Ha sido un año decisivo para el malware móvil, en el que muchas organizaciones de alto perfil han sido hackeadas. Estos son algunos de los temas clave sobre seguridad móvil acerca de los que creemos oirás hablar más en 2014.

1. El ecosistema de sistemas operativos móviles es demasiado grande para una protección de parches

Muchos en la industria de la seguridad se iniciaron en el tema asegurando dispositivos basados en Windows, y era de esperar que hicieran suposiciones sobre cómo asegurar dispositivos iOS y Android basándose en sus experiencias asegurando Windows.

Pero el ecosistema móvil es mucho más complicado y de mayor alcance que Windows. Mucho de lo que se está describiendo como seguridad móvil está basado en la compra de complementos para distintos dispositivos que funcionan con sistemas operativos diferentes – un modelo disperso condenado al fracaso. En vez de centrarse en asegurar los dispositivos de manera individual, las compañías necesitan buscar soluciones de seguridad que lleven las políticas de firewall de nueva generación a toda una amplia serie de casos de uso de movilidad, independientemente del SO.

2. Los problemas de seguridad móvil desvían la atención de los administradores de seguridad fuera del firewall

Todavía existen demasiadas soluciones de «seguridad móvil» que protegen el dispositivo móvil de un usuario mientras se encuentran detrás del firewall corporativo, pero no hacen cumplir la política de seguridad móvil cuando los usuarios están fuera de él– un enfoque cada vez más corto de miras. Facebook fue hackeado a principios de este año, por ejemplo, cuando los empleados se conectaron a un sitio web comprometido de un desarrollador móvil, descargaron malware y después lo introdujeron en los servidores internos de Facebook cuando estaban detrás del cortafuegos. Prepárate para escuchar historias similares en 2014,  y con suerte un debate cambiante sobre cómo resolver estos retos.

3. El bloqueo no funcionará

Muchas organizaciones tienen todavía un enfoque de «bloqueo» en la seguridad móvil y han puesto en marcha políticas que son tan estrictas que eliminan los beneficios de productividad y flexibilidad del BYOD. Pero la enorme popularidad de los smartphones y tabletas significa que los usuarios los acabarán utilizando en las redes les guste o no a los administradores. En 2014, una gran parte de las empresas se apartará finalmente del enfoque “lock it down” a favor de un modelo de seguridad móvil que de a los usuarios un respiro, preservando a la vez la seguridad de la red empresarial.