Microsoft Surface Book 3

La gama Surface de Microsoft, en sus diferentes variantes, gana cada vez más adeptos. No es de extrañar: hace años, la multinacional dio en el clavo con su primera Surface y desde entonces estos equipos han ido evolucionando hasta tener en la actualidad una gama completa acorde a las necesidades de cada cliente. Hemos analizado uno de esos modelos: la Surface Book 3, un equipo convertible que puede ser utilizado como ordenador portátil o como tableta.

El diseño es prácticamente el mismo que en la anterior generación pero las mejoras en el resto del producto son las que hacen de esta máquina una herramienta perfecta para cubrir las necesidades de los trabajadores móviles de una empresa (con la pandemia, prácticamente todos). No es un equipo para aquellos que solo necesiten utilizar aplicaciones básicas, ya que para ellos un terminal con menores prestaciones es suficiente. Pero sí es un aparato perfecto para usuarios como diseñadores gráficos, ingenieros, arquitectos, etc.

En definitiva, usuarios que necesiten de un equipo potente pero que no tengan necesidad de estar todo el tiempo en la calle, sino solo en determinadas ocasiones. Y es que si hay algo que no nos ha terminado de convencer es el peso del producto. Es cierto que si se emplea únicamente en modo tableta se reduce bastante, pero conjuntamente con el teclado hay equipos que ganan esta batalla con diferencia (algunos incluso no llegan a alcanzar el kilogramos).

La Surface Book 3 es un equipo convertible que puede ser utilizado como ordenador portátil o como tableta

Fuera de este apartado, el resto de características son excelentes. Para nosotros, la principal es la duración de la batería. Microsoft, apunta que la Surface Book 3 aguanta algo más de 17 horas. No hemos estado despiertos tanto tiempo, pero sí lo hemos tenido trabajando durante 12 horas seguidas y todavía disponía de un 20% más, así que las cifras se aproximan bastante.

En cuanto a prestaciones, la Surface Book 3 tiene una memoria de 32 GB de RAM y un SSD de al menos 256 GB, aunque hay modelos con 1TB de capacidad. Incorpora una GPU NVDIA GeForce aunque también se puede optar por una GPU NVIDIA Quadro RTX 3000 para satisfacer las necesidades de usuarios más exigentes. El procesador es un i7 de Intel. En cuanto a la conectividad, se echa en falta un puerto Thunderbolt pero incorpora 2 puertos USB, otro USB-C, lector de tarjetas, dos puertos Surface Connect y una toma de auriculares.

En definitiva, nos encontramos ante un superequipo al que, en nuestra opinión, le sobran unos gramos pero que tiene la potencia necesaria para los usuarios más exigentes. El precio está a partir de 1.400 euros dependiendo de la configuración, con lo que se sitúa en una línea aceptable.

Puedes comprarla PULSANDO AQUÍ

>