fallos en internet de las cosas iot
fallos en internet de las cosas iot

El Internet de las Cosas lleva ya tiempo entre nosotros, y cada vez permeabiliza más y mejor entre el público tanto técnico como no técnico. Las oportunidades de negocio sobrepasan ya por tanto el mero desarrollo web, y plataformas abiertas y aratas como esta ofrecen un mar de posibilidades en la creación y desarrollo de nuevos productos. Recientemente Raspberry lanzaba el nuevo modelo Pi Zero, que al imbatible precio de cinco dólares en su versión más básica (sin complementos) ha supuesto toda una revolución en el mercado y a día de hoy continúa fuera de stock.

Recientemente otro proyecto, surgido de Kickstarter, está alcanzando un importante nivel de popularidad gracias a ofertar  un producto bueno, sencillo y barato. Se trata del dispositivo Onion Omega. En distintos tamaños, precios y sabores, un  orden de unos diez a quince fabricantes están compitiendo en una guerra de precios y capacidades por hacerse con este jugoso mercado, que a su vez permite desarrollar un buen número de ideas gracias a poder disfrutar de plataformas hardware baratas, muy orientadas a la construcción rápida de prototipos.

La misma placa Onion Omega permite un desarrollo rápido y orientado al prototipo bajo lenguajes de alto nivel como  Python, Node.JS, PHP e incluso Go. Una plataforma que entra pisando fuerte y bajando el listón del requisito de realizar una programación a bajo nivel. A finales de este año que nos abandona, el mercado de todo tipo de periféricos para estas plataformas está que arde en webs como AliExpress, algo que resulta muy gratificante para el sector más “friki” como un servidor. En cualquier caso, yo ya tengo hecha mi lista a los Reyes Magos. Feliz año.

>