hospitales common MS
Esteban Gebhard, Socio-Consultor de COMMON MS

La gestión de la pandemia causada por el coronavirus COVID-19 ha colocado a la sanidad, pública y privada en un nivel de estrés desconocido hasta ahora. Los hospitales, clínicas, etc. están respondiendo con todos los elementos que tienen a mano y uno de ellos es sin duda la tecnología. Sin embargo, una vez que esta situación se normalice, los operadores sanitarios deberán hacer un balance de su nivel de digitalización y de las áreas de mejora para acometer una verdadera renovación tecnológica, que sitúe a todas las entidades sanitarias en la punta de lanza de la tecnología, no solo para la atención a los pacientes, sino también para dotar al entorno sanitario de todas aquellas herramientas que les permite incrementar su eficacia. Entrevistamos a Esteban Gebhard, Socio-Consultor de COMMON MS, una de las empresas con mayor implantación en el mundo sanitario

En estos momentos tan complicados para nuestra sociedad, y en el que la sanidad se ha convertido en una pieza clave, ¿cuál es el nivel de digitalización que existe en hospitales y otras entidades sanitarias, tanto en el entorno privado como público?

La pandemia que estamos sufriendo en estos momentos, no solo en España sino en todo el mundo, ha llevado al entorno sanitario a su límite en cuanto al trabajo de los sanitarios, pero también en cuanto a sus recursos económicos y tecnológicos. En los últimos años se ha producido, en el sector sanitario privado un proceso de concentración brutal, y esto es un motor para la digitalización y la renovación tecnológica, pues obliga a una estandarización de todo el mosaico de tecnologías que se produce tras esta concentración. Desde Common estamos trabajando, gracias a nuestra experiencia en el mercado sanitario, en esta estandarización, con plataformas SAP, que es uno de los líderes del mercado desde el punto de vista de los ERP. Frente a esta situación es cierto que las entidades privadas están haciendo grandes inversiones para mejorar la eficiencia de costes, y también en otros campos que transcienden a la calidad del servicio y que es facilitar al máximo el trabajo de los médicos, porque en las entidades sanitarias privadas tienen un objetivo, ofrecer las mejores herramientas de trabajo para médicos y personal sanitario, y esto se logra con herramientas tecnológicas potentes y fáciles de utilizar.

En cuanto a la sanidad pública, estamos colaborando en muchos países distintos y en entornos diferentes, con distinto grado de madurez. Por ejemplo en Latinoamérica contamos con proyectos interesantes en México y en Chile, en Europa trabajamos de forma muy activa con la sanidad pública de Eslovenia o Alemania. Muchos de estos grandes operadores públicos europeos no son muy punteros en cuanto a la implantación de sistemas de gestión de la sanidad, ERP, historia clínica e incluso en la integración entre ambos, y es en este ámbito donde hemos realizado la primera implantación bajo tecnología SAP en el primer hospital público de Eslovenia. También nos hemos acercado a Croacia, que ha recibido fondos europeos y que está iniciando un proyecto muy ambicioso para todo su sistema nacional hospitalario.

En su opinión, ¿qué cambios se van a producir en el entorno sanitario una vez que salgamos de esta situación de excepcionalidad? Tanto desde el punto de vista de la tecnología, como de los sistemas de atención a los pacientes No solo en España sino en otros países europeos.

Con carácter general, hasta ahora no ha existido una cultura para la optimización del coste, ni en la sanidad privada ni en la pública, sin embargo en los últimos años ha habido una obsesión en ser más eficiente en los coste y sobre todo en el entorno privado, derivado de la presión que ejercen las aseguradoras, lo que hace que se preocupen por mejorar esta eficiencia y esta va a ser, sin duda, un área de mejora.

En cuanto a que proyectos que se están desarrollando, por nuestra experiencia y por los proyectos que estamos poniendo en marcha, nos hemos dado cuenta de que la gran mayoría de ellos se refieren a la aplicación de la movilidad a la historia clínica, gracias a la cual se consiguen aplicar criterios de eficiencia muy importantes relacionados con el trabajo diario de los médicos, además al ser online se mejora la calidad del dato, su inmediatez, tanto desde el punto de vista del paciente y como de los gestores, que pueden tomar las decisiones correctas, además de disponer de una herramienta que haga más fácil el trabajo al colectivo facultativo para que registren lo que sucede en sus consultas, en el hospital o en los centros de salud, y todo de forma integrada.

¿Qué proyectos pioneros están desarrollando en su compañía relacionados con el entorno sanitario?

Desde Common hemos lanzado una aplicación de videoconsulta que para ayudar a los servicios sanitarios a mantener su actividad asistencial habitual, en estos momentos tan complicado, utilizando nuevos canales de comunicación.

«Big Data va a tener un papel fundamental, pero también se debe aprender en base al registro y la gran cantidad de información que pueden aportar los hopitales y centros sanitarios»

Con este desarrollo nos hemos dado cuenta de que no vale todo. No sirve cualquier canal para hacer estas videoconsulta, sino que deben estar certificados y asegurar la privacidad en todos los puntos del proceso. Hemos hecho una apuesta para lanzar una solución que cumple los más altos estándares de seguridad, una plataforma que es conforme a la regulación de EE.UU. La tecnología ofrece herramientas como bases de datos en memoria, IA, etc. para poder explotar la información con los más altos estándares de seguridad y privacidad. Trabajar con esta información va a ayudar al profesional a realizar un diagnóstico precoz, y que, basándose en miles de historias ya almacenadas, puedan hacer comparativas, un pronóstico más certero y ahorrarte por ejemplo cirugías o aplicar mejores tratamientos al paciente. En esto Big Data tiene un papel fundamental, pero también debe aprender en base al registro y la gran cantidad de información que pueden aportar los centros sanitarios.

Acabamos de poner en producción esta aplicación de videoconsulta en un grupo hospitalario español, para diferentes especialidades que no tienen nada que ver con el COVID-19, y tanto la entidad como los pacientes que han sido gestionados con esta aplicación, han percibido una gran mejora con respecto al sistema que tenían anteriormente. Hay una cercanía mayor, no es necesario que el médico dedique tiempo a buscar pruebas anteriores para disponer de la trazabilidad durante la consulta, y por lo tanto se es mucho más efectivo. Mejora la calidad del servicio.

¿Cómo se reciben todos estos procesos de digitalización por parte de las personas, de los profesionales que trabajan en el ámbito sanitario y también de los pacientes, que son los receptores de estos servicios?

Cuando al colectivo medico le presentas una solución que mejora plenamente la experiencia de usuario, sencilla, limpia, que es lo que dicen de nuestras soluciones, y que además te permiten interactuar mucho más con el paciente, romper con la barrera de un PC en una mesa cuando estás en una consulta ambulatoria, de ser mas eficiente y productivo, están encantados de trabajar con ellas. La implantación de estas soluciones ha sido las que más satisfacciones nos han dado. Hemos recibido felicitaciones por parte de los médicos cuando implantamos por ejemplo nuestra historia clínica electrónica en un hospital, porque le permiten utilizarla desde cualquier lugar, a través de cualquier dispositivo, añadir nuevos datos de manera sencilla. En cuando al colectivo de enfermería, también tenemos muy buenas opiniones porque les hemos facilitado el trabajo reduciéndoles los tiempos, evitando posible errores en la anotación de los signos vitales, lo que aporta una gran seguridad para la enfermera y el hospital.

¿Este escenario va a acelerar todos estos procesos de digitalización por parte del sector salud? ¿Van a ser más conscientes de los beneficios que propone? ¿También en el Sector Público?

Sin duda, pero hay que tener muy en cuenta el aspecto económico. En estos momentos incluso aquellos que no veían muy claro este camino, si quieren estar al día, no les queda otro remedio, y no solo por la pandemia que estamos viviendo, sino porque ya hay una tendencia para la renovación tecnológica de los ERP fundamentalmente por temas de costes, para disponer con una solución más integrada entre el mundo de la gestión y el sanitario, contar con una historia electrónica móvil que permita al profesional trabajar en cualquier momento y lugar. Ha habido una tendencia que ha provocado que se vaya a disparar esta digitalización, no ahora con esta situación que estamos viviendo, sino una vez que esto termine. Desde Common hemos diseñado una guía de cómo ejecutar proyectos a distancia porque seguimos trabajando en proyectos que se habían puesto en marcha con grandes operadores, no solo en España sino también países como Eslovenia o en Latinoamérica. Un aspecto que va a marcar esta digitalización es el económico. Hay muchas empresas que van a sufrir y por lo tanto van a ser muy selectivos a la hora de lanzar proyectos tecnológicos, centrándose en aquello que sea esencial, dejando de lado pequeños proyectos piloto y dedicando su presupuesto a esta renovación a que a lo mejor lo tenía relegada a segundo plano y que ahora no va a tener más remedio que poner en marcha. Han aparecido problemas y nuevas soluciones que han llegado para quedarse y el que no se apunte a ese carro lo va a perder, porque es algo que haciendo todo el mundo.

¿Cómo va a ser esa evolución a nivel internacional? ¿Cómo va a evolucionar España en ese sentido?

Si hablamos de la situación actual, está afectando por igual a todos los países y a todas las entidades, por lo que cada uno debe hacer frente a las legislaciones locales y a las restricciones que tiene desde el punto de vista legislativo. Desde el punto de vista de gestión clínica, los hospitales no son la punta de lanza, no están en el top en cuanto a tecnología, les queda mucho por hacer y para eso estamos nosotros para ayudarles en este proceso. La diferencia las marcan las limitaciones legislativas o las capacidades económicas, hay entidades más impactadas por la combinación de turismo y sanidad, van a ser mucho más selectivas en esta evolución. Creo que va a haber inversión y una dedicación a la adopción de tecnología, aquellos que estaban pensando en implantar aspectos tan esenciales como un ERP o una historia clínica integrada, lo van a hacer ya van a ser más necesarias que nunca, pero van a tener muy en cuenta el tema económico, porque la situación en la que estamos quizás sea peor que la crisis del 2008, y aunque sanidad es sea una industria con la que hay que contar, las entidades privadas no dejan de estar afectadas por el tema económico, pero el nivel de paro y las dificultades económicas que vamos a sufrir todos, van a provocar un gran impacto en las entidades privadas y probablemente vayamos a tender más al servicio público.