Próximos eventos

Adaptando Cloud con Ciberseguridad, 7 de marzo (evento presencial)

olga garcía schneider

MUJERES TIC: Olga García, VP de Industrial Automation de Schneider Electric

Nombre: Olga García
Cargo: VP de Industrial Automation de Schneider Electric
Fecha de nacimiento: 4/1/1970 Hijos: una niña
Hobbies: esquiar, surf, leer y viajar
Estudios: Licenciatura en Matemáticas y MBA en ESADE

Entrevista con Olga García, VP de Industrial Automation de Schneider Electric

¿Cómo llegó al mundo TIC?

Pues llegué directamente de la Universidad. Estudié matemáticas, pero había muchas consultoras buscando nuestro perfil para proyectos de tecnología. Y así empecé en el mundo TIC, programando aplicaciones bancarias…

¿Qué es lo que más valoras de tu trabajo?

Una de las cosas que más me gusta de mi labor en Schneider es que se trata de un trabajo en equipo. En tecnología no hay un héroe que pueda hacerlo todo solo. Las cosas llegan a buen término si se construyen entre todos. Todo el mundo aporta su granito de arena, todo suma. Y otra cosa que me encanta de mi profesión es la gran variedad de objetivos, de funciones, de tecnologías, de entornos que hay en cada nuevo proyecto. Es como si empezaras en una empresa nueva. Esto me divierte muchísimo, nunca estás haciendo siempre exactamente lo mismo.

¿En tu opinión, qué es lo que falla para que las mujeres no apuesten más por el estudio de carreras en el ámbito STEM?

Claramente seguimos con una falta de referentes. En España se ha hecho un esfuerzo por contar con mujeres en posiciones de dirección en las empresas tecnológicas, pero siguen faltando liderazgos en los niveles intermedios. Hay un gap entre las posiciones STEM que se incorporan a las compañías, cómo evolucionan dentro de ellas y las posiciones de alto liderazgo.

¿Crees que existe el techo de cristal en las empresas TIC? ¿Cuál debería ser la solución?

Hace 25 años, cuando me incorporé en el mundo laboral, existía el techo de cristal en prácticamente en todos los negocios. Aún había una forma muy masculina de hacer negocios y costaba imaginar a una mujer en ese tipo de posiciones más comerciales. En esa época, por ejemplo, era muy normal ser la única mujer en una sala de reuniones de 15 personas, y a menudo pensaban que eras la secretaria. Creo que esa mentalidad ha cambiado, afortunadamente, y que ese techo de cristal ha desaparecido en cierta medida. Eso es gracias al esfuerzo colectivo de todos los actores de la sociedad, y entre ellos también las empresas que hemos sigo punteras en igualdad, como Schneider Electric. Por poner un ejemplo, desde hace muchos años contamos con una política específica para reducir la brecha salarial. Es decir, identificamos si realmente hay un gap entre hombres y mujeres e invertimos para corregirlo. Llevamos más de 2 millones de euros invertidos en esta corrección.

¿Una política de cuotas puede resolver el problema?

No es una solución per se, pero ayuda a seguir teniendo presente la igualdad en los procesos de selección. Cuando tienes que tomar una decisión entre candidatos, tanto externos como como internos, una política de cuotas te obliga a hacer un esfuerzo adicional para que siempre haya una mujer en la selección final, por supuesto en igualdad de cualificaciones y de habilidades. Esto es lo que hacemos siempre desde Schneider Electric, lo que te obliga a trabajar más para ello, pero es necesario para que las mujeres no sigan infrarrepresentadas en las candidaturas de ciertos perfiles profesionales.

¿Qué dificultades te encontraste para llegar a la posición que tienes actualmente, desde el punto de vista de una mujer?

En realidad, me considero una afortunada porque mi carrera ha fluido desde el principio y no he notado ninguna dificultad para llegar ciertas posiciones. Pero es verdad que siempre he trabajado en entornos privilegiados y en grandes empresas, que en general trabajan desde hace muchos años para la igualdad de oportunidades. Pero este trabaja no siempre se ha hecho en las pequeñas empresas o medianas.

Cabe decir que algunas veces, las dificultades nos las ponemos nosotras. Me ha pasado a mí misma en el pasado: nos propusieron el mismo ascenso a un compañero hombre y a mí. Yo en ese momento me cuestioné a mi misma, si estaba suficientemente preparada… mientras que mi compañero no lo dudó un instante. Y acabaron promocionándole a él. Tenemos que trabajar estas actuaciones.

Un 35% de alumnos no logra acabar el bachillerato ni la FP o un equivalente. ¿Crees que está en la educación el problema de la falta de perfiles especializados?

Sí, creo que sí. Tenemos un problema en la distancia entre nuestro modelo educativo y las empresas. Necesitamos abordar una reforma importante que sirva para acercar la educación a la realidad de la sociedad, para que los estudiantes piensen por sí mismos y para que interaccionen interaccionar mucho más con el mundo real, con los museos, con los laboratorios, con las empresas, con los centros de innovación, etc. El sistema educativo debería beber de la sociedad y no ser algo estático y aislado en sus cátedras.

¿Te han servido o crees que te han servido tus estudios para realizar tu labor profesional actual?

Mis estudios eran absolutamente teóricos, porque estudié matemáticas fundamentales. Pero me sirvieron mucho, porque las matemáticas te enseñan a analizar, a razonar, a deducir, a llegar a conclusiones y a pensar con una perspectiva más amplia. Eso me ha permitido analizar las claves de algunas situaciones profesionales, identificar vínculos, crear planes… Aunque sí que hubo un momento en el que necesité sumar un conocimiento adicional y realicé un MBA para conocer todas las facetas de una empresa.

¿Si tuvieras que aconsejar a un joven qué estudiar de cara a obtener un futuro laboral estable, por dónde le orientarías o qué le dirías?

El otro día leía que el 85% de los trabajos que existirán en diez años todavía no existen, así que no sabemos cuáles van a ser. Es difícil elegir una carrera concreta, pero yo animaría a las personas a que busquen carreras que desarrollen la capacidad de analizar, de deducir, de innovar y de crear. Es importante que tu carrera educativa te ayude a abrir la mente y a desarrollar flexibilidad y creatividad.

¿Hacia dónde crees que va el sector del sector TIC? ¿En tu opinión, cuáles van a ser las tendencias que realmente van a transformar la sociedad?

Creo que aquí el cloud computing es una tendencia absoluta, así como la inteligencia artificial, que la tenemos cada vez más integrada en nuestras vidas; y lo que eso va a suponer en el machine learning, que es la aplicación al mundo terrenal de la industria. Pero también me interesa mucho cómo se está desarrollando la inteligencia artificial para la ingeniería de software.

Además, vemos como tecnologías de colaboración facilita a que las empresas sean cada vez son más distribuidas. El hecho de que los empleados puedan estar trabajando desde cualquier lugar, permite nuevos modelos de negocio. Eso va ligado en parte a la realidad aumentada, que facilita esa labor desde cualquier sitio, con programas que nos permiten ver una máquina en remoto. Para eso, también son importantes unas redes 5G que facilitan esta transición y que conectan el Cloud con el Edge. Y, en todo este entorno hiperconectado, la ciberseguridad tiene un papel relevante.

En resumen, vamos hacia un modelo de hiper automatización empresarial. Las empresas van a ser cada vez más líquidas, conectadas gracias a redes súper inteligentes y con tecnologías que permitan que estemos presentes en todo momento.

Y ante este panorama, ¿de verdad crees que el futuro pasa por las personas?

Sin ninguna duda. Todas estas tecnologías están pensadas para simplificar la vida de las personas, tanto en su vertiente personal como profesional. Sirven para eliminar todas aquellas tareas que no tienen valor, que son repetitivas. El objetivo es liberar tiempo mental de las personas para que estas desarrollen nuevas capacidades e inventar nuevos modelos de negocio. Y, por otro lado, todas estas tecnologías son diseñadas, creadas y manejadas por personas. Creo sin ninguna duda que el futuro pasa por las personas, pero en un futuro mucho mejor.

Deja un comentario

Scroll al inicio