Microsoft ha presentado un estudio encargado a La Economist Intelligence Unit sobre sobre la evolución de la relación entre la tecnología, las empresas y las personas a lo largo de la pandemia de la Covid-19.

El estudio se centra en las cadenas de suministro, el trabajo a distancia, el análisis predictivo, la toma de decisiones, la seguridad y el bienestar de los empleados. Los líderes empresariales señalan la preparación en términos de digitalización como un factor clave en la capacidad de adaptación.

“Los resultados confirman las tendencias que hemos visto emerger y refuerzan nuestro compromiso de ofrecer perspectivas, productos y servicios que ayuden a los clientes de todos los sectores a dar un giro cuando lo necesiten, empoderar a todos los trabajadores y hacer más”, afirma Deb Cupp, vicepresidente corporativo de Microsoft para los Sectores Empresarial y Comercial.

El enfoque en los empleados y el impacto en la sociedad se manifiesta en todos los ámbitos

Los investigadores han establecido una correlación directa entre la madurez digital de las organizaciones y su capacidad para superar los efectos de la crisis: Cuanto más avanzadas están las empresas en su transformación digital, más rápido son capaces de recuperar su actividad y preparar a sus empleados.

El estudio muestra interés en todos los sectores por involucrar y conectar a las personas entre sí, con su trabajo y con un objetivo común. El porcentaje de los encuestados que citan el compromiso de los empleados como un requisito clave se disparó desde el 24% antes de la pandemia al 36%.

La mayoría de las empresas afirman que la pandemia ha evidenciado la necesidad de contribuir de forma más decidida por el bien de la sociedad en su conjunto: el 75% afirma que la transformación digital debería ir más allá del éxito empresarial para apoyar mejoras sociales.

La inversión en tecnología se acelera en todo el mundo

Las empresas más avanzadas en digitalización han demostrado una mayor agilidad a la hora de facilitar el trabajo a distancia, promover la colaboración descentralizada, restablecer las cadenas de suministro e interactuar con los clientes de forma innovadora.

Independientemente de que estén preparadas o no, las organizaciones de todos los sectores han acelerado sus iniciativas de transformación y han comenzado a depender en mayor medida de las herramientas digitales.

En este sentido, la nube es la tecnología más utilizada, ya que el 50% de las organizaciones afirma que desempeña un papel fundamental en sus operaciones, le siguen las tecnologías que permiten el trabajo en remoto (40%), la IA y el machine learning (33%) y el IoT (31%).

Tecnología y empresas, así ha evolucionado con la Covid-19

El impacto de la pandemia en la industria muestra el lado humano de la digitalización

Los aspectos más relevantes del estudio por sector son los siguientes:

  • El sector del automóvil es mucho más propenso a señalar el cambio climático como uno de los principales beneficiados por la transformación digital. Esta industria también está invirtiendo en la automatización, la eficiencia de los procesos y la mejora de las competencias digitales de los trabajadores.
  • Los encuestados del sector educativo citan el desarrollo de capacidades y la inclusión como los principales beneficios de la transformación digital en su campo, pero les preocupa que la falta de herramientas suponga un obstáculo para el progreso digital, así como la aplicación fragmentada de la tecnología en los distintos departamentos.
  • Los servicios financieros han sido los más preparados digitalmente para hacer frente a los retos que suponen los cierres territoriales y las interrupciones en las cadenas de suministro. Los encuestados fueron los más propensos a estar de acuerdo en que la pandemia demostró la ventaja competitiva de las empresas avanzadas digitalmente.
  • Al sector público le resultó más sencillo obtener presupuesto para invertir en digitalización una vez que la pandemia se hizo patente y, en general, priorizó las herramientas que facilitaban el trabajo a distancia y la colaboración. Sin embargo, las carencias en términos de formación y habilidades, así como una posible percepción negativa asociada al despliegue de nuevas tecnologías, siguen siendo obstáculos para la transformación digital.
  • El sector sanitario, que depende en gran medida de la atención presencial, es el que más se ha transformado con la llegada de la pandemia, especialmente en lo que se refiere a la interacción a distancia, tanto para profesionales como para pacientes. A la vez que se mantenía el estricto cumplimiento de la normativa sobre privacidad, los gestores y el personal sanitario ampliaron y adoptaron con rapidez capacidades virtuales. Todo ello a medida que la presión impuesta por la propia COVID obligaba a aumentar las inversiones.
  • El sector industrial trabajaba ya antes de la pandemia en reducir su déficit de capacitación. Menciona también la diversidad y la inclusión, el desarrollo de competencias y el cambio climático entre sus principales preocupaciones, e incide en que la transformación digital puede ayudar a resolverlas.
  • Los directivos de los medios de comunicación han expresado su preocupación por seguir el ritmo del progreso tecnológico y comparten su convicción de que la lucha contra la desinformación será la principal ventaja de la transformación digital en el sector.
  • El sector retail y de bienes de consumo ha expresado su optimismo en cuanto a que la transformación digital mejorará las perspectivas de empleo. Además, es el sector más orientado a los beneficios sociales que aporta el cambio hacia modelos de trabajo descentralizados y a distancia.
>