Como venimos comentando desde enero, este año 2015 es muy especial para todo el equipo de Publicaciones Informáticas MKM, editora, entre otras, de Byte TI. Cumplimos 15 años. Quince años que cobran una relevancia especial por el periodo de crisis en el que se enmarca y que, como parece que se demuestra, hemos superado.

Publicidad

Asociado a esos cinco lustros están los Premios que llevan el nombre de esta revista. En este tiempo, hemos tenido ocasión de premiar a los directivos y productos más destacados de nuestro sector.

Este año, nuestro galardón estrella, el de Personalidad del Año, ha recaído en Josep Aragonés, director general de la filial española de Wolters Kluwer. Una empresa de complicada enunciación para nosotros, pero que este caballero, con un gran equipo detrás, la ha introducido en el ecosistema tecnológico español como una de las compañías más exitosas. La aportación de Aragonés, un líder muy preparado, con grandes dotes sociales y humanas, ha conseguido todos los objetivos marcados, a pesar de las dificultades del entorno.

Salvador Cayón se lleva otro de nuestros Premios principales, el de mejor director de marketing. La concesión de este trofeo coincide con su ascenso en la compañía HP para desarrollar otras tareas, pero su labor en el segmento de la mercadotecnia nos hace que pensemos en que hemos cometido una injusticia: este Premio se los tendríamos que haber dado mucho antes; lleva completando ejercicios valiosísimos para su compañía desde hace tiempo. Aparte de su sabiduría y competencia en su campo, Salvador es una persona cercana, que sabe escuchar a todo el mundo, destilando simpatía y optimismo.

Como “Mejor dirección de Comunicación”, hemos elegido a Iría Gala, por su labor al frente de ese terreno en la compañía Fujitsu. A pesar de su juventud, lleva años demostrando su valía y aportando valor añadido a su empresa. Su empatía con los medios (indispensable para su trabajo), junto con su profundo conocimiento del mercado son los complementos ideales para lograr las metas propuestas.

Estas distinciones, junto con el resto de premiados, las justificamos en las páginas interiores de este número, que, junto con los demás temas que llevamos, espero sea de su agrado.

Juan Manuel Sáez

El mes pasado le dedicaba mi carta a Indra y a sus inexplicables conexiones con la justicia madrileña. Escribiendo estas líneas me llega el diario “El Pais” con otra información que denuncia la recepción como empleado o colaborador para esta compañía del que fuera ayudante del juez que instruyó el caso Gurtel. El tema da miedo.