Fernando Jofre trabajadores en remoto correo

Que duda cabe que los meses previos al verano han supuesto un replanteamiento en la organización de los espacios de trabajo y en nuestra vida social. En este contexto ha aparecido un nuevo término, el de la “economía de distancia social”, en la que hay que garantizar tanto la seguridad como la continuidad de los negocios.

Precisamente la tecnología juega un papel fundamental, y en muchos casos está acelerando las inversiones en TI. Según la consultora IDC Research España, el 60% de las empresas planean cambiar su estrategia de TI.

Aplicaciones de la robótica o IoT están garantizando el distanciamiento social, con ejemplos prácticos como la telemedicina, o cámaras termográficas para detectar la temperatura de los ciudadanos. Respuesta a emergencias, rastreo de contagios, introducción de bots para el cuidado de las personas, automatización de la cadena de producción para evitar cortes de suministro, son también algunos ejemplos interesantes.

Se estima que el 30% de los trabajadores permanecerán en remoto. Ahora que arranca la nueva temporada laboral, en breve empezaremos a notarlo

En nuestro país, a finales de julio saltaba la noticia de que el Ministerio de Interior estaba buscando una solución basada en reconocimiento facial para ser instalada en grandes espectáculos deportivos o culturales para detectar personas con causas pendientes con la Justicia… Aprovechando quizá que el Pisuerga pasa por Valladolid… No sé… Quizá si las ponen únicamente en los palcos se optimice mejor el presupuesto.

Volviendo de nuevo al tema del gasto TI, resulta que sólo el 43% de las organizaciones de la UE prevé que su inversión en TI sea inferior a la prevista en 2020, a pesar de que más el 35% reconocen pérdidas de ingresos superiores al 30%.

¿A qué se destinará ese gasto? IDC nos confirma que se está distribuyendo hacia soluciones que permitan la digitalización del punto de venta, herramientas de colaboración empresarial, trabajo remoto y transformación ágil. Es decir, a fortalecer la resiliencia. De hecho, se estima que el 30% de los trabajadores permanecerán en remoto. Ahora que arranca la nueva temporada laboral, en breve empezaremos a notarlo.

 

>