Los más de setenta mil visitantes procedentes de 200 países que recorrerán el Mobile World Congress de Barcelona, inaugurado ayer oficialmente por el Príncipe Felipe, y cubierto por más de tres mil periodistas de todo el mundo, no podrán decir que han encontrado una España en crisis. No, si no han salido del recinto ferial barcelonés. Juan Manuel Sáez. Barcelona

Este certamen congrega a la flor y nata del influyente mundo de las telecomunicaciones, que es capaz de generar por si solo un impacto económico global de 300 millones de euros. Además, los visitantes y prensa están encontrando no solo los últimos modelos del mercado por parte de 1500 empresas -133 de ellas españolas-, sino también unas instalaciones cómodas y modernas: 95.000 metros cuadrados, un 34% más que el pasado año. El traslado a L’Hospitalet acaba con las carencias del anterior escenario: falta de auditorios, de espacios de descanso, de aseos y de puntos de restauración. En esta edición, hay un 21% más de lugares para reposar, un 30% más de puestos para la prensa acreditada, 49 establecimientos de comida, 270 puntos Wi-Fi (que vuelve a funcionar fatal) y un aumento de luz natural en los pabellones, lo que contribuirá a rebajar la electricidad consumida un 30%, gracias también a los 18.000 paneles solares instalados.

Las grandes compañías reservan con un año de antelación su participación en el evento. Invierten una millonada en sus stands y en las invitaciones a clientes y periodistas. Hay que pagar 650 euros por persona. No me imagino lo que pude ganar la organización con este evento. Encima, la Administración central aporta 6 millones de euros anuales….


Novedades


¿Novedades de productos?  Pues muchas, pero nada revolucionarias. Se confirma la desaceleración  de Apple, que es la única de las grandes, junto con la otra prepotente Google, que se permite el lujo de no asistir a la feria. También, la incógnita de Nokia, que, a falta de tirón en la gama alta, parece que se concentra en los modelos de medio precio con equipos realmente buenos. Y, también, el ascenso imparable de Samsung, que, entre otros productos,  ha presentado una Tablet de ocho pulgadas que es una auténtica virguería. Reseña aparte, las compañías chinas ZTE  y Huawei, que a bordo de impresionantes coches de lujo transportando a sus directivos comunistas, han mostrado un poderío a tener en cuenta.

Torpeza de Alierta

El Presidente de Telefónica, César Alierta, participó en la inauguración con una puesta en escena gris y poco preparada, pero con importantes mensajes. Llegó a afirmar que las operadoras de telecomunicaciones tienen que liderar el cambio en el nuevo ecosistema y contribuir a definir sus reglas para que los clientes disfruten de lo mejor del mundo digital: “La revolución digital ha creado un ecosistema cuyo status quo actual ha supuesto un retroceso en la libertad de elección  de nuestros clientes que se ven recluidos en ecosistemas cerrados al tiempo que han emergido nuevas posiciones dominantes no reguladas, lo que no es bueno ni para los clientes, ni para los desarrolladores y tampoco para el desarrollo sostenible de la industria”. César Alierta explicó cómo Telefónica está ya impulsando el cambio en el ecosistema, implementando nuevos modelos comerciales y rompiendo tabúes con respecto al despliegue de red para proporcionar una mejor experiencia al cliente y para modificar la dinámica del mercado. También incidió en la importancia que supone el lanzamiento de Firefox OS  en el apoyo a un modelo de Internet abierto, privado, seguro y transparente; un lanzamiento que calificó como “la respuesta para que la Web se convierta en la plataforma, incorporando estándares abiertos y proporcionando gran capacidad de elección y flexibilidad tanto para los consumidores como para los desarrolladores en lo que supone un paso decisivo en la industria para devolver el equilibrio al sector”. En definitiva, Telefónica comercializará a mediados de este año en España los primeros terminales Firefox OS, convirtiéndose así en el primer país de Europa en el que sus clientes podrán adquirir este tipo de dispositivos basados en la web abierta. Los primeros terminales serán de ZTE, Alcatel y LG, pero Telefónica está trabajando con otros fabricantes, como Huawei, para lanzar terminales este mismo año.

Vodafone muestra la última tecnología M2M

Vodafone, junto con Accenture, Digi, Intel y SAP, están mostrando en Mobile World Congress la última tecnología máquina a máquina (M2M) en la “Ciudad Conectada GSMA”. Además, Vodafone lanza MachineLink 3G, un dispositivo hecho a medida, que muestra el uso innovador de las aplicaciones M2M en el hogar, sanidad, seguridad, comercio, energía y servicios públicos. Vodafone MachineLink 3G responde a la demanda de un terminal M2M fiable y rentable que pueda integrarse de manera sencilla con cualquier tipo de aplicaciones IP/Ethernet en un amplio y diverso espectro de sectores. Permite la estandarización en el mercado M2M al ofrecer simplicidad y reducción de costes en el despliegue de tecnologías máquina a máquina. Destacamos asimismo otras novedades que se presentan en el Mobile:

La apuesta de HP por Android. Definitivamente parece que HP no hará nada con WebOS (recordemos que se gastó 1.200 millones en comprar Palm) y su apuesta para el mercado de tabletas pasa por Android. Al menos, según lo presentado por la compañía norteamericana en este MWC. Y es que ha anunciado el lanzamiento de HP Slate, un asequible tablet de consumo con sistema operativo Android Jelly Bean. Equipado con un procesador ARM Dual Core Cortex-A9 a 1.6 GHz, el HP Slate es un equipo rápido y con un excelente  rendimiento. El precio es quizá lo más atractivo: 149€


Huawei Ascend P2: ya empieza a ser costumbre que la china nos sorprenda en cada edición de este evento con un teléfono que disputa la hegemonía de Apple y Samsung. En este caso, ha presentado el Ascend P2 en el que destaca la calidad de la cámara. El nuevo dispositivo cuenta con un procesador de cuatro núcleos de 1,5 GHz y LTE Cat 4,  proporcionando una experiencia web ultrarrápida con velocidades de descarga de hasta 150 Mbps.


Nokia: el otrora líder de la telefonía móvi móvil mundial ha tenido un perfil bajo en este MWC y sabedor que buena parte de sus ventas proviene de países emergentes ha presentado cuatro modelos diferentes de smartphone dirigidos a estos mercados. De hecho el más básico de todos, el Nokia105, tan sólo cuesta 15 euros, lo que le permitirá competir en países como China, India, Brasil o Rusia con otras empresas pujantes en el mundo de los teléfonos low-cost como ZTE o Huawei.

>