big data spain
big data spain

Madrid se ha convertido en la capital del Big Data, gracias a la asistencia, los pasados 17 y 18 de noviembre, de más de 1.200 expertos a la quinta edición de Big Data Spain (www.bigdataspain.org). En el congreso, que se sitúa ya a la cabeza de los encuentros especializados en todo el mundo, se pudo escuchar de primera mano cómo ven el futuro del Big Data y cuáles son las estrategias Big Data de Visa, BBVA, Twitter, Spotify, Danone, Vodafone y Telefónica entre otros.

Una de las conclusiones principales de Big Data Spain 2016  es que la obsesión por el cliente es el principal facilitador de cualquier estrategia de transformación digital

Hace cinco años, cuando nos embarcamos en este proyecto, conseguimos atraer la atención de 220 personas a las 14 charlas que propusimos. Este año cerramos las inscripciones al llegar a las 1.200 personas interesadas en escuchar 58 ponencias de calidad”, afirma Óscar Méndez, responsable de Big Data Spain. “Lo que ha quedado de manifiesto es que Big Data no es la mejor manera de conseguir la transformación digital de la que tanto se habla, sino que es la única forma de hacerlo”.

Una de las conclusiones principales de Big Data Spain 2016 (#BDS16) –compartida por la mayoría de los ponentes- es que la obsesión por el cliente es el principal facilitador de cualquier estrategia de transformación digital:

· Conseguir una mejora continua en la experiencia de usuario y una oferta omnicanal sin fisuras es clave para las organizaciones de cualquier tamaño en sus estrategias de transformación digital. Para ello, es necesario contar con tecnologías de datos distribuidos, especialmente NoSQL, que reducen la complejidad y los costes, y que permiten escalabilidad, alta disponibilidad, bajos costes por TB y analítica avanzada.

· De la misma manera, los canales digitales –con prioridad en el móvil- permiten conocer mejor al cliente y, por lo tanto, acelerar el crecimiento del negocio. Para ello, es fundamental reducir radicalmente el time-to-market con aplicaciones basadas en microservicios conectados que permitan optimizar el uso de las infraestructuras, reduciendo los costes de desarrollo, con una fácil y rápida adaptación a mercados y clientes y con cero paradas de servicio.

· Finalmente, la inteligencia de los datos en tiempo real es imprescindible para el negocio. Para ello, es clave contar con las tecnologías necesarias para procesar grandes cantidades de información en un instante.

En muchas ocasiones, la raíz del problema es que las organizaciones ponen el foco en las aplicaciones y no en el cliente”, continua Méndez. “En una visión datacéntrica del mercado, no existen datos replicados por lo que la posibilidad de error es mínima y la capacidad de inteligencia se multiplica exponencialmente de forma que se puedan tomar decisiones en tiempo real”.

Los asistentes a Big Data Spain 2016, por otro lado, pudieron exponer cuáles serán sus prioridades para los próximos doce meses, donde se destacó que la analítica y el aprendizaje automatizado (machine learning), las bases de datos, el proceso de datos en tiempo real y las infraestructuras Cloud e IaaS son las que centran las áreas de conocimiento y necesidad para el futuro.