España servicio de proteccion avanzada
España servicio de proteccion avanzada

España es el país que más ciberataques recibe en toda Europa Occidental y el segundo en todo el Continente, sólo suparada por Turquía. Este es el dato más relevante que se desprende del informe de FireEye, Regional Advanced Threat Report, el cual proporciona una visión general de las amenazas persistentes avanzadas (APT) dirigidas a las redes de ordenadores en EMEA durante la segunda mitad de 2015.

Los cambios financieros, geopolíticos y económicos conformaron 2015 como un año muy agitado en Europa, África y Oriente Medio (EMEA), especialmente en el ámbito cibernético. FireEye ha estado monitorizando estas tendencias cambiantes y ha identificado una evolución considerable en el panorama de amenazas en EMEA.

España, al nivel de Turquía

Algunas de las principales conclusiones que se extraen del informe son las siguientes:

Los ataques cibernéticos han reflejado los acontecimientos acontecidos en el «mundo real». En la segunda mitad de 2015, las tensiones políticas en Turquía y las incertidumbres financieras en los mercados europeos han hecho que se observen patrones similares en cuanto a amenazas informáticas.

Turquía, España, Israel, Bélgica, Luxemburgo, Alemania y Gran Bretaña han sido los países más atacados, representando más del 60% del total de las alertas asociadas a actividad de amenazas avanzadas.

El ransomware sigue constituyendo una amenaza para las organizaciones y el ciclo de vida de desarrollo de software malicioso es tan corto que muchas compañías siguen luchando contra él.

Los cibercriminales continúan utilizando macros incrustadas en los documentos de Microsoft Office para distribuir contenido malicioso.

Las amenazas avanzadas se dirigen cada vez más contra los gobiernos y la industria de servicios financieros y ha habido un aumento significativo de los ataques dirigidos a la industria aeroespacial y de defensa.

Turquía, España, Israel, Bélgica, Luxemburgo, Alemania y Gran Bretaña han sido los países más atacados

Específicamente en la región del Sur de Europa, las principales conclusiones fueron:

  • España registró más del 50% de las amenazas avanzadas, conformándose como el país con más alertas asociadas con amenazas informáticas en el sur de Europa
  • Los sectores a los que más se dirigieron estas amenazas fueron gobierno y servicios financieros
  • El número de alertas únicas se ha duplicado en el sur de Europa
  • El ransomware se disparó en la segunda mitad de 2015, consolidando su crecimiento

FireEye ha revelado también los resultados de un estudio de mercado que muestra cómo las brechas de seguridad que traen consigo sustracción de datos personales impactan negativamente en la confianza de los consumidores en las grandes marcas. El sondeo, realizado para FireEye por la compañía independiente especialista en estudios de mercado en el sector tecnológico Vanson Bourne, a través de una muestra de 5.500 adultos en Abril de 2016, confirma la preocupación creciente de la población por la privacidad de sus datos personales.

Tendencias globales

  • El informe global revela detalles sobre las expectativas del consumidor acerca de las comunicaciones de sustracciones de datos por parte de las compañías, con un 66% de los encuestados que esperan que, si se ha producido una fuga de información en una organización que dispone de sus datos, les sea comunicado inmediatamente y el 91% desearía que se les hiciera saber en un plazo de 24 horas. Este dato contrasta con el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea, que establece tres días para que las autoridades sean informadas de una violación de datos.
  • También se ha encontrado que los consumidores están desarrollando una clara apreciación del impacto que las violaciones de datos pueden suponer, con casi la mitad de los encuestados (46%) que declaran tener pleno conocimiento y comprensión del impacto potencial de una fuga de datos.
  • Los recientes y continuos casos de brechas de seguridad detectados en diferentes compañías también están causando que muchos consumidores tiendan a reducir la cantidad de datos personales que comparten con las organizaciones, con un 70% de los encuestados indicando que proporcionarían menos datos en este momento a la luz de los últimos incidentes ocurridos. Potencialmente, esto limita la capacidad de las empresas para ofrecer productos y servicios más personalizados y adaptados.
  • Un tercio de los encuestados tiene una percepción más negativa sobre las organizaciones en general como resultado de las sustracciones de datos producidas en grandes compañías; el 71% de ellos afirma que esto es debido a su preocupación sobre la capacidad de estas marcas para mantener los datos seguros. Por lo tanto, se desprende que los ataques no sólo están afectando a las opiniones de los consumidores sobre las organizaciones involucradas, sino que el impacto es mucho más amplio.

Otras conclusiones fueron las siguientes:

  • El 60% de los consumidores estaría dispuesto a tomar medidas legales contra las organizaciones si sus datos personales fueran sustraídos y utilizados con fines delictivos como resultado de una violación de datos.
  • El 73% dejaría de comprar en una organización si descubriera que el robo de sus datos se debió a una fallo de seguridad.
  • El 51% considera que la seguridad es un factor determinante a la hora de comprar en una compañía.
  • El 48% estaría dispuesto a pagar más por un producto o servicio en una compañía que contara con mayores medidas de seguridad y protección de los datos.
  • El 25% cree que sus datos estarían menos seguros en una compañía que hubiera sufrido un ataque informático frente a otra alternativa.
  • El 91% sitúa a los bancos en los primeros puestos del tipo de organización en las que resulta más preocupante el incumplimiento o negligencia en las medidas de seguridad.