Para muchas empresas, la modernización de las apps propias es todavía una asignatura pendiente. Si tenemos en cuenta que, las aplicaciones empresariales son un activo digital fundamental para los negocios, es necesario que las empresas tomen cartas en el asunto.

En este sentido, Baufest analiza los datos y explica cómo cada una de estas aplicaciones tiene un desarrollo concreto, por lo que su modificación debe realizarse medida, elaborando una metodología específica para cada caso.

“Con la llegada de la pandemia muchas empresas se vieron obligadas a digitalizarse; sin embargo, aunque este hecho ha acelerado la transformación, hay compañías que se han quedado en un desarrollo básico que a la larga será insuficiente si quieren responder a las necesidades de clientes y otros stakeholders”, explica Alfonso Sánchez, Country Manager de Baufest en España.

Modernización

La necesidad de responder a nuevas dinámicas de negocio o el constante cambio que experimentan los sistemas tecnológicos provocan que los sistemas se vuelvan obsoletos en términos de arquitectura, plataforma, aplicabilidad y estabilidad.

Pese a que la situación actual sea que los sistemas deben modernizarse cuanto antes, antes de ponerse manos a la obra, este tipo de procesos conlleva tiempo, y más aún cuando las plataformas a las que nos referimos son aquellas que se encuentran operativas, por lo que nada puede fallar durante el proceso de modernización.

Reducir costes, optimizar los recursos disponibles o establecer una base para evoluciones futuras, son entre otros, varios de los objetivos que debe tener un proyecto de modernización.

Un 56% de las compañías afirma que retrasar la modernización de las aplicaciones ha provocado errores en lo relativo al cumplimiento de los requisitos

Transformación digital

Para lograr los beneficios que puede ofrecer la transformación digital, debemos utilizar las herramientas adecuadas para cada solución. La compañía se ha consolidado como especialista en procesos de modernización de aplicaciones enmarcados en estrategias de transformación digital.

De hecho, está abordando actualmente la migración de aplicaciones legacy como proyectos especiales y diferentes al desarrollo de software a medida, consolidando una metodología específica y comprobada que permite garantizar la continuidad de la operación, la convivencia de los sistemas durante la transición y altos niveles de adopción.

De esta forma, queda mitigado uno de los mayores obstáculos a los que se enfrentan las empresas a la hora de tomar la decisión de modernizar sus aplicaciones, puesto que permite utilizar la aplicación mientras se realiza el proceso de mejora, sin sacrificar la calidad del servicio.

>