avion trasnporte aéreo
avion trasnporte aéreo

Indra ha modernizado los principales centros de control aéreo de España con el fin de  preparar a nuestro país para liderar la construcción del cielo digital europeo, que convertirá el espacio aéreo de los 27 países miembro en el más seguro, eficiente y ecológico.

El sistema de gestión SACTA-iTEC 4.0. ya opera en Madrid, Barcelona, Canarias, Sevilla y Palma de Mallorca, así como los centros de control de aproximación a los grandes aeropuertos de Málaga y Valencia.

Esta nueva versión del sistema SACTA incorpora funcionalidades avanzadas que permitirán a ENAIRE gestionar más vuelos, manteniendo los máximos niveles de seguridad y puntualidad e incorpora, por primera vez, algunas de las funcionalidades iTEC.

iTEC, gestión del tráfico aéreo

iTEC un sistema de siguiente generación, con el que Indra prepara a nuestro país para adaptarse a la nueva arquitectura del espacio aéreo que la Unión Europea está impulsando y que transformará completamente el sector.

El sistema incorpora las tecnologías digitales de vanguardia para ofrecer una precisión sin precedentes en la gestión de los vuelos. La modernización de esta infraestructura permite volar de forma más rentable y evita emisiones innecesarias.

La nueva versión del SACTA eleva el número de sectores en los que se puede dividir el control del cielo español, dotando a la red de control aéreo de flexibilidad para adaptarse a cualquier cambio brusco en la demanda sin congestionar el tráfico y los aeropuertos.

Así se automatiza la gestión del tráfico aéreo

Las pantallas de las posiciones de controlador presentan de forma mejorada los datos de:

  • posición
  • velocidad
  • rumbo
  • virajes de las aeronaves

Seguridad

Para reforzar la seguridad, el sistema alerta en caso de que la autorización para cambiar de nivel que da el controlador difiera de la seleccionada por el piloto, reforzando la seguridad. También incorpora la nueva categorización (RECAT-EU) que mejora el cálculo y reduce la separación que las aeronaves.

Además de tener en cuenta la distancia para evitar turbulencias, el sistema vigila la separación que deben respetar las aeronaves en función del tiempo de refresco de la información radar y del orden establecido por el gestor de llegadas a pista (AMAN).