¿Cuántos pacientes corren riesgos al entrar en contacto con equipos y superficies repletos de gérmenes? MMD, la compañía tecnológica líder que comercializa los monitores con marca Philips, anuncia el lanzamiento de una gama completamente nueva de pantallas para revisiones clínicas, con una capa antimicrobiana única para limitar la exposición a gérmenes y su contaminación. Además, con pantallas de 21,5, 24 y 27 pulgadas, paneles ultranítidos y de alta calidad, y D-Image, que cumple con el certificado DICOM, para una reproducción constante de contenidos en color y en escala de grises, estas pantallas apoyan con precisión a los profesionales clínicos a la hora de hacer sus diagnósticos.

La prevención es una prioridad importante

Tal y como justifica la propia compañía, la exposición a los patógenos es una gran preocupación en los entornos clínicos, y los equipos que son capaces de controlar esta exposición tiene un papel vital. Todas las pantallas Philips Clinical Review Displays dentro de la nueva línea tienen una tecnología de protección antimicrobiana que impide el crecimiento de bacterias y otros microorganismos, para así detener la propagación de infecciones. Un aditivo que cumple con JIS (Estándares industriales japoneses) Z2801 se incorpora directamente al material de la carcasa, creando un escudo protector que impide el crecimiento de los microorganismos más comunes. Las pantallas también se pueden limpiar fácilmente con productos de limpieza comunes, sin afectar el rendimiento de la capa, lo cual es vital para los entornos clínicos donde la limpieza se lleva a cabo con frecuencia, y por tanto, necesita ser lo más eficiente posible.

Una reproducción de imágenes magnífica que supone un apoyo excelente para el proceso diagnóstico

Con tres pantallas Philips Clinical Review Displays dentro de la nueva gama, con paneles ultranítidos y de alta calidad para una reproducción magnífica del color y los mejores ángulos posible para la visualización, MMD lanza soluciones para cubrir varias necesidades dentro del campo de la reproducción de imágenes para propósitos clínicos. Todas las pantallas están certificadas a nivel internacional para su uso en una variedad de entornos clínicos.

Tanto la pantalla IPS de 24 pulgadas (la C240P4QPYEW) como la AMVA de 27 pulgadas (la C271P4QPJEW) funcionan con la tecnología de imagen Clinical-D, proporcionando la precisión que requieren los profesionales clínicos para hacer diagnósticos con confianza, cuando el bienestar de sus pacientes está en juego. Las pantallas Philips Clinical Review Displays, que cumplen con DICOM, una certificación internacional para la producción, almacenamiento y visualización de imágenes clínicas, proporcionan una reproducción a escala de grises superior, con una calibración que cumple con la certificación DICOM Part 14, para mostrar hasta los detalles más pequeños. También incluyen un nivel muy alto de luminosidad de 300 candelas por metro cuadrado, para poder actuar en entornos con una luz de ambiente brillante. Por tanto, los profesionales de todos los campos, sea la patología, la radiología, la odontología o la ortopedia, podrán ver los detalles con más claridad, pudiendo fijarse hasta en las irregularidades más pequeñas con gran facilidad.

Esta línea innovadora también incluye un monitor de 21,5, con fuente de energía a través de USB. Ideal para su uso en los entornos clínicos en movilidad, donde es posible que la potencia eléctrica no sea accesible cómodamente, la pantalla USB C221S3UCW se puede conectar con facilidad a una ordenador personal o portátil, para recibir la conexión eléctrica a través del cable USB.

Un apoyo inteligente todos los días

Todas las nuevas pantallas Philips Clinical Review Displays están diseñadas con características inteligentes que hacen que el trabajo dentro de los entornos clínicos sea más fácil y eficaz. Tienen sistemas de alimentación eléctrica aptos para el uso clínico, para proporcionar un nivel añadido de seguridad y rendimiento; son fáciles de instalar y ajustar en cualquier ubicación; y también tienen bases ajustables a nivel de altura y con inclinación y pivote, que permiten a los profesionales clínicos ajustar los ángulos de visualización de forma precisa a su posición preferida, ayudando así a luchar contra la fatiga que se puede producir con facilidad durante una larga jornada de trabajo. Y para ahorrar energía, las pantallas de 24 y de 27 pulgadas también incluyen la tecnología Philips Power Sensor, que baja la luz o apaga la pantalla cuando los usuarios se alejan. Las pantallas también mejoran la experiencia de visualización de otras maneras inteligentes, y vienen con Smart Text y SmartImage Clinic instaladas y programadas, ambas opciones con configuraciones optimizadas para la aplicación concreta. A través de un menú que aparece en pantalla, los usuarios pueden alternar rápidamente el modo de visualización entre las aplicaciones clínicas y de oficina.