itSMF España ha analizado la respuesta de las empresas al teletrabajo derivado por el Covid-19, donde el papel de los CIOs, directores y responsables de tecnología, ha jugado un papel esencial en la salud organizacional de muchas compañías. 

Los hábitos de la mayoría de las personas han cambiado beneficiando a las empresas que tenían mejor gestionada su tecnología a través de ‘Buenas Prácticas’ en sus procesos habituales. Con grandes, medianas y pequeñas compañías en peligro y al borde del colapso, los altos ejecutivos han tenido que adaptarse a la nueva realidad.

“Los CEOs y directivos que afirman que esto no se podía prever son precisamente los que no estaban preparados. En esta crisis los Departamentos de Tecnología son de los que más han trabajado para la supervivencia de las organizaciones. Muchos directores generales han pasado a un segundo plano en un momento en el que se ha evidenciado que la dependencia de la parte de negocio respecto de los Departamentos de IT es cada vez más crítica, indispensable”, señala Javier Peris, vicepresidente ejecutivo de itSMF España.

Los CIOs y CTOs familiarizados con las Buenas Prácticas han sido los más beneficiados 

Los CIOs y CTOs que han sobrevivido e incluso los que han aprovechado la situación, son aquellos que ya estaban familiarizados con las ‘Buenas Prácticas’ y gestionaban a través de marcos, métodos y bases de conocimiento de manera habitual la Capacidad, la Continuidad y la Seguridad.

El protagonismo de  esta figura ha cobrado la importancia que merece, sobre todo, por el trabajo tan intenso que han realizado y el amplio despliegue de medios que han tenido que desarrollar para mantener la operación habitual de la empresa, los trabajadores y los propios consumidores durante la pandemia.

Cada sector ha tenido que adaptarse. Sin embargo, desde la compañía explican que las necesidades IT más comunes han sido;

  • conectividad y comunicación
  • seguridad
  • formación en el uso de la tecnología y en los protocolos
  • ampliación de infraestructuras

Los retos a los que las compañías se enfrentan 

Las empresas que supieron aprovechar el tiempo y formarse, implementar y entusiasmar a sus equipos en ‘Buenas Prácticas de Gestión de Tecnología’ son, sin duda, las que mejor preparadas se encuentran ahora para retomar la actividad siendo no solo ágiles sino dinámicas y elásticas y capaces de llevar a cabo cambios en las prioridades de negocio alineadas constantemente con la estrategia de la organización.

Los hábitos de la mayoría de las personas han cambiado beneficiando a las empresas que tenían mejor gestionada su tecnología a través de ‘Buenas Prácticas’ en sus procesos habituales

Pero, existen demasiadas organizaciones donde todavía es necesaria una actualización de la mentalidad de sus máximos responsables  (CEOs y AMOs) así como de sus mandos intermedios donde los Departamentos de Tecnología son vistos como un gasto o como un problema en vez de una inversión o la solución.

itSMF España trabaja intensamente en la evangelización hacia la Alta Dirección, así como en el intercambio de conocimiento y experiencias entre profesionales de TI. En este sentido, señalan que los principales retos a los que se enfrentan los responsables de estos departamentos son:

  • Que la Alta Dirección de las compañías, grandes y pequeñas, asuman definitivamente el papel fundamental de la tecnología y la importancia estratégica de que esta tecnología se encuentre adecuadamente gestionada por expertos que ejerzan labores de planificación y gestion más allá de la operación y el corto plazo.
  • Que los directivos entiendan que la tecnología es un elemento clave estratégico del negocio que jamás pasa inadvertido y que puede frenar o acelerar la actividad empresarial. Esto dependería, además, de una adecuada gestión, planificación, operación y mejora continua, que debe ser llevada a cabo desde el nivel de autoridad adecuado, con los medios adecuados y con el presupuesto adecuado.
  • Que se deje de confundir agilidad con precipitación. Para ser ágil hay que modificar la forma en que cambiamos en la actualidad y aprender a hacerlo adecuadamente para poder llevar esos cambios con rapidez y eficacia.
  • Que las personas con poder de decisión entiendan que, al igual que ellos tienen modelos de management, la tecnología también tiene un modelo de management, conocido como ‘IT Service Management’, del cual no deben ser ajenos, sino elevarlo a nivel estratégico y embeberlo en la cultura organizacional.