Centro de datos

Aunque el consumo de energía sigue siendo un elemento crítico para crear un mundo sostenible, el centro de datos del futuro se construirá teniendo en cuenta mucho más que sólo la energía.

El centro de datos moderno es el corazón palpitante del sistema económico mundial y la demanda de uso de datos está en su punto más álgido. Con la informática distribuida aumentando año tras año, la demanda de consumo de datos en auge y la transformación digital impactando en todos los aspectos de la vida moderna, las formas en que se diseñan y construyen los nuevos centros de datos están evolucionando, entre otras cosas, debido a la creciente concienciación sobre el impacto de la infraestructura digital y el cambio climático en nuestras comunidades. Así, estamos construyendo centros de datos que van más allá de la ubicación y la huella, y observando cambios fundamentales en la forma en que se obtienen, diseñan, utilizan y desmantelan los propios materiales. A su vez, estamos creando una especie de centro de datos totalmente nuevo, optimizado para las nuevas cargas de trabajo y diseñado teniendo en cuenta la sostenibilidad, la escalabilidad y la democratización.

Afortunadamente, el sector de los centros de datos ha demostrado en los últimos años su determinación por mejorar el impacto social y medioambiental de sus operaciones. Los operadores han tomado medidas para mejorar la eficiencia energética con la instalación de procesos de refrigeración innovadores, una mayor atención a la preservación de los recursos naturales, avances hacia un mejor control de sus emisiones y la obtención de energía de fuentes renovables, con algunos operadores funcionando ya con electricidad 100 % verde. Sin embargo, a medida que aumenta el clamor por reducir las emisiones dentro de nuestras cadenas de suministro y se anticipa con fuerza la futura regulación gubernamental sobre las emisiones de alcance 3, debemos mirar más allá de la mera cuestión de la energía para considerar cómo los operadores de centros de datos deben innovar para garantizar que cada nueva instalación esté diseñada para un futuro descarbonizado e interconectado desde la base.

Diseño sostenible

La construcción de cualquier nueva instalación debe empezar por cumplir los criterios establecidos por un organismo de certificación ecológica como BREEAM para garantizar que se construye adecuadamente para un futuro con cero emisiones netas de carbono y ofrece la menor PUE (Eficacia del Uso de la Energía) posible. Conseguir la certificación es difícil, pero garantiza que las normas de diseño están preparadas para el futuro y que cualquier eficiencia adicional que pueda aplicarse se identifica fácilmente. Los programas de certificación incluyen una visión holística del proyecto, desde la selección del emplazamiento hasta las operaciones diarias, mucho después de que se haya completado la construcción.

Las técnicas de construcción modernas permiten ahora a los operadores reutilizar los materiales existentes y el contenido reciclable, como el acero o los áridos de los cimientos del edificio original, para reducir los residuos de la construcción. También es esencial elegir materiales de origen sostenible para todas las construcciones, así como comprarlos a proveedores locales para reducir la huella de carbono de la empresa. También puede emplearse eficazmente la logística inversa, que consiste en cargar los vehículos de reparto en los viajes de ida y vuelta para facilitar el reciclaje de los materiales de embalaje y reducir las emisiones de los vehículos. Centrar el diseño no sólo en la eficiencia energética, sino también en el nivel de los materiales de construcción utilizados y en la gestión de los recursos naturales, garantizará la construcción de unas instalaciones que tengan muy en cuenta el medio ambiente en general.

Reducir el consumo de agua es fundamental para crear la nueva especie de centro de datos. Los sistemas de circuito cerrado han contribuido en gran medida a reducir la cantidad de agua dulce consumida en los centros de datos, ya que permiten tratar y recircular continuamente el agua para la refrigeración. Mapear las temperaturas de los lugares y trabajar con los patrones meteorológicos locales puede ayudar a los operadores a supervisar sus sistemas con más cuidado para reducir la refrigeración por evaporación en la medida de lo posible, así como recoger el agua de lluvia del amplio tejado del centro de datos para tratarla y utilizarla con otros fines. Ya no hay razón para que los centros de datos modernos necesiten abastecerse continuamente de agua en los volúmenes que lo hacían antes, lo que es aún más importante tener en cuenta en lugares afectados por la sequía y a medida que la escasez de agua se convierte en un problema mundial cada vez más acuciante.

El control de la temperatura es otro aspecto crucial, ya que ahora es mucho más probable que los centros de datos se mantengan a una temperatura de unos 26 grados. La gestión del aire dentro de las salas de datos es todo un arte y un elemento esencial para mantener un PUE manejable. La contención de los pasillos fríos y calientes permite canalizar y controlar el calor dentro del centro de datos de forma mucho más eficaz y, cuanto más densos estén los racks, más eficiente será la refrigeración dentro del rack en comparación con la refrigeración del espacio alrededor de cada servidor.

El auge del activismo de los centros de datos

Ante la escasez de espacio para datos, sobre todo en los centros urbanos, donde la demanda digital de una población en crecimiento es enorme, está empezando a formarse un movimiento. Los gobiernos de Irlanda, Singapur y los Países Bajos son algunos de los que recientemente han pedido o impuesto moratorias a la construcción de nuevos centros de datos o límites a su consumo energético, para tener en cuenta y responder al impacto que el desarrollo continuo está teniendo en las comunidades locales.

Diseñar para la descarbonización: una nueva clase de centro de datos

Por supuesto, a medida que crece la dependencia de la humanidad de productos y servicios digitales instantáneos que facilitan todo, desde las compras online y las redes sociales hasta las citas sanitarias y el trabajo híbrido, también tendrá que aumentar la necesidad de infraestructuras físicas que permitan esta ingente cantidad de transferencia de datos. Sin embargo, mientras las restricciones a la construcción de nuevos centros de datos en zonas verdes son un ejemplo de la oposición a la “gran tecnología”, los operadores de centros de datos deben recordar que las zonas industriales abandonadas ya existentes están maduras para ser rehabilitadas por operadores con la experiencia y la capacidad necesarias para garantizar una gestión responsable del emplazamiento, una eliminación profesional de los activos y equipos antiguos y un control adecuado de la contaminación ambiental. Con este planteamiento, el desarrollo de centros de datos puede sentar las bases de un impacto positivo neto al remediar los problemas existentes y crear al mismo tiempo nuevos puestos de trabajo.

El reacondicionamiento de los emplazamientos existentes también es beneficioso para las comunidades, a la luz de la creciente demanda de servicios de Edge Computing para apoyar tecnologías con requisitos de baja latencia, como los dispositivos industriales IoT y los vehículos autónomos. Estos centros de datos son a menudo mucho más pequeños, están situados en las afueras de las ciudades y ofrecen los servicios rápidos y accesibles que exige la ciudad moderna, sin afectar a la comunidad local de forma no intencionada. También pueden combinarse con otros servicios que el operador ya preste, como la Gestión del Ciclo de Vida de los Activos (ALM) en centros ya existentes, ofreciendo una forma de llenar el espacio redundante con un servicio complementario y muy necesario. Por supuesto, con la importancia de la soberanía de los datos siempre habrá necesidad de esas instalaciones en el centro de las ciudades, pero los operadores pueden tomar la iniciativa ahora para reducir el impacto en ubicaciones congestionadas y, al mismo tiempo, lograr la máxima utilización del espacio de su propiedad.

Llevar al cliente con usted

Los operadores pueden, por supuesto, diseñar y construir el centro de datos más eficiente, pero si los clientes instalan servidores viejos e ineficientes, esto repercute en la eficiencia general de la instalación. Afortunadamente, muchos clientes están ahora mucho más informados sobre sostenibilidad y tienen sus propios objetivos medioambientales, lo que da a los operadores la oportunidad de trabajar en colaboración con ellos para asegurarse de que utilizan los servidores y equipos adicionales más eficientes posibles. Esto puede ayudar al cliente a limitar la cantidad de energía utilizada y mantener unos costes manejables, mientras que el operador puede medir mejor las métricas de rendimiento para establecer si el centro de datos en general está funcionando según la intención de diseño y si algún equipo requiere una visita de ingeniería. En el caso de los operadores con una oferta ALM, los clientes pueden encontrar a menudo grandes beneficios basados en los costes que los animen a reciclar los equipos antiguos, ya que los sustitutos más ecológicos suelen tener costes de funcionamiento mucho más bajos debido a la mejora de la eficiencia y financiados en parte por la reventa de tecnologías antiguas. Por tanto, esta nueva especie de centro de datos dará lo mejor de sí cuando se mantenga regularmente con los equipos más nuevos y eficientes.

Siempre habrá mejoras a medida que la tecnología avance y los centros de datos lleguen a ser plenamente sostenibles y autosuficientes, pero la hoja de ruta ya está firmemente establecida y tomando forma. El centro de datos del futuro será neutro en emisiones de carbono y se alimentará totalmente de todo tipo de fuentes de energía naturales, como la eólica, la solar y la mareomotriz, y posiblemente se apoyará únicamente en el almacenamiento en baterías, en lugar de seguir dependiendo del diésel. Las salas de datos con autodiagnóstico predecirán los problemas de mantenimiento y avisarán cuando los equipos vayan a caducar, aliviando la necesidad de ingeniería de mantenimiento preventivo.

Los clientes serán contratados en función de sus cargas reales y, con unos equipos tan avanzados y modernos, los operadores podrán predecir y proyectar con exactitud las necesidades de carga de energía, lo que permitirá diseñar las salas de datos en función de las necesidades reales, en lugar de saturarlas con grandes cantidades de energía no utilizada. El ciclo de vida medio de los equipos también se alineará con la duración media de los contratos de los clientes, a medida que mejoren los estándares de diseño, alineando las condiciones comerciales con la economía circular.

Por último, los centros de datos aportarán mucho más valor a sus comunidades locales, por ejemplo, mediante la recuperación de fuentes de calor para mejorar la resistencia de la red local o incluso reducir los costes locales de la electricidad. En la actualidad, el calor latente generado puede canalizarse a escuelas, hospitales, bibliotecas, instalaciones de ocio e incluso granjas verticales, para garantizar que este valioso recurso no se desperdicia. El calor residual ya se utiliza intensivamente en las redes de calefacción urbana de Suecia, lo que sugiere que el centro de datos del futuro no está tan lejos como pensábamos.

Autor: Chris Pennington, Director de Energía y Sostenibilidad de Iron Mountain Data Centers