Huawei servidores x86 apps

Huawei sigue vendiendo y ahora le toca a la división de servidores x86. En realidad no es una venta como las que entendemos aquí en Occidente, sino que siempre está detrás la mano del Gobierno chino. Al igual que hizo con la división de móviles, traspasándola a Honor, Huawei intenta buscar a la desesperada soluciones para evitar el bloqueo y las sanciones que impuso Donald Trump y que Joe Biden no ha eliminado, sino más bien al contrario.

Estas sanciones están teniendo efecto en la mayoría de las divisiones de la firma. Es cierto que mantiene su tecnología 5G instalada en muchas operadoras, sobre todo europeas, aunque lo es por la imposibilidad de cambiar de la noche a la mañana de proveedor. Pero incluso aquí, el líder de la infraestructura 5G, va a ver peligrar su posición a medio plazo. Sus últimos datos económicos muestran una caída del beneficio en el primer semestre del año de un 29%. Con estas cifras y las perspectivas aún peores, cualquier otra empresa ya habría sido adquirida. Pero Huawei cuenta con el dopaje estatal, un dopaje que, hasta la aparición de Trump, le ha permitido competir en condiciones muy ventajosas en mercados como el del 5G.

Falta de stock

Así que la estrategia pasa por vender divisiones a conglomerados chinos, apoyados también por el Gobierno, pero que no se han visto afectados por las sanciones estadounidenses. Y ahora, le toca el turno a la también lucrativa división de servidores x86. Según ha informado Bloomberg, Huawei está en conversaciones avanzadas para vender este negocio ante la dificultad que tiene para obtener procesadores de Intel. Ahora mismo la compañía está tirando del stock que logró almacenar durante los diferentes periodos de gracia que fue dando Trump, pero ya no tiene acceso a ese mercado y las existencias se van agotando.

La intención de Huawei es vender la división de servidores x86 a un consorcio en el que, al menos uno de los compradores está respaldado por Pekín

Según se desprende de la información la intención es vender la división de servidores x86 a un consorcio en el que, al menos uno de los compradores está respaldado por Pekín. Bloomberg dice que no se conoce el valor exacto del acuerdo, pero lo estiman en miles de millones de yuanes. Entre los posibles compradores se encuentra Henan Information Industry Investment, una empresa estatal con sede en Zhengzhou y que es un socio en el negocio de servidores de Huawei. También se encontraría el fabricante de electrónica de consumo Huaqin Technology así como una empresa de gestión de activos que representa al gobierno provincial de Hubei. La información señala que no está claro si las empresas pujan por separado o como parte del mismo consorcio, pero lo cierto es que la división de servidores x86 parece tener los días contados dentro de Huawei.