estrategia de transformación Digital, aunque en todas se están haciendo acciones relacionadas con la transformación. Los principales retos recogidos en el estudio son la resistencia al cambio (81%), la falta de personal (76%), el presupuesto escaso (66%) , la falta de liderazgo (63%)

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AA.PP.?

Sin lugar a dudas, Las AA.PP. en general y las universidades necesitan modificar su estructura. Estructuras organizativas que antiguamente, eran muy numerosas, hoy, gracias a la automatización de procesos, deben reducir el número de recursos y tener quizás menos peso específico en la jerarquía. El departamento TIC en cambio que nació hace unas pocas décadas debe potenciarse pues es imprescindible en, prácticamente, el 100 % de los proyectos a desarrollar en una universidad.

Según recomendaciones de Gartner el personal TIC debe rondar el 4,5% de la plantilla. En el Sistema Universitario español (SUE) el personal es sólo un 3,2%. En cuanto al presupuesto económico las TIC en universidades españolas destinan solamente un 3,48% según el último informe UNIVERSITIC publicado por CRUE.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

La universidad pública tiene una dependencia directa de las comunidades autónomas con lo que la parálisis política nacional nos influye, pero menos directamente que la Administración pública central. Hay hechos que si nos afectan como, la no aprobación o el retraso en la aprobación de presupuestos que, una vez liberados, puede no dar tiempo a poder tramitar las contrataciones necesarias, pues en los proyectos más complejos podemos hablar de más de 6 meses desde que se inicia la tramitación hasta su resolución.


Oscar Robledo- HACIENDAÓscar Robledo, subdirector general TIC del Ministerio de Hacienda

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

Las TIC han pasado a ser primordiales en los proyectos que se emprendan en cualquier ámbito, y en las administraciones públicas no puede ser de otra forma en cualquier iniciativa pública. Las administraciones públicas cuentan con grandes profesionales TIC que en un contexto muchas veces complejo y complicado, apoyándose en distintas leyes novedosas y con la colaboración de empresas de alto nivel, han ido completando logros que, a día de hoy, hacen que la Administración Publica Española aparezca muy bien posicionada en distintos indicadores internacionales de la Unión Europea, la OCDE y Naciones Unidas. Por ejemplo, la 4ª posición en el Índice de Economía y Sociedad Digital (DESI) para servicios públicos digitales. Aun así siempre hay mucho por hacer, y eso hace que este sector sea tan apasionante.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AA.PP. españolas?

Los retos de la transformación digital se centran en todos los aspectos que conlleva una adaptación a un nuevo modelo, que además deber ser una adaptación continua. Estos aspectos son organizativos, normativos, procedimentales, de recursos humanos, de cultura organizativa, etc. En resumen, transformar consiste en hacer, tanto lo que ya se hacía como lo nuevo, de una manera diferente, rediseñando los procedimientos desde su base de una forma distinta y eso, al fin y al cabo, lo hacen personas. Eso hace que, para mí, “todo esto” vaya precisamente de personas. Por tanto, creo que los principales retos tienen que ver con las personas: con el cambio cultural, con la captación y retención de talento, etc.

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AA.PP.?

Una transformación relevante siempre requiere que se supere un umbral inicial de inversión, para posteriormente recuperarla en un plazo determinado de tiempo. En un mundo donde cualquier transformación, requiere inherentemente de las TIC, es lógico que se invierta en buena medida en tecnología para que luego el retorno se produzca a nivel general. Lógicamente, esa elevación inicial se puede alcanzar de diversas maneras: incrementando la inversión, reordenando la inversión existente, financiándola para que se aplane, etc., pero en cualquier caso si se quieren aprovechar todas las oportunidades que se derivan de una transformación, es necesario contar con ese umbral inicial de una u otra manera.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

La situación actual supone un reto importante ya que, en un entorno tan inestable como el actual, es necesario contar con una estrategia a medio y largo plazo para enfrentar las distintas avalanchas de cambios que vayan aconteciendo. En cualquier caso, los profesionales TIC llevan precisamente viviendo desde sus orígenes en entornos con esas características de cambio acelerado (organizativo, normativo, de tecnologías emergentes, etc.) y, por tanto, han desarrollado las habilidades necesarias para adaptarse lo más rápido posible y aportar en cada momento lo máximo posible a la organización. De todas formas, en la administración quizá sea el momento de reflexionar sobre cuál es sería modelo idóneo para que la adaptación y la flexibilidad sean las más adecuadas al afrontar los previsibles escenarios futuros.


Emilio RubioEmilio Rubio Cía, jefe de área en ingeniería de software y sistemas de información de Tracasa Instrumental

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

Si nos valoramos en relación a nuestro entorno más cercano, España ocupa el undécimo puesto de los veintiocho Estados miembros de la UE en el Índice de la Economía y la Sociedad Digitales (DESI) 2019. En el ámbito de los servicios públicos digitales, España ocupa el cuarto puesto entre los países de la UE, muy por encima de la media. Es la dimensión en la que mejores resultados obtiene. El país obtiene un buen rendimiento en el indicador de datos abiertos, en el que se sitúa en segundo lugar. Existe un elevado nivel de interacción en línea entre las autoridades públicas y los ciudadanos. El 76 % de los usuarios de internet españoles participa activamente en los servicios de administración electrónica. En 2018, España obtuvo un resultado mejor que el año anterior en formularios pre-cumplimentados. No obstante, los resultados en cuanto a la disponibilidad de los servicios de administración electrónica para empresas fueron ligeramente peores, aunque España se situó en el séptimo puesto en cuanto a resultados en la UE, con una puntuación de 93 sobre 100. En lo referente a los servicios de sanidad electrónica, España ocupa el quinto puesto en la UE.

En la vertiente del capital humano, hay que continuar haciendo un mayor esfuerzo que minimice las diferencias entre las necesidades en la administración de perfiles técnicos especializados, y la falta de dichos perfiles en el mercado laboral. No obstante, en un mundo tan globalizado debemos valorar la posición general de la UE dentro del concierto internacional. En este sentido, la Estrategia para el Mercado Único Digital de Europa recogió la puesta en marcha de un nuevo Plan de Acción sobre Administración Electrónica 2016-2020, cuyo objetivo es eliminar los obstáculos digitales que se oponen al mercado único digital (DSM, por sus siglas en inglés) y evitar la fragmentación que se puede generar en el contexto de la modernización de las administraciones públicas. La valoración de la eficacia de este Plan está siendo altamente positiva.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AA.PP. españolas?

En primer lugar, me gustaría destacar la necesidad de transformación de la administración para que pueda dar respuesta a una demanda por parte de la ciudadanía de una gestión más eficiente por medios digitales y electrónicos. Es decir, un escenario en el que la ciudadanía se encuentra mucho más preparada tecnológicamente que las administraciones con las que se relaciona. En segundo lugar y profundizando con la idea anterior, el ineludible reto de avanzar en la colaboración en sus múltiples vertientes: entre administraciones para la simplificación y eliminación de duplicidades en los procesos administrativos y ahorro de costes asociados, y colaboración también tanto público – privada como con la sociedad civil. En un mundo cada vez más globalizado, los entornos que no hagan una apuesta decidida por la colaboración y la cooperación serán ineludiblemente penalizados.

En tercer lugar, una actuación por parte de los distintos actores legisladores alineada con esta estrategia de modernización y simplificación administrativa. Todos estos retos requieren de una transformación de las competencias genéricas y específicas del personal público. En este entorno cobran un gran valor las competencias digitales, que van más allá de la utilización de las TIC ya que también implican conocimientos y actitudes orientadas al trabajo colaborativo y al enfoque crítico que permitan liderar iniciativas que puedan ser disruptivas. Así, se requieren líderes públicos que aborden procesos de transformación interna y mejora continua, como por ejemplo en la asunción de marcos de trabajo y principios ágiles en el desarrollo de software frente a modelos tradicionales que se han evidenciado como no eficientes. Finalmente, todo este proceso de cambio debe estar soportado por una apuesta decidida por la ciberseguridad, ya que todas las tendencias tecnológicas futuras presentan importantes desafíos en materia de seguridad. Aspecto especialmente relevante en la acción pública, ya que la privacidad del ciudadano es un derecho que desde los poderes públicos debe ser continuamente preservado ante las continuas y cambiantes amenazas que se presentan.

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AA.PP.?

La inversión efectuada por el conjunto de las Administraciones Públicas españolas en productos y servicios TIC durante los primeros nueve meses del presente año ha experimentado un repunte significativo respecto al año anterior, con un incremento del 58%. Por tipo de administración, las CCAA son las administraciones públicas más inversoras. Por ámbito geográfico, el ranking es Cataluña, Madrid y Andalucía y su cifra conjunta supone casi el 38%. Por tipología de producto y servicio, fueron los servicios TI los que obtuvieron un porcentaje mayor, superando el 54% del total de la inversión. En este sentido, estimo que deben considerarse no solo aspectos cuantitativos sino también cualitativos, apostando por aquellos elementos de inversión que favorezcan o den soporte a afrontar los retos a los que antes hacíamos referencia: administración electrónica y omnicanalidad, SW de gestión, red de comunicaciones y 5G, u aspectos más innovadores como la supercomputación y su aplicación al big data.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

El sector TIC, como el resto de sectores de nuestra actividad, no es ajeno a las circunstancias del entorno micro y macro: elecciones autonómicas, nuevas elecciones generales, Gobierno en funciones, presupuestos prorrogados, crisis económica en el horizonte y efectos directos e indirectos del Brexit, como principales factores. No obstante, me gustaría finalizar con un mensaje claro de optimismo. A pesar de que somos líderes en diversos ámbitos, el sentimiento negativo parece ir históricamente unido a nuestra idiosincrasia. Debemos poner en valor nuestras fortalezas, gestionar con acierto nuestras oportunidades y mostrarnos así confiados en el futuro.


Javier de AndrésJavier de Andrés Blasco, director TIC del Congreso de los Diputados

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

En el apartado de la gestión, se puede constatar que las TIC se han constituido como una herramienta indispensable en la Administración Pública Española. Sería deseable que también lo fueran en la toma de decisiones para lo que la implicación de los responsables TIC en este campo debería ser mayor.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AAPP españolas?

No tanto en la tecnología como en el cambio de los procedimientos. Es necesario pensar en digital, más que ir traduciendo a cada paso de analógico a digital (como cuando se aprende un idioma). Los responsables TIC saben cómo hacerlo.

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AAPP?

En los costes de las TIC, además de considerar las nuevas inversiones, no hay que olvidar el mantenimiento y la actualización de los proyectos, en un entorno tan cambiante como el tecnológico. Y sobre todo, dentro de la transformación digital que se propugna, tener muy en cuenta la dotación necesaria de personal especializado.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

Por razones obvias, esta situación no ayuda. Si bien, los funcionarios de las AAPP siguen desarrollando su trabajo, está faltando la toma de decisiones políticas para abordar proyectos de transformación digital en los que la ayuda de los equipos TIC será determinante.


julian hdezJulián Hernández, subdirector adjunto de la Subdirección General de Tecnologías y Servicios de Información del Ministerio de la Presidencia

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

Hay organismos en nuestras AAPP que son referente mundial y punta de lanza en la prestación de servicios públicos aprovechando las ventajas que proporcionan las TIC. Eso sólo se logra contando con unos Cuerpos profesionales formados, con vocación de servicio y gran capacidad de innovación, apoyados por un sector empresarial puntero e involucrado en la tarea. Hay vectores de transformación en la organización de las TIC como la creación de la SGAD y sus servicios comunes para las AAPP, estrategias vertebradoras horizontales en ciberdefensa, identidad digital, un mayor enfoque a la integración en cuanto a servicios y normativa con el resto de la UE, etc. que creo sientan bases sólidas para seguir mejorando nuestro posicionamiento en los diferentes rankings de e-government que es al fin y al cabo el objetivo de servicio al que aspiramos en todos los aspectos.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AA.PP. españolas?

Creo que los principales retos giran en torno a 3 ejes: (1)-ser capaces de explotar el gran potencial de los datos en poder de las AAPP para ofrecer un mejor servicio y desarrollar nuevos; y para ello (2)-desarrollar las infraestructuras centrales que permitan sinergias y economías de escala que permita hacerlo de forma eficiente y segura; y todo esto acompañado por (3)-unas normas y procedimientos adecuados a las necesidades del s.XXI que permitan una mayor agilidad en la contratación TIC, sin por ello perder un ápice de seguridad jurídica ni control por parte de las autoridades reguladoras. Debe aumentarse la dotación de RRHH, la retribución del talento, y la toma en consideración del CIO en las decisiones públicas para dotar de contenido al mensaje político de la «transformación digital».

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AA.PP.?

La cuestión no es tanto si es necesario un incremento («cuánto») sino la manera («cómo») en que la inversión (y no olvidemos también el gasto en servicios) debe desarrollarse en términos de prioridades, proyectos, y foco de aplicación de los recursos monetarios (presupuestos TIC) y humanos (RRHH TIC). Ciertamente la demanda de nuevos servicios por parte del negocio crece a la par que las posibilidades que las TICs ofrecen también lo hacen, y por tanto se crea un círculo virtuoso que es necesario saber embridar de forma que el incremento del gasto y la inversión que debe acompañar este proceso se haga de forma sostenible y escalable y que atienda las necesidades de las AAPP para lograr sus objetivos de servicio al ciudadano.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

Gracias a tener una Función Pública profesional y sólida como la española, los servicios, y entre ellos, los servicios TIC, funcionan independientemente del poder político. Dicho esto, cierto es que si el desarrollo normal de una legislatura se ve interrumpida o no logra ponerse en marcha, hay decisiones de largo alcance que no se toman, los presupuestos no recogen las necesidades públicas actualizadas, etc. y ello influye en cierto desconcierto o ralentización en la toma de decisiones por la incertidumbre, tanto desde el punto de vista de los gestores TIC y sus responsables, como por parte de las empresas que prestan sus servicios a las AAPP. Un aspecto negativo derivado de esto es la tendencia a reconfigurar la organización de las AAPP con cada cambio de gobierno, lo cual supone derivar esfuerzo, tiempo y recursos a reorganizaciones que en términos netos, al final del proceso, no suponen un verdadero valor añadido de cara al ciudadano en cuanto a los servicios que se le prestan.


Jose ignacio santillanaJosé Ignacio Santillana Montal, director de servicios de Sistemas del la Información del Ayuntamiento de Barcelona

¿Cómo calificaría la situación de la transformación digital en las AA.PP.?

Desde mi punto de vista, y como personal público en la administración local (Ayuntamiento de Barcelona) en principio, la administración más cercana al ciudadano/a estamos en la situación siguiente: finalizando la etapa de modernización digital, e iniciando o inmersos en la etapa de transformación digital. Es decir, superado el período de servicios públicos digitales y de gobierno digital y abierto, debemos continuar con el cambio interno.

¿Qué retos afrontarán las AA.PP. en los próximos años?

Son varios y diversos, pero por enumerar los dos que considero más relevantes: uno sería la educación y capacitación para la ocupación del siglo XXI, y otro el empoderamiento de la ciudadanía (democracia digital; soberanía, libertad y derechos digitales de los ciudadanos/as). Otros en manos de las ciudades principalmente serían: desarrollo de una economía tecnológica, un ecosistema de innovación social digital, plataformas cooperativas, etc…

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

La respuesta a esta pregunta puede ir desde temas tan genéricos como no haber presupuesto para realizar una serie de proyectos de modernización/transformación digital de tal o cual ámbito ya que con presupuesto prorrogado no pueden iniciarse nuevas inversiones; a temas concretos como acuerdos de pasarelas de pagos, acuerdos entre administraciones, interoperabilidad, etc… Las medidas urgentes, desde mi modesto parecer, es dar continuidad a 1as líneas generales de la reforma administrativa, hacia un plan estratégico de impulso y transformación de la administración pública 2018-2020.


Francisco Ramón García, Director Técnico de la DGSIES de la Comunidad de Madrid

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

Si bien, la situación de las TIC en los servicios públicos son satisfactorias, creo que todavía están lejos de cubrir las necesidades reales de ciudadanos y profesionales. Hay que considerar que la distribución geopolítica cataliza la falta de homogeneidad y dificulta sin duda la centralización y uso racionalizado y homologado de los servicios a los ciudadanos, término éste, que no permite al mismo disfrutar de las mismas prestaciones dependiendo de si está en un región distinta a otra, sirva como ejemplo los sistemas de información y servicios de gestión electrónica que sustentan las competencias autonómicas por ejemplo en materia de sanidad y educación. Esto sin duda implica necesidad de un gobierno TIC y un liderazgo de las distintas iniciativas regionales de forma convergente a mismos objetivos a nivel nacional.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AA.PP. españolas?

La Administración debe de ser el principal tractor de la transformación digital, para ello tiene que concienciar a profesionales públicos y ciudadanos, tiene que transmitir la confianza y el convencimiento de la necesidad de hacerlo. Para ello, hay que considerar el colectivo emergente de los usuarios de los sistemas basados en tecnologías móviles, que va aumentando en número, y como tal su demanda de servicios. Es necesario por tanto, dotar primero para cualquier iniciativa o proyecto TIC desde las AAPP, el liderazgo y gobierno con el apoyo necesario, dotar presupuestariamente de forma adecuada a los servicios y unidades TIC conforme la demanda actual y futura, y también la formación y concienciación sobre el uso racional de estas tecnologías.

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AA.PP.?

Es éste, un factor crítico y fundamental. Tomamos como inversión en TIC, no solo las inversiones en infraestructuras de tecnologías de la información, sino también los servicios necesarios para el desarrollo de soluciones sobre las mismas y la dotación de profesionales suficientemente cualificados. Hay que considerar que las plantillas de profesionales TIC en las AAPP es claramente deficitaria dentro de las distintas estructuras organizativas, y lo son por dos carencias fundamentales…. La falta de profesionales cualificados y con experiencia que aporten el empuje y promoción de las tecnologías, y por otro lado porque la función TIC, está representada en órganos y unidades que no están a nivel directivo, lo que fundamentalmente se convierte en una facilidad más que una necesidad crítica.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

Nuestra organización política, la dispersión geográfica de las competencias, y luego ya más en concreto la diversidad de ideologías que están actualmente como intervinientes en el panorama político, dificultan, sin duda alguna que cualquier iniciativa avance o prospere con la celeridad necesaria, fundamentalmente porque están ligados a la ejecución presupuestaria y en la situación actual, esa gestión es claramente dificultada por las circunstancias a fecha de hoy por el panorama político.


Eugenio García Gómez, jefe del Área de Gestión Interna y Contenidos WEB del SEPE

¿Cómo valoraría la situación de las TIC en la Administración Pública Española?

El notable bajo sería una calificación apropiada desde mi punto de vista tras los esfuerzos realizados en los últimos años por acercar al ciudadano la Administración, lo que se ha traducido en hitos importantes como la modernización de los procedimientos y la administración electrónica. Sin embargo tengo la sensación de que en algunos aspectos no se están aprovechando las Tecnologías más modernas para penetrar aún más en las relaciones Administración-Ciudadano, algo así como que el tren pasa y no encuentras la estación donde subirte.

¿Dónde cree que están los principales retos de la transformación digital de las AA.PP. españolas?

Lo más importante de todas las organizaciones, sean públicas o privadas, son siempre las personas. En el caso que tratamos es necesario abordar con decisión la transformación digital de los puestos de trabajo, introduciendo nuevos conceptos y herramientas que incrementen no solo la productividad sino también la satisfacción por el trabajo realizado, ejemplo de ello pueden ser los espacios colaborativos y el teletrabajo.

En segundo lugar la comunicación y visibilidad de los servicios debe ser algo esencial en la búsqueda de la fidelización del administrado, tratando a éste como un cliente de servicios, para lo cual los contenidos de los portales han de ser muy penetrantes y atractivos, y además poner en marcha canales más efectivos como por ejemplo el chatbot. Si además se incrementa la seguridad hasta el nivel de la usabilidad estaremos trabajando en algo muy importante que es la confianza.

Finalmente, como no podía ser de otra forma, es necesario caminar con paso firme en la implantación de las Herramientas de Progreso Digital que nos permitan no quedar anquilosados y hacer de nuestras Administraciones Públicas un ejemplo, a nadie escapa que estamos hablando de la Nube, el Big Data, la Inteligencia Artificial y algunas otras que van llegando con fuerza.

¿Es necesario un incremento de inversión en TIC por parte de las AA.PP.?

Naturalmente que si queremos estar en el juego de la transformación digital resulta obvio que hay que incrementar la inversión en TIC, pero no solo en herramientas y servicios como los que se han mencionado anteriormente, sino también, con mayor prioridad si cabe, en los recursos humanos a los que también aludíamos en el punto anterior. Hay que dotar a las Administraciones Públicas de expertos TIC dentro de las Relaciones de Puestos de Trabajo, que puedan dirigir, gestionar e implantar todo lo señalado anteriormente, ya que sin las personas nada es posible y mucho menos una transformación digital.

¿Influye negativamente la parálisis política que vive España desde hace unos años?

Influye en dos aspectos fundamentales: la falta de poder legislativo y la falta de presupuesto. En el primer caso, aunque siempre se ha dicho que en España hay demasiadas leyes, no es menos cierto que no podemos pasar a lo contrario ya que tener que convivir con legislaturas tan efímeras provoca un escasez de recursos legislativos que empieza a ser alarmante. En el segundo caso, también consecuencia en parte del primero, con presupuestos prorrogados no puede haber nuevas inversiones y por ello el futuro de la transformación digital es incierto.