revolución industrial madurez digital industria digitalizacion sector industrial entornos industriales trend micro

La cuarta revolución industrial, a menudo denominada “transición de la industria 4.0”, está en pleno apogeo, generando varias tendencias interesantes. Una de ellas está relacionada con el hecho de que las empresas están aumentando sus inversiones y destinando cada vez más recursos para recopilar y formar datos obtenidos de redes de Internet de las cosas (IoT) y equipos industriales de Internet de las cosas (IIoT) como parte de las líneas de montaje y PMIS, así como de operaciones controladas que conectan sus servidores en todo el mundo. Con la adopción gradual de 5G, inteligencia artificial (IA) y aprendizaje automático (ML), tecnologías prometedoras que se espera que prosperen en los próximos años, las empresas industriales deben preguntarse cómo pueden procesar y almacenar las enormes cantidades de datos que probablemente generarán. 

Desarrollo de actividades operativas de empresas

La Industria 4.0 demuestra claramente la evolución constante de la forma en que hacemos negocios. Hoy en día, con una cantidad récord de dispositivos conectados, las empresas dependen mucho más de la automatización y la recopilación y mantenimiento de registros de datos para realizar operaciones de rutina. Un mayor desarrollo tecnológico, en particular la introducción de 5G, solo impulsará esta tendencia, proporcionando la velocidad y la potencia necesarias para el funcionamiento de los dispositivos conectados a través de la conectividad e interoperabilidad de próxima generación.

La Industria 4.0, en lo que se llama la 4ª revolución industrial, demuestra claramente la evolución constante de la forma en que hacemos negocios

Con tal aumento en la cantidad de datos que requieren procesamiento, la potencia de cálculo se acercará cada vez más a los dispositivos finales y los centros de datos locales para reducir la carga tanto como sea posible. Entonces, en la cuarta revolución industrial, bajo el estandarte de los datos, ¿cómo de razonable es decir que el almacenamiento de datos es la clave del éxito del Internet industrial de las cosas (IIoT)?

1. Factores externos

Existe la idea errónea de que el almacenamiento debería funcionar y funcionará igual donde sea que esté, pero, en resumen, este no es el caso en absoluto. Las condiciones ambientales afectan a todo, incluido el almacenamiento de datos, por lo que no se pueden descuidar. Al elegir el equipo de almacenamiento, las empresas deben considerar una variedad de factores externos para cualquier situación dada, incluida la altitud, la humedad, la temperatura del aire y las cargas de vibración, aunque esta lista no es exhaustiva.

2. Desempeño

Los requisitos de potencia de cálculo y rendimiento de almacenamiento general pueden variar enormemente. El rendimiento que poseía el antiguo teléfono inteligente apenas cumple con los requisitos de hoy. Imagínese las solicitudes de drones industriales con elementos de inteligencia artificial, y la diferencia se hará evidente. Los dispositivos utilizados en tales condiciones, que proporcionan almacenamiento y procesamiento de grandes cantidades de datos generados por la IA, tienen requisitos muy serios, y esto debe tenerse en cuenta en el contexto de la tecnología IIoT siempre hambrienta de datos.

3. Resistencia al desgaste

Las aplicaciones con uso intensivo de lectura y escritura dependen en gran medida de la confiabilidad y resistencia de una solución de almacenamiento que debe poder escribir datos durante un largo período de tiempo. Esta consideración es de particular importancia cuando se instalan equipos (por ejemplo, cámaras termográficas) en lugares de difícil acceso. En tales casos, todos los dispositivos deben ser confiables de modo que solo se requiera un mantenimiento limitado para su instalación y buen funcionamiento.

4. Supervisión remota

Cuando se trata de controlar datos, surgen varias preguntas. ¿Cómo se realiza este seguimiento? ¿Quién tiene acceso a estos datos y con qué frecuencia? En el contexto del reciente desarrollo de los centros de datos locales, el acceso físico y el mantenimiento de los centros de datos y los dispositivos IIoT no siempre parece ser práctico. En estas condiciones, el control remoto del estado de los dispositivos de almacenamiento se vuelve importante para el mantenimiento periódico y la prevención de problemas innecesarios.

5. Almacenamiento de datos a largo plazo

La retención de datos durante mucho tiempo suele ser útil para la elaboración de informes internos de las empresas como herramienta para la toma de decisiones estratégicas, sin embargo, en algunos casos, la posibilidad de dicha retención se convierte en una necesidad urgente. Si una empresa procesa y mantiene registros de datos críticos, ya sea información relacionada con el gobierno o registros médicos, dichos datos deben conservarse durante un período de tiempo prolongado, tanto para cumplir con los requisitos reglamentarios como para reducir posibles errores.

La tecnología inteligente aumenta la eficiencia y la productividad de las empresas procesando y analizando datos a velocidades nunca antes disponibles. La Industria 4.0 es un reflejo de cómo la tecnología está transformando la forma en que operan las empresas, pero todo el potencial de las soluciones tecnológicas se puede liberar por completo solo considerando los requisitos de almacenamiento de datos.