Vaya por delante que no pretendo sentar cátedra sobre esta disyuntiva que planteo en el título: simplemente, es mi reflexión, que seguro no es la más generalizada…

¿Qué le pido yo que tenga un portátil? Muy sencillo: batería de larga duración (más de seis horas), que pese poco (no mucho más de un kilo), pantalla mínima de 12 pulgadas, y que incorpore 4G. Lo demás, potencia, pantalla de calidad, software incorporado, WIFI, slots USB, Bluetooth, se sobreentiende que lo llevan todos. Otra cosa es el sistema operativo, del que luego hablaré. Y, en cuanto al precio, que no sobrepase los 1.000-1.200 euros.

Sobre esta base, puedo atestiguar que no he encontrado un solo portátil, ni ningún híbrido, que reúna todas las características reseñadas: alguno se aproxima, a otros le falta una, pero, insisto, no conozco ningún equipo que cubra todas mis expectativas y juro que lo he buscado.

Sin embargo, si hablamos de tabletas, ya es otra cosa. Ya hay dispositivos que incorporan todas las funciones descritas como imprescindibles para mí, que, agregándoles un teclado, pueden suplir al portátil tradicional.

Y dentro de éstas, de 12 pulgadas, que considero es el mínimo para trabajar en condiciones, destaca la pionera, Samsung con su Galaxy 12 Pro, y la Surface Pro de Microsoft. Ésta última con la ventaja de regalar su Office, pero sin el acceso a multitud de aplicaciones que se pueden cargar en el sistema Android de la firma coreana. Windows empieza a ser un problema, más que una ventaja.

El dispositivo de Samsung lo hemos probado en nuestra redacción y le dimos el sello de “Producto Recomendado”. El de la firma de Bill Gates no hemos conseguido que nos lo facilitaran para prueba, pero lo testeamos por encima en unos grandes almacenes. Efectivamente, la Surface Pro es un extraordinario equipo, pero le falta algo que para mí es básico: 4G; además ni está el 4G, ni se le espera, ni siquiera como opción.

Cuando le hice notar esta ausencia de 4G al comercial que daba información sobre la Tablet de Microsoft en el referido gran almacén, me contestó: “con el wifi es suficiente: además la Surface Pro es como un portátil profesional y la Galaxy Pro es un Teléfono que hace las veces de Tablet”. Curiosa forma de ver las cosas…. A mí no me convenció.


Para que no se enfaden mis amigos de HP, es justo destacar que ya dispone de equipos híbridos y Tablets que reúnen unas condiciones óptimas para desarrollar el trabajo que se le pide a un portátil.  Hemos probado alguno espectacular, a pesar de que le falte alguna de mis manías. Y lo mismo tengo que decir de Toshiba, Acer, Fujitsu o Lenovo, que completan una oferta para tener en cuenta.

4 Comentarios

  1. Parece que Pepito Grillo es feliz con la locura actual del mercado. Los fabricantes están hurtando del canal profesional -sí aquel que hizo crecer la informática profesional- sus productos estrella. Prefiere venderlos por contenedores en las grandes superficies, sin ningún tipo de orientación profesional al usuario. Parece que así ganan más dinero. Microsoft tiene algo que manifestar al respecto, y cuanto antes mejor. ¿Sobra el canal profesional de distribución dirigido a las pymes?
    No estaría de más abrir un debate al respecto. Lanzo el guante.

  2. No estoy de acuerdo en absoluto con el post. Independientemente del HW el sistema operativo que monta cada dispositivo marca completamente su funcionalidad. Hay que ser serios.
    Una Tablet o cualquier dispositivo Android NO PUEDE hacer lo que un portátil, simplemente porque los programas no funcionan en Android. Comparar Office para Windows con la versión para android que apenas supera la funcionalidad de un visor es una locura. Los dispositivos Android son muy validos pero para hacer otras cosas. Yo tengo dos Galaxy Tab y un Galaxy Note. Pero no para hacer lo que hago en el portátil. Son dispositivos para cosas sencillas aunque sean importantes. Pero no para ejecutar software de gestión, desarrollo, etc…