Cristian Fracassi y Alessandro Romaioli utilizaron la impresión 3D para crear las válvulas. Foto Facebook
Cristian Fracassi y Alessandro Romaioli utilizaron la impresión 3D para crear las válvulas. Foto: Facebook

La impresión 3D puede agilizar la escasez de determinados productos necesarios para que los médicos y sanitarios puedan hacer frente al desabastecimiento de material que ya están sufriendo hospitales españoles. La sanidad italiana tiene los mismos problemas que la española empieza a tener: no es capaz de atender todos los casos de Covid-19 que le llegan y en muchos de esos casos es debido a la falta de material.

En Italia, concretamente en el hospital de Chiari, en la localidad de Brescia, llegó un momento en el que se quedaron sin las válvulas necesarias para conectarlas a los respiradores. Sin ellos, los pacientes más graves de Covid-19 ven reducidas sus posibilidades de recuperación. Y sin válvulas poco importa el número de respiradores que se tengan ya que son necesarias para conenctarlas a las bombonas de oxigeno. Según informa el Giornale di Brescia, el hospital acudió a su proveedor habitual pero éste era incapaz de fabricar la cantidad de válvulas que se necesitaban, debido a la alta demanda, por lo que a través del periódico lanzó un SOS que puso en alerta al físico Massimo Temporelli.

Una startup italiana emplea la impresión 3D y dota al hospital de Chiari de válvulas para conectar los respiradores a las bombonas de oxígeno y paliar el desabastecimiento sanitario

Éste se puso en contacto con la startup Isinnova. Esta pequeña empresa, liderada por dos jóvenes de Brescia, Cristian Fracassi y Alessandro Romaioli, contaba con una impresora 3D. En unas pocas horas comienzan a imprimir prototipos de válvulas y actualmente ya han mejorado estos prototipos y cuentan con una segunda versión mejorada. A día de hoy, doce de estas válvulas ya están en funcionamiento en el hospital aunque el ritmo de producción se está incrementando.

El hospital se ha saltado la burocracia que permite que estas válvulas puedan ser utilizadas de forma legal dada la situación de emergencia pero una vez que se encuentren con los permisos en regla se empezarán a producir las válvulas para el resto de hospitales del país.