hibridar multicloud nexica econocom

Hibridación, hibridación e hibridación, una palabra muy de moda en los últimos años y que aparece en casi cualquier discurso tecnológico de fabricante ya sea de hardware o software. Pero: ¿qué significa hibridación entre entornos on-premise, cloud privada y cloud pública? Realizar una copia de seguridad desde nuestro entorno local a la nube ya significa hibridar, aunque… ¿es lo mismo que poder mover cargas en caliente entre estos dos entornos? ¿Implica las mismas tecnologías y riesgos? Está claro que no.

La hibridación contra la nube es tan simple como combinar cualquier servicio entre un entorno local y la nube privada o pública. Aun así, para entornos conectados, securizados y con libertad para decidir en cualquier momento donde queremos tener una carga de trabajo o servicio, es entonces cuando estamos hablamos de una hibridación total o al menos de aquella en qué muchas de las personas dedicadas al mundo IT tienen en su cabeza a corto o largo plazo. Tener los entornos conectados y con visibilidad transversal desde nuestro propio centro de procesamiento de datos (CPD) hasta la nube pública pasando por servicios en la nube privada, es una realidad posible a día de hoy.

Estrategia multicloud: vital

Está claro que hace falta una estrategia multicloud. Los dilemas a los que se enfrenta una empresa para hibridar contra la nube son múltiples también: ¿Hasta qué punto me sale a cuenta llevar mis servicios? ¿A qué nube me interesa? ¿En qué entorno es más seguro? ¿En el caso de que lleve una parte de los servicios a la nube, quién lo va a gestionar? ¿Si falla un servicio me lo van a solucionar rápido? Para dar respuesta a estas preguntas y abordar un proyecto de externalización de servicios a la nube con garantías, hay que partir de las siguientes premisas:

Primero: Es imprescindible contar con un proveedor de servicios que tenga un conocimiento total en plataformas on-premise y de la nube, ya que no solo debe saber resolver configuraciones de las plataformas o aplicaciones en la nube, sino que también debe tener un gran conocimiento de cómo se implementan, se conectan, se securizan y se mantienen correctamente actualizadas. Conectar una plataforma local contra la nube, o entre nube privada y nuble pública, tiene muchas implicaciones técnicas que van más allá de configurar una VPN Site-to-Site o contratar una línea Direct Connect / ExpressRoute. Y, muy importante, han de estar correctamente actualizadas para que se den la mano entre ellas y puedan trabajar conjuntamente.

Hibridar contra la nube es tan simple como combinar cualquier servicio entre un entorno local y la nube privada o pública

Segundo: Ese proveedor de servicios debe trabajar estrechamente con los mejores fabricantes del mercado para obtener las tecnologías que permitan realizar esa hibridación total con el menor número de incidencias. Y trabajar estrechamente no significa solo tener un alto nivel de partner, significa contar con la ayuda del fabricante en todo momento en un mano a mano con disponibilidad inmediata. Todos sabemos que no es lo mismo abrir una incidencia con el fabricante que poder llamar directamente a la persona que sabes que te puede resolver un tema critico en un momento determinado.

Tercero: El proveedor debe disponer de un equipo multidisciplinar de tecnologías de plataforma en la nube y también de aplicaciones y bases de datos. Contar con especialistas por tecnología es algo imprescindible para poder asegurar el correcto funcionamiento y rendimiento de los servicios de un cliente. Saber analizar y ajustar la aplicación puede suponer un ahorro de costes, incidencias y caídas de servicio. Con la aparición de los servicios PaaS (Platform as a Service) parece sencillo llevar tu aplicación o base de datos y si necesita más recursos simplemente los coja, pero ¿es ésta la solución? ¿Pagar por pagar? ¿Esto nos asegura un mejor rendimiento de nuestro servicio? Como muchos de nosotros ya hemos vivido, la solución no pasa siempre por hacer crecer los recursos sino por analizar, detectar y solventar todos aquellos problemas que están impidiendo que el servicio funcione con normalidad.

Nube privada + pública + hiperclouds

En Econocom Nexica llevamos muchos años ofreciendo servicios desde nuestras propias plataformas de nube privada y nube pública y actualmente también de la nube pública de Azure y Amazon Web Services (AWS). Hoy por hoy no se puede entender un servicio en la nube si no se está conectado con las nubes con presencia mundial, cosa que permite extender las posibilidades de servicios y mejorar exponencialmente la alta disponibilidad.

Todos estos años nos han dado para aprender a saber gestionar correctamente estas plataformas y a asesorar al cliente sobre qué servicios salen a cuenta desplegar en cada entorno, qué beneficios va a aportar y qué es más rentable a nivel de costes. Para poder aconsejar a un cliente dónde le interesa desplegar un servicio hay que tener en cuenta multitud de factores, como latencias, recursos necesarios, criticidad del servicio, opciones de alta disponibilidad y otros muchos que ayuden a perfilar la solución y saber que entorno o plataforma se ajusta más en costes, calidad del servicio y requerimientos. Esta experiencia nos ha permitido ayudar a muchos clientes, grandes y pequeños, siendo flexibles para adecuarnos en todo momento a sus necesidades de negocio.

Cuando grandes compañías nos permiten guiarlas, asesorarlas y ofrecerles servicios en nuestra nube, Nexica Cloud, y en las grandes como Azure y AWS, nos demuestra que nuestro trabajo a lo largo de más de 25 años ha dado su resultado. En Econocom Nexica seguimos mejorando, aprendiendo y conociendo las actuales y futuras tecnologías para avanzar en la hibridación y desdibujar la línea que separa el entorno on-premise de la nube privada y la nube pública. ¿Evolucionamos juntos hacia un entorno multicloud? ¿Hibridamos?

Por Raúl Camacho, ingeniero de preventa en Econocom Nexica

>