cadena de suministro

Los desafíos a los que se enfrenta la cadena de suministro derivados de la pandemia y la invasión rusa de Ucrania podrían provocar la pérdida de 920.000M€ del PIB de la zona euro para 2023. Lo que se traduce en un 7,7% del PIB de la zona euro.

Así lo constata el informe “De la disrupción a la reinvención: el futuro de la cadena de suministro en Europa” de Accenture, el cual destaca que las presiones inflacionarias ponen en riesgo el repunte económico en Europa.

“Aunque los expertos consideran que Europa evitará la recesión este año, la combinación de la COVID-19 y la guerra en Ucrania tiene el potencial de impactar significativamente en la economía de Europa, causando una desaceleración del crecimiento económico”, señala Jean-Marc Ollagnier, CEO de Accenture en Europa.

Reinventar la cadena de suministro

Resolver los problemas de la cadena de suministro será fundamental para la competitividad y el crecimiento en Europa. Según el informe, hasta el 30% del valor añadido total de la eurozona depende del funcionamiento de las cadenas de suministro transfronterizas, ya sea como fuente de materias primas o como destino de la producción.

La cadena de suministro debe reinventarse tras el impacto de la guerra de Ucrania

También señala que se requiere una reinvención de las cadenas de suministro para abordar un cambio de paradigma. Destacando tres áreas clave:

  • Resiliencia: Las cadenas de suministro deben ser capaces de absorber, adaptarse y recuperarse de las interrupciones cuándo y dónde ocurran. La mejora de la visibilidad dinámica, la identificación de riesgos y las soluciones de mitigación permitirán a las empresas responder a los cambios repentinos de la cadena de suministro. La planificación de escenarios y los análisis de riesgos y oportunidades les ayudarán a adaptarse a la evolución de la oferta y la demanda. Las simulaciones, los test de estrés y las opciones de multi recursos, permitirán a las organizaciones gestionar la incertidumbre.
  • Relevancia: Las cadenas de suministro deberán estar centradas en el cliente y ser ágiles para que puedan adaptarse de manera rápida y rentable a los cambios en la demanda. Será fundamental recoger nuevos datos, incluidos los datos en tiempo real, desde dentro y fuera de la organización y en toda la cadena de valor. La automatización y la inteligencia artificial permitirán a las organizaciones identificar rápidamente nuevos patrones de datos para informar mejor en la toma de decisiones. Pasar de los modelos centralizados y lineales de suministro a las redes descentralizadas que utilizan la producción bajo demanda y, en algunos casos, acercar la producción al punto de venta, puede ayudar a las organizaciones a satisfacer mejor las expectativas de los clientes en cuanto al cumplimiento de los pedidos.
  • Sostenibilidad: Las cadenas de suministro modernas deben apoyar y acelerar las agendas de sostenibilidad de las organizaciones. Para ganarse la confianza de las partes interesadas, las organizaciones deben hacer que sus cadenas de valor sean transparentes y una forma de hacerlo es a través de blockchain o tecnología similar. Un cambio de procesos lineales a procesos circulares de circuito cerrado que minimicen el desperdicio también es clave.

 

>