Durante los dos A?ltimos aA�os los Bancos Europeos se han estado preparando para dar el siguiente paso hacia la directiva europea sobre servicios de pago revisada, conocida por sus siglas en inglA�s como PSD2. Esta revisiA?n ha servido de catalizador a la banca tradicional para que evalA?en urgentemente su modelo de negocio y definan el rol que quieren adoptar en el futuro de la industria, asA� como el papel que desempeA�arA?n en la vida de sus clientes.

Publicidad

Esta legislaciA?n implica grandes cambios, como el aumento de la competencia, la innovaciA?n y la transparencia en el mercado de pagos europeo, mejorando asA� la seguridad de las transacciones en Internet y el acceso online a las cuentas. La competencia aumentarA? a medida que surjan nuevos desafA�os en los sectores del comercio electrA?nico y la tecnologA�a. El usuario tendrA? todo el poder en sus manos, mA?s opciones donde elegir y una mejor experiencia bancaria en general.

El cambio del mercado es inevitable. PwC asegura que «en 2018 se va a redefinir el modelo de negocio de las entidades financieras tradicionales». Las FinTech tambiA�n estA?n cambiando su modelo de negocio. Evo Banco, por ejemplo, cinco aA�os despuA�s de nacer, cambiA? su modelo estratA�gico con la intenciA?n de convertirse en pionero de la transformaciA?n digital y la banca mA?vil. La entidad cerrA? el aA�o pasado 39 oficinas, quedA?ndose solo con cinco para volcarse en la banca digital.

Desarrollos como la PSD2 estA?n forzando el cambio en esta industria

En el mundo de los grandes bancos, Santander lidera las asociaciones con las FinTech. Recientemente, Santander Innoventures, el fondo de capital emprendedor de tecnologA�a financiera del Grupo Santander, ha anunciado la inversiA?n en las empresas britA?nicas Pyxoneye y Curve, y en la estadounidense Gridspace, que se dedican a la personalizaciA?n predictiva, la tecnologA�a financiera conectada y la inteligencia conversacional, respectivamente.

Por su parte, los clientes cada vez se muestran mA?s interesados en esta forma alternativa de hacer las cosas en el mundo digital actual, donde el comercio electrA?nico y los gigantes tecnolA?gicos estA?n invadiendo cada vez mA?s el territorio de los bancos. Un estudio reciente sobre banca minorista elaborado por Bain & Company junto con Research Now ha revelado que el 60% de los espaA�oles estarA�a dispuesto a realizar operaciones bancarias con una empresa tecnolA?gica como Amazon o Apple.

Los bancos tradicionales convierten a sus rivales en aliados

Si bien existe una competencia entre lo antiguo y lo nuevo, algunos bancos tradicionales estA?n creando tendencia mediante el establecimiento de marketplaces y asociaciones con FinTech y terceros para ofrecer servicios a travA�s de una misma plataforma similar a la de Amazon. Al percibirse como socios potenciales en lugar de como competencia, pueden aprovechar sus fortalezas comunes, satisfacer las necesidades de los clientes de hoy e impulsar la innovaciA?n para los clientes de maA�ana.

La industria estA? cada vez mA?s abierta a la colaboraciA?n; una encuesta global de PwC ha revelado que el 45% de las entidades financieras tradicionales a��el 32% el aA�o pasado- reconoce tener ya algA?n tipo de acuerdo con compaA�A�as FinTech, y un 82% asegura que van a aumentar el nA?mero de alianzas durante los prA?ximos cinco aA�os.

SegA?n Eduardo Esparza, VP Country Manager de Affinion EspaA�a, a�?desde Affinion llevamos mA?s de 40 aA�os trabajando con la mitad de los principales bancos de EEUU y Europa, como RBS Group o SociA�tA� GA�nA�rale, ayudA?ndoles a aportar un valor diferencial en las interacciones con sus clientes. Hemos vivido como los grandes bancos han trabajado sin descanso durante aA�os para crear marcas de confianza y ganarse la fidelidad del consumidor. Si bien es cierto que las FinTech han entrado al mercado para aportar la agilidad y experiencia digital de la que a menudo carece la Banca, debido a la gran cantidad de regulaciones e infraestructuras heredadas.a�?

Sin embargo, la integraciA?n de los sistemas tradicionales con la tecnologA�a basada en la nube de la que se alimentan las startups supone un gran desafA�o. Este tipo de procesos, a menudo muy complejos, pueden afectar negativamente a las FinTech, ya que pueden agotar sus limitados recursos. El protocolo de adquisiciA?n de los bancos tambiA�n puede ser un obstA?culo importante que deben superar las nuevas empresas. A menudo requieren que los socios potenciales tengan cuentas con una antigA?edad de dos o tres aA�os, lo que algunas startups no pueden proporcionar.

Desarrollos como la PSD2 estA?n forzando el cambio en esta industria. Ahora que los gigantes tecnolA?gicos estA?n ansiosos por ocupar el papel que tienen los bancos en la vida de los clientes, es el momento perfecto para que la colaboraciA?n se convierta en el motor de la industria financiera.