La GSMA destaca hoy la urgente necesidad de que tanto el sector como los gobiernos europeos trabajen conjuntamente para aprovecharse del potencial que las comunicaciones móviles ofrecen a la hora de fomentar el crecimiento, aumentar el empleo, estimular la innovación y mejorar la sostenibilidad. La conferencia ConnectedEurope de la GSMA explora la forma en que los servicios con capacidad móvil pueden revolucionar los sectores esenciales europeos, como el transporte, la sanidad y los servicios básicos. Asimismo, examina la manera en que un marco político europeo adecuado puede agilizar el despliegue y la adopción de nuevos servicios móviles, que brindarán ventajas socioeconómicas para la región. A pesar de los reveses a los que se ha enfrentado el sector móvil europeo recientemente, con un descenso en ingresos que afectará futuras inversiones, la comunicación móvil sigue siendo un sector europeo clave, tan grande como el aeroespacial y aún mayor que el farmacéutico, con unos ingresos totales cercanos a los 174.000 millones de euros (1).

Una serie de presentaciones y paneles de discusión exclusivos serán impartidos por figuras destacadas de los sectores de las telecomunicaciones, el automotor, la energía, la salud y la educación, quienes debatirán estos desarrollos con representantes institucionales de la UE. Entre los ponentes se incluyen Anne Bouverot, directora general de GSMA; Thibaut Kleiner, miembro del gabinete de la vicepresidenta Neelie Kroes, Comisión Europea; Karsten Ottenberg, CEO de Giesecke & Devrient; y Morten Karlsen Sorby, vicepresidente ejecutivo y director de estrategia y asuntos normativos del Telenor Group.

Anne Bouverot, directora general de la GSMA, declaró: “Europa está experimentando olas sucesivas de conectividad móvil. La primera ola (el éxito europeo de GSM) sirvió para conectar a las personas que están siempre en movimiento. La segunda ola brindó una banda ancha móvil a unas velocidades cada vez mayores a cientos de millones de empresas y ciudadanos europeos. En estos momentos estamos presenciando una tercera ola en la que las redes móviles proporcionan conectividad a dispositivos que van desde monitores sanitarios y contadores inteligentes a coches conectados, transformando el sector tal y como lo conocemos, así como las vidas de las personas”.

Impacto del sector móvil en Europa

Europa presenta el índice de penetración móvil más alto del mundo, con un total de conexiones del 135 por ciento en Europa en 2012 (frente al 87 por ciento de Asia y el 108 por ciento de América del Norte), y se prevé que alcanzará el 152 por ciento en 2017. Entretanto, la penetración de abonados móviles únicos es actualmente del 76 por ciento en esta región y se espera que alcance el 80 por ciento en 2017 (2).

Se prevé que habrá 2.100 millones de conexiones móviles en toda Europa a finales de esta década, un aumento de más del 60 por ciento en comparación con los 1.300 millones actuales (3). Las redes móviles de banda ancha más avanzadas proporcionan unos índices de datos más rápidos, una latencia reducida y una cobertura cada vez más extensa, con un total de 326 millones de conexiones móviles de banda ancha solamente en Europa hoy en día (4).

Se espera que el número de dispositivos móviles conectados en Europa alcance los 1.000 millones en 2020, con un total de dispositivos conectados estimado en casi 6.000 millones. La previsión de ingresos totales para los sectores clave europeos a través de la conectividad móvil en 2020 por año señala casi 23.000 millones de euros para la sanidad, 46.000 millones de euros para las Ciudades Inteligentes y los servicios básicos, y 48.000 millones de euros para el sector automotor y del transporte.

Afrontando los retos principales de la UE

El sector móvil dispone ahora del potencial para afrontar cuatro retos principales de la UE al:

1. Fomentar el crecimiento a través de inversiones en redes, creación de
empleos y contribuciones a financiación pública, mediante impuestos y
tasas de licencia, y también a través de la transformación de otros
sectores;
2. Generar más oportunidades de empleo más allá de los puestos ya creados
para 1,7 millones de ciudadanos europeos, según estimaciones;
3. Proporcionar y estimular una plataforma para la innovación en todos los
sectores y la economía en su totalidad; y
4. Apoyar la sostenibilidad al limitar sus propias emisiones de carbono y
contribuir a reducir el impacto ecológico de otros sectores (5).

Construyendo una Europa Conectada

Las inversiones privadas, la iniciativa empresarial y la innovación serán vitales para construir una Europa Conectada, mediante asociaciones entre segmentos del mismo sector y entre sectores y gobierno. Sin embargo, las instituciones de la UE pueden posibilitar el desarrollo completo y agilizado de una Europa Conectada al adoptar una política de apoyo y un enfoque normativo que satisfaga los requisitos principales del sector móvil europeo:

Conectividad: fomentar la inversión en redes móviles de banda ancha y disminuir los obstáculos en su despliegue

—  Agilizar el despliegue armonizado del espectro disponible en todos los
estados miembro, e identificar un nuevo espectro para las redes móviles
de próxima generación
—  Contribuir a limitar los costes de despliegue de red al permitir que se
compartan estructuras sobre una base comercial, promoviendo las mejores
prácticas nacionales en licencias y autorizaciones para estaciones
base, y garantizando que las políticas relacionadas con EMF siguen las
recomendaciones de la OMS
—  “Rellenar” los huecos en cobertura de banda ancha combinando inversiones
lideradas por el sector privado con financiación pública y apoyo
financiero

Contenido y servicios: permitir el desarrollo de contenidos, servicios y modelos empresariales innovadores

—  Facilitar la colaboración del sector en la provisión de servicios
interoperables y paneuropeos que puedan contribuir a crear nuevas
oportunidades de mercado para la economía en su totalidad
—  Garantizar que las operadoras puedan seguir gestionando el tráfico de
datos de forma que sean capaces de facilitar unos servicios innovadores
que funcionen y ofrezcan la calidad de servicio esperada por los
consumidores y las empresas
—  Actualizar normativas de licencia de contenido paneuropeo con el fin de
posibilitar nuevos modelos empresariales para propietarios de derechos y
usuarios comerciales, además de unas ofertas de contenido atractivas
para los consumidores

Confianza: contribuir a reforzar la confianza del consumidor en nuevos servicios y fomentar su adopción

—  Actualizar la normativa de privacidad de datos de la UE de forma que sea
clara y consistente de cara a los consumidores de la cadena de valor del
ecosistema móvil, además de lo suficientemente flexible como para
enfrentarse a posibles riesgos futuros, siempre fomentando la
innovación
—  Seguir apoyando las iniciativas de autorregulación del sector móvil
relativas a protección de menores tales como control parental,
educación y concienciación, así como sobre imágenes de abuso a
menores en línea
—  Promover y dar prioridad a iniciativas que contribuyan a desarrollar
conocimientos informáticos (eSkills) y aumenten la alfabetización
digital

Bouverot añadió: “Europa ha sido innovadora y líder desde los orígenes de las comunicaciones móviles, aunque su posición de líder se ha visto debilitada en los últimos años. La tercera ola móvil y la provisión de servicios conectados ofrece una nueva y notable oportunidad para el crecimiento en el futuro. Mi deseo es que el sector móvil y las instituciones europeas instauren un marco político positivo que continúe posicionando a Europa al frente de este sector tan estimulante”.

El evento Connected Europe incluirá Connected Living, una exhibición de demostraciones interactivas en directo y estudios de caso práctico altamente visuales dirigidos a explorar la forma en que el sector móvil está transformando las empresas, la educación, la sanidad, los servicios básicos y el transporte.