Vodafone ha presentado su informe “La digitalización: una oportunidad para Europa” , elaborado por Deloitte, en el cual muestra cómo un incremento de la digitalización de los servicios y de la cadena de valor en España durante los próximos seis años podría aumentar el PIB de nuestro país en un 4,38%.

El informe recopila los datos de de los 27 países de la UE y del Reino Unido durante el periodo 2014-2019, apuntado que un incremento del 10% en la puntuación global otorgada por el DESI a un Estado miembro se traduciría hasta en una subida del 0,65% del PIB per cápita.

“Este informe se suma a otros indicadores que apuntan a que España y la UE en su conjunto deben colaborar e impulsar alianzas sólidas entre los gobiernos, la industria y la sociedad civil. No se trata solo de ayudar a abordar los retos económicos a los que nos enfrentamos, sino de crear un futuro más justo, más ecológico y resiliente para todos”, explica Daniel Jiménez, director general de Vodafone Business.

Los beneficios de la digitalización

La digitalización posibilita la resiliencia económica y social no sólo en lo que respecta a la conectividad y las nuevas tecnologías, sino también para las competencias digitales de los ciudadanos y el rendimiento de los servicios públicos. El informe cuantifica los siguientes beneficios:

  • Económicos: un aumento del PIB per cápita entre 0,6% y 18,7%, según el país, se podría traducir en un aumento global del PIB per cápita de la UE en un 7,2% en 2027, equivalente a un aumento del PIB de 1 billón de euros.
  • Medio ambiente: cuanto más utilicemos las tecnologías digitales, mayores serán los beneficios para el medio ambiente, desde la reducción del uso de papel hasta ciudades más eficientes y un menor uso de combustibles fósiles. Por ejemplo, el uso de la tecnología del Internet de las Cosas (IoT) de Vodafone en los vehículos puede reducir el consumo de combustible en un 30%, lo que supone un ahorro de unos 4,8 millones de toneladas de CO2 en un año.

 

La digitalización: una oportunidad para Europa

  • Calidad de vida: las innovaciones en materia de sanidad electrónica pueden mejorar el bienestar personal y las tecnologías de las ciudades inteligentes favorecen la salud al reducir las emisiones y la mortalidad: el despliegue de soluciones de eHealth en toda la UE podría evitar hasta 165.000 muertes al año.
  • Inclusión: el ecosistema digital abre oportunidades a más miembros de la sociedad. La inversión en competencias y herramientas digitales permitirá compartir los beneficios de la digitalización de una forma más equitativa: por ejemplo, por cada 1.000 nuevos usuarios de banda ancha en zonas rurales, se crean 80 nuevos puestos de trabajo.