La Comisión Europea ha adjudicado a T-Systems un contrato marco de tres años de duración, con cuatro posibles prórrogas de un año cada una y un volumen máximo de hasta 180 millones de euros. La filial de servicios para administraciones públicas y empresas de Deutsche Telekom será la encargada de poner en marcha la infraestructura de comunicación para el intercambio de datos electrónicos entre las diferentes administraciones nacionales y europeas. Los llamados “Servicios Telemáticos Transeuropeos entre Administraciones”, Nueva Generación de Redes (TESTA-ng), están diseñados para satisfacer la creciente demanda de una cooperación transfronteriza y una colaboración entre la administración pública nacional y europea dentro de la Unión Europea.


“Las instituciones europeas confían en una red de comunicación de gran calidad de servicio y alto nivel de seguridad a la hora de desarrollar sus actividades diarias”, afirma Reinhard Clemens, CEO de T-Systems y miembro del Consejo de Administración de Deutsche Telekom.

Gracias a este contrato, los Estados miembros, la Comisión Europea, el Consejo y unas 40 agencias europeas se beneficiarán de una gran red europea muy sólida,  tolerante a fallos, segura -con mecanismos de cifrado muy restrictivos- y con velocidades que alcanzarán hasta un gigabit por segundo. Para garantizar el elevado nivel de confidencialidad y seguridad de los datos deseados, T-Systems pondrá en marcha Centros de Operaciones completamente dedicados dentro de los límites de la Unión Europea. Los servicios centralizados de dominios (DNS) serán compartidos entre las diferentes redes siendo también parte del alcance del contrato y, además, serán proporcionados desde centros de procesamiento de datos de alto nivel de servicio en términos de disponibilidad y seguridad.