cio

La pandemia supuso un baño de realidad para las empresas, muchas de las cuales no eran tan ágiles y resistentes como pensaban. Si antes algunas de ellas veían la transformación digital como una opción, hoy es un imperativo. En todos los sectores existe la necesidad de que las empresas vean la digitalización como una prioridad y se centren en el cliente, se basen en los datos y ofrezcan una rápida rentabilidad.

Sin embargo, este cambio puede ser difícil. Los silos de datos, los sistemas heredados y la insuficiencia de capacidades técnicas a menudo funcionan como un ancla que impide a las organizaciones avanzar. Todo esto tiene implicaciones para el CIO. Considerados cada vez más por los directores generales como un aliado clave en el camino de transformación digital de su organización, cada vez son más los CIO a los que se les encomienda la tarea de reconceptualizar e integrar la resiliencia en su organización. He aquí tres ideas clave que ayudarán a los directores de TI a posicionar mejor su negocio para responder y recuperarse de futuros reveses e innovar con celeridad.

1. TI y negocio, siempre alineados

Tradicionalmente, las estrategias de transformación digital han sido impulsadas por el CIO y el responsable de negocio, cuyos indicadores de rendimiento (KPI) han sido diferentes, se ha involucrado de manera esporádica. La velocidad de los avances tecnológicos y las cambiantes expectativas de los clientes exigen ahora más que nunca que sus objetivos se alineen y trabajen de manera integrada. Mantener separados a los equipos de negocio y de TI supondrá, en el mejor de los casos, dar la espalda a las oportunidades que ofrece la tecnología. En el peor, provocará el caos. Para evitar la fricción, el despilfarro económico y posibles desencuentros, los CIO deben procurar que la transformación digital se promueva de forma conjunta y garantizar que el éxito también se mida así.

Cada vez son más los CIO a los que se les encomienda la tarea de reconceptualizar e integrar la resiliencia en su organización

2. Crear una arquitectura basada en los datos

Los datos han redefinido por completo la forma en que las empresas hacen negocios y toman decisiones. Están ayudando a crear nuevas fuentes de ingresos, a encontrar nuevas formas de tratar con sus proveedores, a entender a sus clientes y a ponerlos en el centro de todo lo que hacen. En muchos casos, no son los datos los que frenan a las organizaciones, lo que falla es la forma en que sus sistemas se han configurado para gestionar la información.

Los directores de TI deben preguntarse qué capacidades y funciones técnicas son necesarias para que sus sistemas de datos tengan éxito y considerar, al mismo tiempo, hasta qué punto están preparados estos sistemas para el futuro. Más allá de la creación de una arquitectura orientada a datos, el cambio hacia cloud, la IA y el desarrollo de aplicaciones, los CIO deben valorar cómo aprovechar y crear las habilidades internas necesarias; cómo fomentar una mentalidad de soluciones rápidas y relevantes; y cómo reducir riesgos en la implementación del cambio.

3. Innovar sin salirse del presupuesto con licencias flexibles

Los directores de TI están acostumbrados a lidiar con presupuestos reducidos porque muchos proyectos de diferentes unidades de negocio compiten por los mismos recursos. Cualquier posibilidad de reducir los costes de infraestructura, consultoría e implementación, formación y licencias de software es prioritaria en todo momento. Ahora que es más sencillo acceder al software gracias a la nube, los CIO deben buscar acuerdos flexibles y adaptados a sus necesidades y marco presupuestario. De este modo, los CIO podrán posicionar mejor su negocio para reducir el coste total de propiedad, minimizar las necesidades de almacenamiento y garantizar la innovación continua.

Gonzalo Goñi, Solution Engineer Director, Salesforce