computación cognitiva
computación cognitiva

Desde los coches sin conductor a la asistente por voz Siri, la Inteligencia Artificial (AI) está influyendo en nuestras vidas y en muchos sectores ya que su popularidad aumenta rápidamente. Algunas voces alarmistas han llegado a la conclusión de que todo esto acabará causando una crisis de capital humano cuando los humanos sean substituidos por máquinas y, observando cómo avanzan algunos sectores, no es tan raro llegar a esta conclusión.

Sergio Hinchado, Senior Manager de IT de Hays, nos cuenta una historia rápida. Las cuatro revoluciones representan el precursor del crecimiento de la Inteligencia Artificial. En la Primera Revolución Industrial vimos como las primeras ciudades industriales surgieron donde se encontraban los recursos, aparecieron nuevas formas de actividad manufacturera y la mecanización comenzó a reemplazar a algunos trabajadores en las fábricas. Sin embargo, para que las máquinas funcionaran correctamente era necesaria mano de obra cualificada que supiera mantener y asegurar el buen funcionamiento de la maquinaria así como el nivel de producción.

Durante la Segunda Revolución, se introdujo la producción en masa en las cadenas de montaje de todo el mundo. Las producciones manufactureras aumentaron y se empezó a incentivar el nivel de especialización e interdependencia. Más tarde, apareció la Tercera Revolución Industrial con la automatización de procesos de fabricación repetitivos bajo parámetros bien definidos y con la mínima intervención humana.