Manuel Navarro


Las compañías se encuentran con los problemas derivados de la dificultad de unificación y gestión conjunta de todos los sistemas y datos tecnológicos. En la actualidad, podría resultar muy complicado tener una visión global y unitaria de la actividad empresarial que informe sobre su rendimiento o sobre los procesos. Unos procesos que, por incompatibilidades tecnológicas no pueden hablar entre si. Ya sea en el mundo de los datos o en el de las aplicaciones son comunes a todas las empresas los problemas de conectividad e interacción.

Las tendencias en la tecnología de software y la complejidad de los entornos de TI traen consigo una demanda creciente del mercado de consultoría TI y de la integración de sistemas. Todas las compañías se enfrentan a la misma situación: el mercado ha cambiado, la competencia es más fuerte, y la presión sobre los costes va en aumento. Con estas condiciones generales, las estructuras de TI también están cambiando. El mercado siempre se comporta de forma pragmática respondiendo, tarde o temprano, a la realidad, a la hora de resolver sus problemas. Si hablamos de sistemas de información, hoy podemos afirmar que el criterio de “modernización por evolución” en términos globales. contra “modernización por sustitución”, está ocupando el sitio que se le esperaba. Para conseguir esto, “sólo ha sido necesario esperar a los resultados reales de muchos de los grandes proyectos de inversión que, movidos por las modas de poner delante “productos específicos” o por el poder de las “Marcas”, no habían tenido en cuenta, con la seriedad suficiente, factores tan fundamentales como la relación costes/prestaciones, el retorno de la inversión y mucho menos el coste de explotación. Hoy, por culpa de la crisis o, mejor, “gracias a ella”, en lo que se refiere a software de aplicaciones, definición de procesos, gestión de  información, muchos se están viendo obligados a optimizar sus recursos económicos, lo que les obliga a dar un paso más allá del “Power Point” al tomar decisiones de gasto. Esto les aportará grandes beneficios en la siguiente etapa, y mucho de ello será posible gracias a la decisión de implementar soluciones de integración que permitan aprovechar mucho de lo que existe actualmente.

Pero, ¿cómo está afectando la crisis a este mercado? Pues parece que en principio, no. Juan Brogeras, director de la división de gestión de la información en IBM asegura que “la tendencia es que cada vez más las empresas empiezan a ver la importancia de la integración de la información para el negocio, así como la necesidad de tener una estrategia al respecto. Y este interés ha despertado al mercado. Ahora bien, la crisis económica y el recorte de presupuestos han provocado que las empresas demanden soluciones de integración que se ajusten a su actual situación presupuestaria, lo que ha motivado un aumento significativo de la oferta de soluciones de integración de información bajo un modelo de pago por uso, que es mucho más flexible”. Por su parte, Jordi Calvera Sagué, Director General de InterSystems Iberia, cree que “aquellas empresas que tienen claros los beneficios del software de integración han visto en él una la vía para alcanzar los objetivos y prestaciones de las tecnologías de información que demanda su organización, salvando las actuales restricciones de inversión a las que se encuentran sometidas. La integración permite optimizar los procesos de negocio y aumentar la eficiencia, lo que se traduce en un ahorro de costes, además de un retorno de la inversión mucho más rápido, al permitir aprovechar los datos y la funcionalidad en las aplicaciones ya adquiridas e implementadas. La inversión suele ser mucho  menor que la requerida en un escenario de sustituir lo existente por nuevas aplicaciones  y, en muchos casos, se consiguen mejores resultados”. Finalmente, Manuel del Pino, director Preventa de Information Builders afirma rotundo que “a pesar del complicado clima económico que llevamos sufriendo en los últimos años, han aumentado los presupuestos asignados a proyectos que permitan compartir la información entre socios, clientes y proveedores, así como automatizar las sofisticadas transacciones de alto nivel tanto dentro como fuera de la empresa. Y es que la integración puede hacer mucho por la empresa en tiempos difíciles. Vivimos el mejor momento para invertir en recursos en la búsqueda e implementación de métodos que puedan mejorar las operaciones clave del negocio. Esto no sólo reducirá los efectos negativos de la recesión, sino que también ayudará a situarse en una posición privilegiada cuando pase la tormenta y el mercado empiece a mejorar. Aquí es donde entra en juego la integración. Muchas empresas ven la integración como una serie de proyectos de gran complejidad, que exigen múltiples recursos y herramientas de distintos proveedores. Sin embargo, a través de pequeños proyectos delimitados y estratégicamente planificados se pueden lograr beneficios inmediatos y crear un valor fiable a corto plazo, especialmente durante períodos de crisis económica, al tiempo que prepara para seguir obteniendo buenos resultados cuando lleguen los días de crecimiento y expansión”.


Hacia el modelo SaaS


El modelo de software como servicio parece que va a ir imponiéndose también en este tipo de herramientas. La principal ventaja: el ahorro de costes y el tener acceso a una tecnología, que en caso de ser propiedad del cliente, supondría tener que afrontar un importante desembolso económico. De todas formas las empresas con este tipo de soluciones todavía no se atreven a apostar por este modelo en un terreno tan complejo como el del software de integración. En el lado de los que apuestan por este modelo se encuentra el portavoz de IBM quien afirma que “la situación económica ha marcado de una manera determinante la curva de adopción de SaaS, que según IDC este año va a alcanzar su madurez. Esto se debe fundamentalmente a los beneficios que SaaS ofrece a las empresas, especialmente en reducción de costes, ya que al usar un modelo de pago por uso flexible no es necesario hacer actualizaciones, el tiempo de implantación es menor y requiere de menos costes, permite un acceso a los datos en cualquier momento y lugar, y proporciona una mayor escalabilidad y ahorro en infraestructuras, ya que no requiere de un hardware determinado. En IBM no somos ajenos a la evolución del mercado, y los beneficios que modelos como SaaS pueden ofrecer a los clientes, por lo que en nuestra oferta de soluciones integramos la plataforma InfoSphere Information Server, diseñada con el objetivo de poder ofrecer este tipo de herramientas como un servicio”.

En el otro extremo se encuentra, por ejemplo, el director general de Intersystems, para quien “la oferta de software de integración es todavía anecdótica y, en mi opinión, seguirá siéndolo durante muchos años ya que, por su propia naturaleza, no encaja en este modelo. Sin embargo la adopción por parte de una organización del modelo SaaS, para algunas de sus aplicaciones, lleva a la empresa nuevos retos a la hora de hablar de integración, porque sigue existiendo la necesidad de integrarlas con aquellas que se explotan dentro de la propia organización. Este es un problema mucho más difícil que la integración de aplicaciones  internas. Internamente uno puede establecer estándares y normas, el significado de los datos, su formato y como se envían. Pero cuando se trata de aplicaciones externas, tiene que encajar con lo que ofrece cada uno de los proveedores SaaS con los que se tengan aplicaciones. Eso hace que la empresa deba mantener sus procesos de negocio automatizados mediante un conjunto mucho más heterogéneo de tecnologías y proveedores, haciendo aún más necesaria la utilización de un software de integración”.

Por su parte, la puesta en marcha del concepto Cloud Computing por sí mismo, no debe afectar a estas herramientas absolutamente en nada. Se trata de un nuevo modelo de negocio que utiliza la red para la prestación de servicios de uso de aplicaciones en remoto. Cloud Computing debe requerir, por ejemplo, niveles altos de identificación de usuarios, protección de datos, seguridad transaccional, alta disponibilidad y un rendimiento adecuado para no ser rechazado por el usuario. Pero todos estos factores son, igualmente, requerimientos “de facto” en todas las soluciones empresariales, Cloud Computing o no, que requiriendo cumplir criterios de interoperabilidad se implementen sobre plataformas de integración. El modelo de cloud computing es ahora mismo una opción de tecnología viable que puede mejorar los resultados finales de la empresa: les permite centrarse en su negocio principal, reaccionar más rápido a las condiciones del mercado, ganar acceso a las últimas tecnologías, e incrementar su capacidad para ser más flexibles. Y lo que es más importante, esta nueva tecnología puede suponer unos ahorros de costes de un 20% en inversiones en recursos tecnológicos. Y al final, con el modelo cloud se obtienen las mismas ventajas en cuanto a disponibilidad y calidad de la información de la empresa, a la vez que se reducen los costes de infraestructuras en TI. En opinión de Juan Brogeras de IBM, “las nuevas soluciones van a ir más marcadas por las necesidades de las empresas en cuanto a integración de la información que por el modelo sobre el que se les ofrezca dicha solución. Es decir, que el motor de la evolución de las nuevas soluciones radicará en el esfuerzo de los proveedores por innovar y mejorar las plataformas y funciones de integración de la información, para asegurar que los clientes reciben información fiable, coherente, puntual y completa, y así puedan controlar su calidad durante todo el ciclo de vida. Esto no impide que, por otro lado, y paralelamente podamos ofrecer como alternativa la posibilidad de acceder a esa plataforma y funciones en la nube por sus ventajas económicas y medioambientales, entre otras”. Desde la multinacional Sybase se muestran convencidos de que “sin lugar a dudas la integración de datos continuará explorando “la nube” y las ventajas que esta ofrece. Por otro lado, existe una tendencia creciente en los volúmenes de datos que las empresas gestionan y una necesidad de adaptarse a la nueva normativa que regula el tratamiento de la información, lo que nos lleva a pensar que las herramientas de integración seguirán siendo un “must have” para las organizaciones”.

Cloud y el software ofrecido como servicio (SaaS) preocupan los aspectos relativos al hospedaje de los datos, su regulación y legislación aplicada dependiendo de la localización geográfica de los servidores que sustentan el servicio, así como aspectos relacionados con la integridad, disponibilidad, o recuperación en caso de desastre. E igualmente, la computación en nube pone en peligro las libertades de los usuarios, porque éstos dejan su privacidad y datos personales en manos de terceros. La seguridad es otro inconveniente, y es que los servicios ofrecidos en masa deben ser servicios seguros y eficientes, y con niveles de seguridad mucho mayores que los actuales, como por ejemplo la autenticación basada en firma digital, y no solamente en el usuario y contraseña de toda la vida.  Por estos y otros motivos algunos directivos, como el director general de Intersystems aseguran que “estamos muy lejos de encontrarnos en la era del Cloud Computing, y su nivel de adopción es todavía ínfimo. No veo que a corto medio-plazo vaya a afectar al software de integración”. En la misma línea se encuentra el portavoz de Information Builders: “El cloud tiene muchas cualidades para hacerse un hueco dentro del mercado del software, ahora bien, está por ver que tamaño adquiere este hueco en el futuro”.


Las tendencias


La plataforma de integración está adquiriendo cada vez más relevancia en los sistemas de información de la empresa. Ya no solo nos conformamos con extraer y cargar información de diferentes fuentes sino que podemos aplicar procesos de análisis y calidad, crear estándares corporativos e incluso disponer de funcionalidades tan interesantes como la trazabilidad de la información (conocer todas las etapas por las que fluye la información, desde nuestros transaccionales hasta nuestras herramientas de B.I.)

Para Juan Brogeras, director de la división de gestión de la información en IBM, “el futuro de las plataformas de integración pasa por incluir la visión de negocio en la arquitectura TI lo que permitirá una comunicación efectiva entre negocio e tecnología, alineando objetivos y reduciendo los tiempos de desarrollo. En esta dirección IBM ya ha incluido en su plataforma de integración un módulo de definición funcional y un diccionario de términos de negocio que permite enlazar las definiciones  y categorías a elementos técnicos”.


Según este directivo, la tendencia en el mercado de la integración estará en la existencia de una plataforma completa que permita:


–     Analizar y descubrir el estado de los datos

–     Asegurar la calidad de la información

–     La gestión, transformación y análisis de la información en tiempo real.

Esta plataforma deberá tener un repositorio común de metadatos, capaz de ser el hilo conductor y navegador de la información, tanto a nivel técnico como de negocio.


Uno de los aspectos que caracterizan al mercado del software de integración es que se encuentra en una fase de consolidación, en la medida en que la mayor parte de desarrollos actuales pasan por reutilizar los sistemas existentes de manera más eficaz y más cercana a las necesidades del negocio. La situación actual es de evolución de las áreas de TI que, finalmente, se traduce en la necesidad de integrar antiguos desarrollos, paquetes de gestión, bases de datos, etc… para resolver el problema en su conjunto. Y es que las herramientas de integración proporcionan una gran cantidad de ventajas a las organizaciones empresariales. Algunos como Jordi Calvera Sagué, Director General de InterSystems van más lejos: “La integración de datos no es que aporte ventajas. Es un imperativo para una empresa del siglo XXI y cualquier software de integración se la puede proporcionar. Sin embargo, cuando hablamos de integración debemos considerar cuatro categorías básicas de motivación de un proyecto de integración:

1.      Coordinación de datos;

2.      Orquestación de procesos de negocio;

3.      Business Activity Monitoring;

4.       y desarrollo de Aplicaciones Compuestas.

Siempre hay un motivo u objetivo principal pero, a la hora de la verdad, cualquier integración acaba teniendo componentes de más de una de estas áreas.

Si hablamos de Coordinación de datos, más allá de la integración de datos, estamos hablando de mover datos transaccionales entre las aplicaciones para proporcionar consistencia, y mantenerlos actualizados y sincronizados en todas ellas. Transforma los datos específicos de una aplicación en un recurso de información compartido, permitiendo a la empresa reducir los costes y errores asociados con introducir y mantener una información consistente, en sistemas dispares, permitiendo, además, que estén sincronizados en todo momento. El resultado es una calidad de datos mejorada y un aumento de la productividad, garantizando el acceso a datos consistentes en todas las aplicaciones y en todo momento”. Para Manuel del Pino, director Preventa de Information Builders, “desde un punto de vista general, las ventajas van desde el aumento del valor de la información corporativa y mayor productividad operacional, a la reducción de costes operativos y mejora de la competitividad. En cuanto a beneficios más concretos podemos hablar desde la mejora del servicio al cliente y el cumplimiento de normativas, a ayudar a las compañías a identificar nuevas oportunidades de marketing, mejorar procesos e incluso a la detección del fraude”. Por su parte, desde Sybase se cree que con la integración de datos se permite reducir la complejidad del entorno y los costes operativos. Son varias las técnicas de integración de datos y cada una tiene sus ventajas: la replicación de datos permite a la organización ofrecer una única visión de la información, lo cual permite una toma de decisiones ágil y basada en información precisa y actualizada. También garantiza la disponibilidad de la información y facilita el acceso a ella, reduciendo los tiempos de consulta y agilizando la generación de informes; con el ETL se pueden copiar y consolidar en un único repositorio datos que provienen de distintas fuentes; gracias a la federación, es posible virtualizar la administración y el almacenamiento de los datos cuando éstos no se pueden copiar ya sea por restricciones legales, porque supondría incrementar los costes o porque se crearían incoherencias.


Cambiar los procesos de negocio


Uno de los problemas de este tipo de soluciones es que mucho software de integración requiere que las empresas cambien sus procesos de negocio para adaptarse al modelo arquitectónico de la solución de integración, lo que perjudica el desarrollo de este mercado. Para el portavoz de IBM, “el objetivo de cualquier solución de integración es el de unificar los diferentes repositorios de información para proporcionar una visión única, precisa y fiable de la realidad. El problema subyacente es la dispersión de los datos empresariales muchas veces debida a fusiones, adquisiciones o ampliaciones no controladas. Para solucionarlo debemos aspirar siempre a simplificar nuestra arquitectura informacional sin que nuestros procesos de negocio puedan verse afectados. Esto es posible ya que hoy en día existen soluciones de integración (replicas, federaciones) que no tienen impacto ni en los procesos de negocio ni en los aplicativos existentes”. Por su parte, desde Intersystems, su director general asegura que “En nuestro caso entendemos que el software de integración ha de ser un facilitador para que la empresa pueda adoptar e implementar los procesos de negocio que requiere para optimizar su gestión. Debe romper la barrera que existe cuando el proceso se inicia en una y ejecuta en una aplicación, sigue en otra y termina en una tercera. Cada una de las aplicaciones gestiona la parte del proceso que le corresponde, pero ¿qué pasa con ligazón de de estos subprocesos?, ¿y si una regla de negocio implica subprocesos de diferentes aplicaciones? Este es el tipo de problemas que ha de resolver la componente de BPM de bajo nivel del software de integración, y esto es lo que hace Ensemble. Si la empresa ha tenido que adaptarse a algo, ha sido a las restricciones de los subprocesos de cada uno de las aplicaciones integradas, ya que su abanico de posibilidades es finito, y no siempre contemplan el que a la empresa les gustaría. En algún caso ha sido el software de integración el que ha actuado como facilitador, añadiendo nuevas reglas de negocio no contempladas por las propias aplicaciones integradas”.


Conclusión


Aunque las empresas son conscientes de que necesitan soluciones de integración, la gran mayoría no sabe por dónde “tirar”. Lo primero que hay que asegurar es qué pretendemos integrar: si datos o aplicaciones. Para integrar datos únicamente se necesitan capacidades de generación y gestión de bases de datos federadas. En estos casos, si se trata de volúmenes de cierta dimensión con un número de usuarios importante, nuestra recomendación es requerir a los posibles proveedores que realicen pruebas de concepto utilizando los datos y volúmenes reales, y medir las diferencias entre unos y otros respecto a tiempos de desarrollo, tiempos de explotación, sencillez o complejidad de administración y gestión.

Existe la tendencia a creer que mucho software de integración requiere que las empresas cambien sus procesos de negocio para adaptarse al modelo arquitectónico de la solución de integración, lo que perjudica el desarrollo de este mercado. Sin embargo, los conceptos de sustitución utilizados en los últimos 10 años y los proyectos de reingeniería drástica han generado muchos costes que, con demasiada frecuencia, han sido muy difíciles de justificar. Si, de entrada, un software de integración requiere la sustitución de lo que hay, o bien no es un software de integración sino uno de sustitución, o bien la empresa está en tal desastre que no se puede decir que tenga realmente implementado ningún tipo de proceso. Los sistemas existentes que sean útiles, y una gran parte de ellos generalmente lo son, tienen que poder seguir funcionando. No hay razón para tirar el valor de esta inversión anterior. La capacidad de desarrollar servicios Web o aplicaciones compuestas en un nuevo concepto de arquitectura SOA que permite “añadir funcionalidad nueva inter-aplicaciones”, junto a la definición de nuevos procesos de negocio suplementarios, deben permitir diseñar un proyecto que contemple un periodo de medio o largo plazo de transición, que permita sustituir las aplicaciones ya existentes, de manera progresiva y según su obsolescencia, por aplicaciones conectables de nueva generación que nacen ya incorporadas al nuevo entorno SOA. SOA es la respuesta a los problemas de integración que tienen las empresas hoy en día. Las Arquitecturas Orientadas a Servicios no se limitan a simplificar el proceso de modernización, sino que puede conseguir que este proceso y la reutilización de los activos de otros sistemas alcancen un nuevo valor para la organización.

Uno de los principales dinamizadores que impulsan a adoptar SOA es la posibilidad de reutilizar los activos existentes. La mayoría de los responsables de Tecnologías de la Información (TI) están entusiasmados ante la posibilidad de reutilizar las actuales aplicaciones y datos para desarrollar y ofrecer nuevas soluciones a los usuarios del negocio. Y, para la mayoría de las organizaciones, las denominadas aplicaciones heredadas concentran una considerable inversión en tiempo, dinero y propiedad intelectual a largo plazo. El descubrimiento de vías que permitan reutilizar y aprovechar estos activos puede ser la clave que necesitan las organizaciones para incrementar la eficiencia de los procesos de negocio, extraer y presentar la información e incluso retirar los sistemas redundantes.  La combinación de SOA con procesos de modernización de sistemas heredados prepara el terreno para este valioso tipo de reutilización.

La duplicación de datos y de la lógica del negocio que se produce dentro de los departamentos y entre ellos es un tema clave para muchas compañías. Aunque pocas empresas lo admitirían públicamente, la conclusión a la que, como era de esperar, han llegado muchas organizaciones, es que existen distintas versiones de los datos y lógica del negocio en diferentes aplicaciones. Cualquiera que haya intentado actualizar sus datos personales y dirección en su sucursal bancaria, confiando en hacer el procedimiento una sola vez, habrá experimentado los efectos de este persistente problema.

Existen muchas razones que explican esta situación: una comunicación deficiente, escasa tecnología para aprovechar los actuales sistemas y los silos de información de las organizaciones son algunos de los “sospechosos habituales” que están en el origen de esta duplicación. Los departamentos de TI que consigan eliminar el problema de la duplicación, pueden conseguir un considerable ahorro en mantenimiento y desarrollo. Un ahorro que puede traducirse en un beneficio real para los usuarios del negocio, ya que estos departamentos pueden orientar sus esfuerzos hacia el desarrollo de nuevas soluciones. La combinación de modernización de sistemas heredados y SOA ofrece una posibilidad de hacer frente, por fin, a este permanente desafío.



Solución novedosa


Para ampliar su liderazgo en la industria de la integración de datos, Oracle anunció Oracle 11 g GoldenGate y Oracle Data Integrator Enterprise Edition 11 g ; las nuevas versiones de los dos productos que forman la base de la línea de productos de integración de datos de Oracle.

Los nuevos productos, parte de la familia de productos de Oracle Fusion Middleware, ofrece clase empresarial, integración de datos en tiempo real, ofreciendo una mayor integración con las aplicaciones y tecnología de Oracle, el apoyo a otros sistemas heterogéneos, y el mejor rendimiento en su categoría.

Oracle GoldenGate 11 g proporciona integración de datos en tiempo real y la continua disponibilidad de los sistemas en misiones críticas a través de su único bajo impacto, baja latencia de adquisición de datos, distribución y la capacidad de entrega.

Oracle Data Integrator Enterprise Edition 11g proporciona rápida y eficiente carga y transformación de los datos a tiempo en un entorno de almacenamiento de datos a través de su tecnología de alto rendimiento Extract Load and Transform (E-LT).

A fin de garantizar que la información es exacta y consistente a través de sistemas complejos, Oracle también anunció Oracle Data Quality for Data Integrator 11 g and Oracle Data Profiling 11 g, que también forman parte de la línea de productos de integración de datos de Oracle.

Oracle Data Integration es la solución más completa, abierta e integrada de clase empresarial para datos en tiempo real. Los clientes pueden reducir los costes de TI y los riesgos, logrando mayor rapidez de uso y análisis de sistemas operativos.


Integración más estrecha, Compatibilidad ampliada y un mejor rendimiento


Estas nuevas versiones ofrecen una mayor integración con las aplicaciones y tecnología de Oracle, incluyendo:

  • Oracle GoldenGate 11 g está certificado para las soluciones operativas de informes sobre las aplicaciones de Oracle como Oracle E-Business Suite, PeopleSoft y Oracle JD Edwards.
  • Oracle 11 g GoldenGate permite la adopción de la generación de aplicaciones de Oracle que viene con la introducción de soporte para nuevos tipos de datos adicionales.
  • Oracle GoldenGate 11 g se encuentra certificada con Oracle Exadata Database Machine.
  • Oracle Data Integrator Enterprise Edition 11 g proporciona integración con Oracle JDeveloper y Oracle Enterprise Manager , mejorando el apoyo para el ciclo de vida completo desde la productividad del desarrollador a la manejabilidad.
  • Oracle 11 g GoldenGate también incluye la entrega nativa del nuevo Oracle TimesTen de bases de datos.
  • Oracle Data Integrator Enterprise Edition 11 g ofrece un entorno de diseño integrado con Oracle GoldenGate 11 g basada en registros, en captura de datos que cambian en tiempo real y capacidades de entrega. La solución permite a los clientes desplegar las soluciones de almacenamiento en tiempo real sin afectar a los sistemas de código o al grupo de ventanas.
  • Soporte ampliado para sistemas heterogéneos y mejoras de interoperabilidad son:
  • Oracle GoldenGate 11 g soporta la captura basada en el registro de, y proporciona a, DB2 de IBM, captura de mensajería basada en sistemas de JMS y entrega a IBM DB2 para iSeries.
  • Oracle Data Integrator Enterprise Edition 11 g proporciona apoyo adicional para el procesamiento analítico en línea (OLAP) que incluye Oracle Essbase.
  • Oracle Data Integrator Enterprise Edition 11 g también proporciona soporte para aplicaciones SAP y API que se pueden incrustar directamente en aplicaciones personalizadas.
  • Oracle Data Quality para Data Integrator 11 g y Oracle Data Profiling 11 g intensifica su asistencia internacional con multi-idioma de cliente y servicios de optimización única y de doble byte, así como la mejorada verificación de direcciones a través de geografías.

Las mejoras en el mejor rendimiento del mercado, incluyen:

  • Las capacidades de alto rendimiento LT-E de Oracle Data Integrator Enterprise Edition 11 permiten una rápida y más eficiente carga y transformación de datos en tiempo real en un almacén de datos. Oracle Data Integrator Enterprise Edition 11 g trabaja en WebLogic Server, además de mejorar la escalabilidad y rendimiento.
  • Oracle GoldenGate 11 g para la base de datos Oracle ofrece la recuperación simplificada para reducir significativamente la ventana de recuperación para largas transacciones en ejecución que experimentan interrupción. También proporciona mejoras en el rastreo de transacciones para identificar de forma más sencilla los cuellos de botella y ajustar el entorno de integración de datos para un rendimiento óptimo.



Inteligencia para convertir la explosión de datos en información de valor


Juan Brogeras, director de la división de gestión de la información en IBM


La proliferación de datos en todo el mundo está experimentando un crecimiento sin precedentes. De hecho, según datos de la consultora ABI Research, en 2015 el volumen de datos mundial se habrá multiplicado por 20 y el número de transacciones móviles por 40.


En este contexto, es fundamental que las organizaciones que quieran hacer una gestión de la información eficiente analicen las características de los contenidos actuales y sepan cómo utilizarlos obteniendo el mayor valor posible.


Para ello las empresas necesitan asegurar que cuentan con la infraestructura tecnológica adecuada, no sólo para afrontar el acceso y la gestión de este volumen de información, sino también para asegurar que la información sobre la que van a basar la toma de decisiones es fiable, de calidad, que está contextualizada y que va a estar disponible en tiempo real.


Cada día se genera un gran volumen de información en las empresas como consecuencia de las diversas actividades y procesos que se llevan a cabo en cada uno de los departamentos que las integran. Todo este volumen de datos, procedente de sensores, productos o maquinaria, constituye una información de alto valor que, con una correcta interpretación y gestión puede contribuir a generar beneficios y nuevas oportunidades de negocio.


Para lograr ese control de la información, las empresas deberán dejar atrás el trasnochado modelo consistente en el simple almacenamiento de la información y empezar a gestionarla de manera inteligente. Sólo con este enfoque podrán mejorar el proceso de toma de decisiones para mantener una posición competitiva en el mercado.


En definitiva, ante el imparable crecimiento global de datos aquellas empresas que quieran estar preparadas para controlar y gestionar su información, convirtiéndolas en un activo estratégico para la toma de decisiones, deberán preguntarse qué información necesitan, dónde se encuentra alojada, cuál es la más relevante para su negocio y cómo la pueden localizar y extraer. Sólo un proceso de gestión de la información inteligente permitirá a las empresas mejorar en contexto actual.



Qué hay que exigir a una herramienta de integración


Seleccionar una plataforma o un software de integración no es tarea fácil. Para ello es imprescindible entender cuáles son sus principales funciones y saber cómo rentabilizarlas. Existen siete funciones que son de vital importancia y que deben ser cubiertas por un software de integración para poder abordar un proyecto con éxito:

Conectabilidad.

    La capacidad de conexión es la función primaria de toda plataforma de integración puesto que ofrece un canal de comunicación entre la plataforma y cada una de las aplicaciones que se están integrando. Muchas plataformas de integración realizan esta tarea mediante “adaptadores”, que no son otra cosa que líneas de código previamente escritas, capaces de hablar los protocolos nativos de fuentes, conectándolas con la plataforma. Estos adaptadores tienen como principal objetivo acelerar el proceso de integración, y también reducir los costes asociados a la creación código para cada conexión que se realice.

    Así, al elegir una plataforma de integración es necesario comprobar el número y el tipo de adaptadores que incluye, y si esa plataforma puede conectar todas las aplicaciones ya existentes. De igual modo, es importante comprobar que disponemos de las herramientas necesarias para crear nosotros mismos los adaptadores necesarios en cada caso, y si son fáciles de crear y utilizar.

    Este último aspecto puede llegar a ser vital porque es casi seguro que tendremos que integrar alguna aplicación específica que nos obligue a desarrollar un adaptador a medida.

    Abstracción

      La abstracción es la segunda de las funciones básicas de cualquier plataforma de integración. Se trata del proceso de representar los datos y funcionalidades de las aplicaciones existentes en un formato unificado. Este formato unificado elimina la necesidad de conocer todos los protocolos, datos o modelos de programación que utiliza cada una de las aplicaciones que estamos integrando. Algunos de los mecanismos de abstracción más utilizados son:

      –         J2EE. Es extremadamente útil cuando se trabaja con aplicaciones y lógica de negocio, pero no lo es tanto cuando se trata de datos.

      –         XML y servicios Web. Nos permiten trabajar cómodamente con aplicaciones asociadas que ya tengan servicios Web activos. Para aplicaciones que no tengan tal funcionalidad implementada (antiguas o a medida) deberemos hacer implementaciones a medida o de terceros para hacerlas compatibles con los servicios Web.

      –         “Formas canónicas”. Están basadas en la representación estandarizada de datos o funciones mediante tecnología de Orientación a Objetos. Es posible que necesitemos transformar previamente en la Plataforma de Integración aquellos datos y funciones que queremos abstraer. Este mecanismo es muy flexible y potente si, además, logramos que estas formas canónicas puedan exponerse o proyectarse como clases estándar Java, .NET, Servicios Web, C++, etc.

      Es tremendamente importante que la plataforma de integración disponga de una abstracción flexible: que permita representar datos y funcionalidades y de cualquier aplicación a integrar; que la abstracción se consiga sin tener que modificar las aplicaciones integradas; que sea independiente de las tecnologías usadas para el desarrollo de las aplicaciones existentes (.Net, J2EE, Relacional, C++,…) pero que a su vez se pueda proyectar a cualquiera de estas tecnologías en forma nativa.

      Coordinación

        En un sistema integrado, la información circula entre aplicaciones distintas bajo la apariencia de mensajes. La coordinación, tercera de las funciones de una plataforma de integración, es la capacidad para administrar el flujo de mensajes. Muchas plataformas de integración incluyen brokers de mensajería que garantizan el envío, la transformación de los datos y el enrutado inteligente de mensajes.

        En este caso, el rendimiento y fiabilidad del motor de mensajería de la plataforma son cruciales, ya que afectará directamente a la escalabilidad y robustez del nuevo sistema. La capacidad del broker de mensajes también es una característica a tener muy en cuenta puesto que de él depende la elección de la ruta más adecuada según el contenido del mensaje, la disponibilidad de las herramientas de transformación, el almacenamiento de los mensajes.

        Almacenamiento

          La integración genera un gran volumen de datos (metadatos, mensajes, información del estado de procesos de larga duración, índices de bases de datos federadas, etc.).

          Por tanto, la plataforma de integración necesita un mecanismo para almacenar, recuperar y analizar dichos datos. Desafortunadamente, muchas de estas plataformas sólo disponen de unas capacidades de almacenamiento muy rudimentarias. En estos casos, para conseguir una mayor capacidad de almacenamiento es necesario que la empresa adquiera y posteriormente integre una nueva base de datos externa, con los consiguientes costes adicionales, y con una mayor complejidad en todo el proyecto.

          Por tanto es imprescindible conocer de antemano si vamos a disponer de una capacidad de almacenamiento suficiente no sólo para toda la información que se genera al cruzar aplicaciones, datos que utilizará frecuentemente la plataforma sino también para soportar nuevas aplicaciones compuestas (aunque se creen en entornos dispersos) y asegurar el rendimiento de los sistemas: ¿Podremos almacenar todo la información gestionada en la plataforma de integración (incluida la gran cantidad de mensajes que se generan) sin que haya merma en el rendimiento?.

          Orquestación

            Por Orquestación identificamos la capacidad de la plataforma de integración para modelar y automatizar los procesos de negocio. El motor de orquestación es capaz de interpretar estos modelos de procesos y ejecutarlos.

            En la actualidad, muchas incluyen herramientas gráficas propias para modelar los procesos de negocio, pero son pocas las que son capaces de generar código XML estándar a partir de los diagramas que definen los procesos y, así, interoperar con herramientas de modelado de terceros.

            En la elección de nuestra plataforma de integración deberemos considerar la flexibilidad que proporciona su capacidad de orquestación. Nos referimos a disponer de una herramienta gráfica de modelado; interoperar con productos BPM de terceros; soportar el diseño de procesos directamente con código y que lenguaje de script utiliza; soportar gestión de workflow con interacción humana; disponer de un motor de reglas que puedan ser fácilmente definidas por personal que no sean programadores para cambiar el flujo de ejecución del proceso.

            Desarrollo

              Cuando hablamos de integración, el desarrollo se refiere a la creación de los últimos elementos que hemos de desarrollar en un proyecto de integración: aplicaciones y portales que utilicen elementos integrados y nuevos procesos de negocio.

              Estas aplicaciones compuestas utilizan todas las características de una plataforma de integración, y ofrecen a la empresa una nueva lógica de negocio y un interfaz de usuario para todos los servicios abstraídos y los procesos previamente comentados.

              Uno de los factores que tenemos que tener en cuenta a la hora de elegir una plataforma de integración es que tenga las mismas características que desearíamos que tuviese un entorno de desarrollo rápido: sencillez de utilización, capacidad para modelar nuevos procesos de negocio, y creación de nuevos componentes utilizando el mismo entorno de desarrollo (por ejemplo, adaptadores, transformaciones, mensajes, monitorización de actividad de negocio, etc.).

              Gestión

                Por lo que hemos presentado, es fácil entender que los sistemas integrados están entre los difíciles de gestionar. Por ello, es vital que la plataforma de integración ofrezca una buena capacidad de gestión, ya sea cuando nos encontremos todavía en la fase de desarrollo de nuestro nuevo sistema integrado, o cuando éste haya entrado en producción.

                Además, sería más que recomendable que la plataforma de integración pudiese almacenar cada mensaje que circula por el sistema, ya que gracias al análisis de esta información nos será mucho más sencillo identificar y corregir cualquier problema.

                Por todo ello, cuando estemos eligiendo una plataforma de integración, también tendremos que valorar la sencillez y el alcance de sus herramientas de gestión. Algunas de las preguntas que debemos hacernos son: ¿Almacena esta plataforma suficientes mensajes como para poder realizar un diagnóstico completo ante cualquier fallo? ¿Podemos analizar estos datos en tiempo real? ¿Existe la posibilidad de ampliar estas herramientas de gestión? Y en caso de que lo necesitemos, ¿soportará la plataforma la utilización de herramientas de gestión (por ejemplo, SNMP) de cualquier otra compañía? Y por último, ¿podremos rastrear cualquier mensaje que se haya generado en cualquier proceso de negocio?



                DESPIECE 4


                SharePoint 2010: la nueva inteligencia de negocio

                Eduard Vilanova, Consultor SharePoint Nextel Engineering

                En la actualidad nos encontramos con que las compañías utilizan aplicaciones críticas muy heterogéneas, que configuran una ingeniería compleja para la empresa. Por ese motivo, el responsable de IT se encuentra en una clara disyuntiva a la hora de integrar todas las aplicaciones empresariales que conforman su negocio de manera sencilla, útil y con un bajo coste.


                Es muy importante para la corporación evitar la duplicidad de la información, dada la necesidad de encontrar los mismos datos en varios sitios a la vez. Al mismo tiempo, y ya que la información no está consolidada sino en constante actualización, es muy importante que los usuarios puedan realizar esta operación de manera ininterrumpida y desde diferentes puestos de trabajo. Asimismo, en ocasiones encontrar lo que se busca es una tarea ardua si la herramienta que se utiliza no es del todo intuitiva o su manejo es demasiado complejo. Por último, el poco control sobre los datos hace que estos sean fácilmente cambiables o no todo lo precisos que debieran.


                Así la integración de estas aplicaciones con SharePoint 2010 ofrece una solución segura, fiable y contrastada, ya que esta herramienta hace que concurran en una misma aplicación Analysis Services, Dynamics NAV, E-Factura y Dynamics CRM. Todo ello de forma rápida, segura y consolidada, extrayendo datos para organizarlos con el fin de obtener los mejores resultados y un consiguiente aumento de la productividad de la empresa.


                En el caso de Dynamics NAV, es habitual que un gran porcentaje de usuarios deba acceder a una funcionalidad muy concreta del ERP, como puede ser la imputación de horas o la introducción de notas de gastos. Dicha funcionalidad puede integrarse fácilmente dentro de la plataforma SharePoint 2010, compartiendo el mismo entorno que la Intranet empresarial y facilitando así la realización de las tareas habituales por parte de un gran número de usuarios.


                En otro nivel, Dynamics NAV también genera valiosa información de tipo estratégico, como informes de facturación, el análisis de proyectos y la previsión de ventas. Nuevamente, encontramos en SharePoint 2010 la herramienta ideal para la publicación de dicha información. Para ello, el producto Microsoft Analysis Services nos permitirá la creación de cubos OLAP que nos permitirán por un lado descargar la base de datos principal y por otro maximizar el rendimiento de los informes. Estos informes serán publicados en el entorno SharePoint, permitiendo acceder a ellos desde cualquier navegador y en cualquier momento.


                Por otro lado, la posibilidad de integrar SharePoint 2010 con Dynamics CRM ofrece una serie de ventajas como la consulta de ventas potenciales, el análisis de campañas de marketing, la creación del historial de ventas, la obtención de los datos generales de una cuenta, la consulta de ofertas y pedidos y la resolución de casos. Y finalmente, la integración de la E-Factura hace que la emergente facturación electrónica se pueda realizar a través de un servidor de firmas completamente asegurado, previa generación de los documentos contables para su posterior envío, tanto a proveedores como a la Administración.


                Como conclusión, con SharePoint 2010 las compañías optimizan el tiempo de búsqueda, haciendo uso de una información consolidada que incluso se puede complementar con una eficiente gestión documental. Asimismo, la uniformidad de la plataforma hace que sea posible tener datos de varios orígenes en un mismo punto de presentación. Integración total para mejores prácticas y resultados.