Entrevista con Javier Pozo Ugidos, CIO de Universia
Entrevista con Javier Pozo Ugidos, CIO de Universia

Nombre: Javier Pozo Ugidos
Fecha de nacimiento: 18 de septiembre de 1976
Estado Civil: casado
Hijos: 2
Deportes que practica: correr, bicicleta de montaña
Hobbies: aparte de la tecnología, escritura (dos títulos publicados y uno a punto de salir), literatura, pintura, ajedrez
Estudios: Licenciado en Ingeniería Informática, Máster en Economía Digital, PDD por el IE, PMP
Personas a su cargo: +25
Antigüedad en la empresa: desde 2001. Trabajos anteriores: Participé en el lanzamiento de la Biblioteca Miguel de Cervantes y trabajé como consultor y líder técnico en varias compañías de software.

Publicidad

Entrevista con Javier Pozo Ugidos, CIO de UNIVERSIA (Grupo Santander)

¿A qué se dedica la parte principal del presupuesto de TI de la empresa?

En la adopción Cloud por parte de los Productos Digitales y en la aceleración de los procesos de ideación, desarrollo y entrega de software (CI/CD).

¿En qué área se está invirtiendo más este año?

En el desarrollo de Producto Digital.

¿Qué proyecto es del que está más satisfecho?

Universia. Es un privilegio poder formar parte de una organización internacional movida por un propósito tan ambicioso como ser la mejor plataforma abierta de servicios para universidades y estudiantes. Haber vivido el nacimiento y la evolución de Universia y ser una pieza activa en la implementación de su visión de futuro me hace sentirme muy orgulloso.

Si le pusieran todos los beneficios de la empresa a cargo del departamento de TI, ¿qué le gustaría implementar?

No creo que exista nada que debamos hacer que no hayamos arrancado ya, por lo que dedicaría esos recursos extra a acelerar los planes que ya tenemos en marcha.

No podemos avanzar en el producto digital sin dimensionar en paralelo una infraestructura que minimice los riesgos.

¿La seguridad es un problema?

Mi profesor de Criptografía en la universidad decía que el único sistema seguro es el que no existe. La seguridad forma parte de las reglas del juego. Si además vamos a modelos abiertos, implica correr aún más riesgos. Por ello es fundamental reforzar la seguridad. Más que un problema, es un requisito de la transformación tecnológica. No podemos avanzar en el producto digital sin dimensionar en paralelo una infraestructura que minimice los riesgos.

¿Se puede trabajar desde casa?

Sí, desde luego, pero depende del tipo de trabajo, del compromiso de las personas, de la madurez como organización, de las herramientas disponibles, de la cultura, etc. Bajo mi punto de vista, es una tendencia imparable y que tiene todo el sentido implementar a nivel de eficiencias y conciliación, por lo que se irá extendiendo más y más.

Bajo ningún concepto en su móvil puede faltar….

En este orden: correo, mensajería, agenda, contactos, mapas, cámara, podcasts, redes sociales.

¿Cuál es la herramienta que realmente le cambió la vida?

Mi primer PC, allá por 1988. Me fascinaba escribir órdenes a la máquina y que ella las ejecutase. Era algo casi mágico.

¿Harto de solucionar los problemas tecnológicos de la familia y amigos? ¿Qué le suelen pedir?

Para ser sincero, no soy muy manitas así que me piden poco. Ahora bien, para hablar sobre futuro, tendencias, oportunidades de negocio o aplicaciones de la tecnología, siempre me tienen a mano.

¿Tiene cuenta en redes sociales? ¿En cuáles?

Sí, prácticamente en todas con las que me encuentro y que pueden tener interés. Forma parte de mi trabajo comprender cómo se relacionan las personas entre sí a través de los medios digitales y prefiero construir una opinión en base a mi propia experiencia como usuario.

¿Qué es eso de la transformación digital? ¿Slogan o necesidad?

Absoluta necesidad. En el momento actual, la tecnología pone a nuestra disposición un abanico inmenso de posibilidades en términos de creación rápida de productos, optimización de procesos, personalización de la oferta, etc. En un entorno tan cambiante es obligatorio dedicar presupuesto a la exploración, a la innovación, a las pruebas, y hacerlo sin miedo y con ilusión. Pero no olvidemos que el cliente debe estar siempre en el centro. La tecnología por la tecnología no sirve para nada.

¿En la nube u on-premise?

En mi opinión, depende del grado de madurez de la organización. Y no me refiero solamente a madurez tecnológica. El viaje a la nube afecta a procesos legales, de costes, de operación, de desarrollo de producto digital, etc., lo cual genera tensiones que los directivos debemos ser capaces de gestionar. No obstante, si tuviese que dar una previsión de futuro, diría que en unos años lo raro será no tener la mayor parte de los sistemas en nubes públicas gestionadas por especialistas, pues las compañías deberían centrarse al 100% en su core de negocio. Zapatero a tus zapatos.

¿Inteligencia artificial en el entorno educativo?

Sí, por supuesto. Me fascinan el aprendizaje adaptativo, la gamificación aplicada a la enseñanza o las tecnologías inmersivas, por citar solo tres. La IA está detrás de todas ellas de un modo u otro. Y son sólo el comienzo. Opino que la educación es uno de los sectores donde más oportunidades se nos presentan en cuanto a innovación. ¿El fin de esta evolución? Como en Matrix, tomar una pastilla y aprender a pilotar un helicóptero en segundos.

¿Cómo se prepara a un alumno si no sabemos cuáles serán las profesiones de dentro de 5 años?

Gran pregunta. Como padre me la hago a menudo. Creo que familias y profesores deberemos esforzarnos en mayor medida en fomentar la curiosidad y la motivación de los jóvenes que en poner foco en sus capacidades técnicas. No hay recetas mágicas. Personalmente, conozco profesionales de éxito en Tecnología que estudiaron Antropología, Derecho o Historia. Alguien inquieto intelectualmente y con la suficiente voluntad podrá ejercer cualquier profesión, de manera independiente al espacio por donde decida comenzar.

¿Ve a un robot impartiendo clases?

Sí, ¿por qué no? Pero esto no significa que los profesores vayan a desaparecer. Existe una fantástica oportunidad para que los profesores aporten mucho más valor en el ejercicio de su labor. Dejemos las tareas repetitivas para las máquinas y las creativas, sociales y humanas para las personas.