Dynatrace y la capacidad para controlar la complejidad de la nube

Dynatrace ha publicado un nuevo estudio «Principales desafíos para los CIO en el camino hacia la nube autónoma impulsada por la inteligencia artificial», sobre los posibles problemas de las aplicaciones generadas por herramientas que utilizan las empresas del sector TIC, para monitorizar su correcto funcionamiento. 

La gran multitud de datos está comenzando a mermar la capacidad de los equipos para poder controlar la tecnología de sus organizaciones debido a que antes de actuar han de discernir cuáles de estas alertas son críticas o no para el negocio. 

“La situación actual es tal que la capacidad para controlar la complejidad de la nube ha crecido por encima de la capacidad humana para ejercer ese control”, afirma Bernd Greifeneder, responsable de tecnología y fundador de Dynatrace.

La IA y la automatización como solución 

Según los resultados del estudio de Dynatrace, el volumen actual de alertas diarias sobre posibles problemas en las aplicaciones de negocio ha crecido un 19% durante los últimos 12 meses.  

Además, evidencia que la tecnología de la Información se está ahogando en datos, pus las herramientas de monitorización tradicionales ya no pueden gestionar de manera óptima el volumen, la velocidad y la variedad de datos generados por las aplicaciones que se ejecutan en las nubes.

Como resultado, los responsables de tecnología buscan cada vez más la IA y la automatización como solución para mantener el control y cerrar la brecha entre unos recursos de TI restringidos y la creciente escala y complejidad de la nube empresarial.

La gran multitud de datos está comenzando a mermar la capacidad de los equipos para poder controlar la tecnología de sus organizaciones

Los sistemas existentes proporcionan más preguntas que respuestas

Las herramientas de monitorización tradicionales sólo proporcionan datos sobre una selección limitada de componentes de la pila de tecnología de una organización, lo que obliga a los equipos que la gestionan a integrar y correlacionar manualmente las alertas para filtrar duplicados y falsos positivos antes de identificar manualmente la causa subyacente de los problemas. 

Por ello, la capacidad de los departamentos de tecnología para apoyar a la empresa y a los clientes se reduce considerablemente ya que se enfrentan a más preguntas que respuestas.