Fernando Jofre

Muchos de nuestros lectores habrán oído hablar seguramente del fenómeno “the great resignation” utilizado por el World Economic Forum para describir el gran número de personas que han abandonado su puesto de trabajo a raíz de la pandemia. Además de estar más concienciados por sus niveles de estrés y la falta de flexibilidad, según Pew Research la mayoría de los trabajadores de EEUU que renunciaron a su puesto de trabajo en 2021 lo hicieron a partes iguales tanto por sus bajos salarios (63%) como por la falta de oportunidades de ascenso (63%). Y le sigue sentirse poco respetado en el trabajo (57%).

¿Estaremos tratando mal a nuestros trabajadores desatendiendo la necesaria cultura empresarial? A las empresas no les queda otra que sortear los efectos de la pandemia y reevaluar cómo retener el talento.

El desafío no es sencillo. Qué duda cabe que la forma de trabajar en muchas de nuestras organizaciones ha cambiado. Porque en 2020, un 30% de los empleados españoles estará en movilidad.

A las empresas no les queda otra que sortear los efectos de la pandemia y reevaluar cómo retener el talento

Y aquí entra en juego una nueva categoría de soluciones tecnológicas denominadas Plataformas de Experiencia de Empleado a la que pertenece Microsoft Viva. Cuya misión se centra en proporcionar los recursos y el soporte que las personas necesitan para tener éxito y prosperar dentro de las organizaciones, permitiéndoles desarrollar su labor en este nuevo entorno laboral de trabajo híbrido.

Según un estudio encargado por Microsoft a IDC, este negocio crecerá en Europa nada menos que un 24% en el período 2022-2025. Una inversión tecnológica que tiene visos de ser rentable: según datos de IDC y de EY, lograr un mayor engagement del empleado con la organización se traduce en un incremento de la productividad del empleado (21%), en mayores ingresos (11%), así como en una mejora de la experiencia del cliente (17%).

Precisamente el bienestar, la cohesión del equipo y la confianza son claves para incrementar el engagement del trabajador con la organización. ¿Lo estaremos atendiendo como merece para evitar fugas de talento?

>