Tras la adquisición de ACS en 2010, Xerox se ha convertido en el líder mundial en la prestación de servicios de gestión documental. Agrupados en la división Global Document Outsourcing, estos servicios cubren todo el ciclo desde la impresión de documentos salientes (facturas, contratos, correos a clientes,…) hasta la digitalización de documentos entrantes (pedidos, formularios, reclamaciones de clientes,…). De este modo, el núcleo del negocio de Xerox depende de aplicaciones altamente especializadas (autoedición, escaneado, reconocimiento de caracteres,…), así como de su capacidad para procesar cantidades masivas de datos y documentos de una forma rápida y eficiente.


En Francia, Xerox dispone de 15 centros de producción, donde están instalados los sistemas de digitalización y de impresión, así como de dos Centros de Datos que albergan los recursos informáticos que dan soporte a sus servicios, incluyendo alrededor de 450 servidores lógicos. El Departamento de Sistemas de Información de Xerox Francia, que es el responsable del suministro de sus servicios documentales externalizados, querían compartir los recursos físicos de todos sus entornos, incluyendo Windows. “Empezamos analizando las soluciones disponibles de virtualización, y nos decidimos por VSphere de VMWare”, explica Bastien Vigneron, Director de Sistemas de Información en Xerox France. Lo que quedaba era encontrar la plataforma más adecuada para ejecutar este nuevo entorno…



bullion, una elección evidente

Xerox quedó rápidamente seducido por los nuevos servidores novascale bullion™ de Bull, los únicos concebidos específicamente para la virtualización. « bullion

se apoya sobre los principios de ingeniería surgidos del mundo mainframe y de los sistemas que ofrecen una muy alta disponibilidad, lo que nos tranquilizó considerablemente », explica Bastien Vigneron. Tratándose de la virtualización de numerosas aplicaciones, la fiabilidad de la plataforma es absolutamente crítica. La proximidad y la disponibilidad de los expertos de Bull jugaron también un papel decisivo en la elección de la solución. « Siempre que planteamos una duda o pregunta técnica, obtuvimos respuestas rápidas y de calidad; lo que resulta mucho más difícil con suministradores americanos, ya que sus expertos con base en Estados Unidos son menos accesibles », precisa Bastien Vigneron.


Ahora mismo, Xerox está utilizando cinco servidores bullion, dos para su centro de datos principal, dos en espejo en su centro de datos secundario, y uno para sus propias necesidades informáticas. Actualmente, los dos bullion del centro principal albergan 49 servidores en producción, bien como sustitución de máquinas antiguas, bien para proyectos nuevos. « El primer beneficio neto de bullion y VSphere es que nos permite montar un servidor en unos pocos minutos, en lugar de necesitar varias horas, como antes », subraya Bastien Vigneron.



Un aumento de carga lineal y controlado

Estos nuevos servidores ejecutan las aplicaciones clave para la oferta de servicios de Xerox: aplicaciones para la lectura automática de documentos y su digitalización, grandes consumidores de CPU y de memoria, servidores de bases de datos y servidores para la autoedición, que tratan ficheros muy voluminosos y que son, por tanto, muy exigentes en entrada/salida, granjas de servidores para la virtualización de los puestos de trabajo, servidores de infraestructura… « Los servidores bullion son máquinas sofisticadas a las que les exigimos mucho; sin embargo, a pesar de la gran variedad de aplicaciones y de sus diferentes necesidades, hemos constatado una excelente gestión de la carga, que aumenta de modo lineal en todas sus dimensiones, sin cuellos de botella. Con bullion, las aplicaciones se benefician plenamente de la potencia de los procesadores Intel Xeon », se felicita Bastien Vigneron.



Alta disponibilidad y ahorro de energía

Globalmente, la infraestructura ofrece una disponibilidad del 99,997% en servicio 24x7x365, gracias al funcionamiento en cluster de los bullion, con acceso redundante a la SAN (instalada al mismo tiempo), y a los mecanismos integrados en VSphere. Para que los clientes puedan beneficiarse del más alto nivel de SLA  (Service Level Agreement), Bull ha puesto a punto para Xerox un procedimiento de balanceo hacia el centro secundario, donde las configuraciones están replicadas, en el marco del PCA (Plan de Continuidad de la Actividad). Finalmente, además de los beneficios de escala ligados a la virtualización, y por tanto a la reducción del número de máquinas físicas, el diseño de bullion, y especialmente su alimentación activa/pasiva patentada, contribuirá a una reducción significativa del consumo eléctrico, del orden del 30%.