mobile world capital
mobile world capital

Por primera vez en su historia, el Mobile World Congress a punto estuvo de convertirse en un evento político. Pero aunque les pese a algunos, eso no ocurrió. Dos son los elementos que lo han intentado:

Publicidad

1.- Ada Colau: la alcaldesa de Barcelona quiso tener su papel protagonista como siempre hace. Ese papel lo tiene perfectamente meditado: se trata de estar al plato y a las tajadas, así que primero se niega a recibir al Rey, porque “es un acto de pleitesía”, (aunque en las ediciones anteriores no tuvo ningún problema en hacerlo),para a continuación asistir a la cena oficial y aplaudirle el discurso.

2.- La Prensa: es muy llamativo abrir las principales páginas de los periódicos y de las webs con las manifestaciones independentistas y unionistas: eso genera venta de periódicos y aumentos de visitas. Sin embargo, es echar más leña al fuego, toda vez que la representación de ambas manifestaciones era mínima, apenas unos centenares. De ahí, a intentar dar la sensación de que se quería boicotear al MWC dando a entender que en Barcelona, prácticamente había un enfrentamiento brutal entre ambas partes va un trecho. Tal vez si dejáramos de exagerar determinadas noticias, la solución al tema catalán sería más fácil.

La realidad es que los cuatro paletos, (los de ambos lados no nos olvidemos), pasaron desapercibidos para la organización del Mobile

La realidad es que los cuatro paletos, (los de ambos lados no nos olvidemos), pasaron desapercibidos para la organización del MWC, que encontró el evento que realmente quería:: stands llenos y gente y empresas haciendo negocio.

De hecho, el único pero que se le puede poner al Mobile World Congress de este año corre a cuenta de los propios organizadores: faltaron auténticos gurús y personalidades relevantes. Que Fernando Alonso sea la personalidad más representativa dice que algo se ha hecho mal por parte de la organización. Si esto se mejora y dejamos de analizar el MWC como un elemento distorsionador de la política nacional, no cabe ninguna duda de que el evento se encuentra en el mejor lugar posible para su celebración en futuras ediciones.