La Realidad Aumentada como aliada en la Industria 4.0
La Realidad Aumentada como aliada en la Industria 4.0

La compañía Ayming, ha analizado cómo la Realidad Aumentada ofrece la posibilidad de implementar nuevas soluciones y dotar a los sistemas de capacidades de inteligencia e interconexión, con el objetivo de mejorar el rendimiento industrial y aumentar su abanico de aplicación en múltiples sectores.

Publicidad

El concepto de Industria 4.0 está ligado a los nuevos métodos de organización del ciclo de producción en todas sus fases, gracias al avance de las nuevas tecnologías basadas en el Big Data, Cloud Computing o las tecnologías inmersivas de simulación y virtualización.

“Las Tecnologías de Inmersión y Simulación Virtual están viviendo su momento más dulce, gracias a las nuevas capacidades de procesamiento y al avance de las técnicas audiovisuales de los últimos años. Son fundamentales en los nuevos procesos de industrialización y prometen nuevas capacidades operacionales en los próximos años”, afirma Ignacio Gil Gutiérrez, consultor de Innovación de Ayming 

3 fases para recrear la Realidad Aumentada 

La Realidad Aumentada, permite representar todo tipo de información sin perder la percepción del mundo real a través de tres fases de desarrollo:

   1-Reconocimiento del entorno, que permite captar la realidad y los objetos físicos que se visualizan. 

   2-Procesado, la mezcla y la alineación, donde se interpreta la información captada del mundo real para generar las imágenes virtuales y mezclarlas de forma adecuada.

   3-Activación, que se basa en la proyección de las imágenes virtuales de forma sincronizada con el entorno, es decir en pantallas de ordenador, móviles o el propio display de las gafas de realidad aumentada. 

Grandes ventajas en el ciclo de producción 

Cuando hablamos de ciclo de producción debemos tener en cuenta que, en estos momentos, la Realidad Aumentada ofrece una serie de posibilidades gracias a la implementación de los procedimientos y el tratamiento interactivo de contenidos audiovisuales en tiempo real.

“Conociendo cuál es su funcionamiento, puede resultar sencillo imaginar algunas posibles aplicaciones de la Realidad Aumentada que están logrando grandes avances en las fases de diseño, cadenas de producción y montaje, así como en tareas de mantenimiento industrial, control de operaciones o en prevención de riesgos laborales dentro del sector industrial”, asegura el consultor de Innovación de Ayming. 

Estas innovaciones tecnológicas presentan nuevas metodologías que aportan un valor añadido en los procesos de simulación de resultados para el análisis de viabilidad tecnológica. Y es que, en un ciclo tan importante como el de la producción, la Realidad Aumentada está tomando un papel fundamental.

El concepto de Industria 4.0 está ligado a los nuevos métodos de organización del ciclo de producción en todas sus fases, gracias al avance de las nuevas tecnologías basadas en el Big Data o Cloud Computing

Además, los operarios pueden recurrir a guías de montaje, definición de procedimientos y despieces virtuales de sistemas complejos, así como contactar de forma remota con asistentes y supervisores.

Nuevas posibilidades en formación y prevención de riesgos laborales 

Una de las áreas beneficiadas por el empleo de los sistemas de Realidad Aumentada son la formación y la prevención de riesgos laborales.Y es que, los usuarios puedan familiarizarse y perfeccionar tareas, así como aprender a utilizar nuevas herramientas y formarse en nuevos procedimientos. 

Además, los programas de training también están viviendo su propia transformación, ya que posibilitan la obtención de nuevos programas de formación que permiten anticipar fallos y mejorar los tiempos de ejecución de técnicos y operarios para la optimización del ciclo de producción. 

Por otro lado, en las situaciones de emergencia en el ámbito laboral, la Realidad Virtual está permitiendo una simulación virtual de aquellos escenarios que podrían ocurrir en los procesos industriales (incendios, fugas, explosiones…), la detección de tareas mal ejecutadas, así como la proyección de rutas y vías de escape en el campo visual de los usuarios en protocolos de evacuación.