En este contexto, la apuesta por la innovación y la tecnología es un antídoto contra la crisis económica que estamos viviendo, por su capacidad para reducir costes, identificar y evitar riesgos, estimular el crecimiento del negocio y diferenciarse de la competencia. Se trata de un contexto difícil que además está condicionado por un consumidor más exigente, informado y con una mayor inquietud social.
Es cierto que las empresas españolas han dado un salto de gigante en la utilización de la tecnología y de los servicios tecnológicos y de consultoría. Sin embargo, en algunos campos todavía se encuentran en fases más bien iniciales de implantación y aún queda mucho camino por andar.
Desde nuestra experiencia como proveedor global de soluciones de negocio que permitan a las empresas generar valor, recomendamos varias medidas que, basadas en la utilización de las tecnologías de la información y de los servicios TI y de consultoría, pueden ayudar a las empresas a competir con más garantías en momentos de crisis….y no crisis.
De manera muy resumida, estas son:
1. Optimización de la infraestructura tecnológica
Según la consultora Gartner, en 2009 el 70% de los centros de procesos de datos (CPDs) de las empresas que integran el ranking Global 1.000 necesitarán ser renovados, ampliados y reubicados porque no cumplirán con los requisitos operativos y de capacidad. Estas previsiones confirman la necesidad de que las empresas actualicen sus CPDs para que sean más eficientes y tengan más capacidad de adaptación a las necesidades del negocio futuro.
2. Refuerzo de la seguridad
Las empresas no pueden permitirse en estos momentos de incertidumbre que su negocio se vea alterado por incidencias externas, como pueden ser los desastres naturales, accidentes o ataques a su seguridad. Ante esto, es necesario pasar de una seguridad defensiva a una actitud más preactiva, definiendo una estrategia que cubra todos los procesos de la empresa, no sólo tecnológicos y que éstos se vean reflejados en un plan de continuidad de negocio.
3. Especialización
En el mundo de los negocios es difícil que las empresas sean especialistas en todas las áreas que conforman su cadena de valor. La clave está en la especialización de la empresa en los procesos y actividades que le aporten una ventaja diferencial respecto al mercado. Para esto, es necesario que la empresa visualice su negocio como si fuera un mapa de elementos, que se pueden priorizar en función de su aportación de valor al negocio, y a partir de esta priorización, decidir su mantenimiento o externalización a un tercero.
4. Soluciones de comunicación unificadas
La existencia de sistemas de comunicación fragmentados hace que las empresas sean menos eficientes de lo que podrían llegar a ser. La solución está en la implantación de un sistema de comunicaciones convergentes (sistema de telefonía IP) que aúne en una sola red las funciones que realizan actualmente las redes telefónicas convencionales (teléfonos, faxes y centralitas) y las redes informáticas de datos (ordenadores, PCs, impresoras, etc). De esta forma, las comunicaciones empresariales son más eficientes, los usuarios más productivos y se eliminan las barreras en la comunicación.
5. Optimización de la red logística y de distribución
La logística es un factor de competitividad clave que está tomando un protagonismo cada vez mayor en la cuenta de resultados, afectando al crecimiento y desarrollo de las empresas. Desde hace años, asistimos a un incremento de los costes de las operaciones logísticas debido a la subida de los precios del transporte, el incremento del coste de edificios e instalaciones, la aparición de nuevos competidores de países emergentes y a una mayor regulación. Para reducir el impacto de estos factores y aprovechar el entorno global de la economía, lo aconsejable es diseñar y desarrollar un Plan Director Logística, que facilite la transformación de los procesos logísticos apoyándose en tecnologías.
6. Aprovisionamiento global
Muchas empresas organizan sus compras de materiales directos o indirectos por regiones y por departamentos estancos de forma descentralizada. Esto provoca ineficiencias y eleva los costes de aprovisionamiento. En la actualidad es muy necesario que el área de compras sea más competitiva por dos razones: su gran impacto en el negocio y el contexto de crisis que obliga a las empresas a reducir costes y ser más eficientes.
Las empresas más avanzadas en la realización de compras gestionan este proceso con una perspectiva global basándolo en tres principios: unificación y estandarización de la compra de bienes y servicios; reducción del número de proveedores y aprovisionamiento global.
7. Política adecuada de gestión de impagos
La crisis dispara los impagos. Ante esta situación, lo conveniente es acelerar al máximo el proceso de recobro a través de políticas de actuación que se basen en una correcta segmentación de los clientes y explotación de datos. Para ello, se necesitan herramientas de información que permitan recoger los datos relativos a los impagos de los clientes y herramientas de explotación y análisis que analicen estos datos y permitan determinar las acciones que se han de llevar a cabo en cada momento.
8. Marketing de retención de clientes
La crisis económica está afectando a los hábitos de consumo de los clientes: si bien se está produciendo un descenso del consumo, bien se consumen productos y servicios más económicos o, simplemente, se dejan de consumir productos prescindibles. En estos casos la mejor estrategia es centralizar los esfuerzos de marketing en la retención de los mejores clientes para obtener el máximo retorno de la inversión de las estrategias comerciales.
9. Teletrabajo
La naturaleza de trabajo está cambiando: la globalización, mayor demanda de equilibrio personal/profesional, la necesidad de reducir costes, la mayor preocupación por el medio ambiente, la mayor competencia por el talento generan la necesidad de un entorno de trabajo más ubicuo y flexible. En este contexto, el teletrabajo tiene muchas ventajas, siempre que cuente con las tecnologías apropiadas, el soporte técnico adecuado y las habilidades profesionales necesarias y las métricas para valorar el trabajo en función de los resultados.
10. Nuevas fórmulas de financiación
Las condiciones para la concesión de préstamos a empresas se han endurecido debido a la crisis financiera. Hay menos crédito y es más caro. Ante esto, existen expertos en financiación de tecnología. Generalmente son empresas especializadas, ligadas o no a los fabricantes, pero con poca o ninguna relación con los mercados financieros.
La tecnología es un favor clave a la hora de proporcionar soluciones a las empresas para mejorar su eficiencia y procesos de negocio. No es un tema menor. La apuesta por la innovación y por la inversión en tecnologías de la información debe ser la llave que permita a las empresas españolas diferenciarse de la competencia.

>