revolución industrial madurez digital industria digitalizacion sector industrial entornos industriales trend micro fabrica inteligente

La aplicación y el desarrollo de nuevas tecnologías enfocadas al sector industrial ponen el foco en mejorar la productividad y minimizar el impacto medioambiental. Esta reconversión requiere perfiles especializados y capaces de afrontar los nuevos retos de la economía.

Y es que, con una cifra que alcanza los 600.000M€, España se sitúa como cuarto país de la UE con mayor volumen de facturación en el sector industrial. Precisamente estos campos se abordan en el Máster en Industria 4.0 de la escuela de formación MINT.

“El tejido industrial es el soporte básico de la economía. Los principales ámbitos industriales del futuro son los relacionados con las nuevas tecnologías como: Internet de las Cosas, Robótica, Computación en la Nube, Automatización Avanzada, Visión por Computador, Aprendizaje Automático, Gestión de Datos, y otros”, explica Fran Bellas, supervisor de formación en IA en la escuela de formación Mint.

Sector industrial  

La industria 4.0 hace referencia a la cuarta revolución industrial, caracterizada por la digitalización y automatización de los procesos. En este sentido, cabe señalar que, a diferencia de lo que se pueda pensar, según el estudio reciente realizado por la consultora PwC “Claves e inversiones estratégicas para una España 5.0”, este nuevo modelo industrial, lejos de eliminar puestos de trabajo necesitará incorporar 220.000 nuevos trabajadores tecnológicos antes de 2030.

A juicio de los expertos, la reconversión del tejido industrial del país es clave para hacer sólido un sector menos volátil y dependiente del turismo y que garantice los servicios y el abastecimiento básico en tiempos cambiantes. Para ello, es necesario tener la capacidad de desarrollar nuevos métodos y técnicas que nos permitan dejar atrás el modelo anterior. 

Sector industrial, en la búsqueda de nuevos perfiles tecnológicos

La especialización

 El upskilling profesional se presenta como el horizonte a seguir si queremos lograr operar con éxito en esta nueva etapa industrial. Esta especialización y digitalización de la fuerza laboral podría producir un aumento de riqueza equivalente al 6,7% del PIB en 2030.

El conocimiento de la Industria 4.0 en la que actualmente nos encontramos, es imprescindible en la aplicación de técnicas de la Inteligencia Artificial: robótica autónoma móvil y de manipulación, internet de las cosas, aprendizaje automático y visión por computador. Unas áreas de campo que dan proyección de futuro para el desarrollo de un nuevo entorno digital. 

En la misma línea, es igual de importante automatizar procesos de forma que se agilicen los tiempos de producción y sea más sencillo y preciso el diseño y producción de distintos modelos. Una industria con una producción ágil es una industria más productiva y que genera más beneficios. 

>