Un alto cargo de una importante multinacional me contestó a las dudas que le expresé al día siguiente de la compra de otra gran compañía: “no te quepa duda de que será bueno; se crean un montón de sinergias que repercutirán muy positivamente en el futuro de la empresa”. Al cabo de año medio, después de tener que deshacer su equipo con abundantes descartes, él mismo sufrió el inevitable ajuste y acabó en la calle.

La pregunta es: ¿valió la pena todo aquel esfuerzo? Yo, sinceramente, no tengo capacidad ni conocimiento para valorarlo. Sí que sé que, a nivel humano, con seguridad que no. Esto es lo que me viene a la cabeza con la reciente compra de EMC por parte de Dell. Una operación de 59.300 millones de euros, la más costosa de la historia de nuestro sector. De momento, se indica que se librará VMware, adquirida por la propia EMC en 2004, que aparece en el nuevo escenario como una empresa independiente que, como tal, actuará de forma autónoma.

Michael Dell, el fundador, al final ha copiado los pasos de su gran rival, HP. Sabía que el mero negocio del PC, para lo que nació, tenía los días contados. Y, si bien, ya llevaba años con la transformación, la operación de ahora culmina su propósito de querer liderar el conjunto del mercado cloud.

En el escenario del mercado tecnológico, todo queda como al principio: primero fue IBM quien se deshizo de su división de ordenadores personales, luego HP, que la transformó, y Dell cierra ahora el círculo; solo cambian las cartas, el tablero es el mismo.

En España, ni Dell ni EMC padeceno exceso de plantilla, por lo que el impacto no debería ser importante, aunque no evitable: con seguridad que se aprovechará para ajustar personal que, de una u otra forma, se solapan con la fusión. Esperemos que no sea muy traumática.

HP, que ya tenía a EMC como uno de sus principales dolores de cabeza, tendrá que establecer también nuevas políticas comerciales para convencer a sus clientes de que continúa siendo una de las opciones más fiables.


No se debe escapar el precio del acuerdo Dell-EMC: los accionistas de EMC recibirán 33,15 dólares por título; Dell está pagando el doble de lo que se gastó en la operación de la adquisición de compra de Compaq por parte de HP. Que me cuenten en cuanto tiempo se puede amortizar esta inversión. Seguro que Michael Dell, que todavía es muy joven, no lo va a ver….