Próximos eventos

Adaptando Cloud con Ciberseguridad, 7 de marzo (evento presencial)

Inmaculada Sanchez Ramos mujeres TIC

MUJERES TIC: Inmaculada Sánchez Ramos, Presidenta de la AEIT – Madrid

Entrevista con Inmaculada Sánchez Ramos, Presidenta de la Asociación Española de Ingenieros de Telecomunicación-Madrid

¿Cómo llegó al mundo TIC?

A mí me gusta aprender y saber, por lo que a la hora de escoger la carrera tuve un dilema importante pues prácticamente todo me gustaba. En el amplio abanico de posibilidades que se me ofrecía solo tenía claro una cosa. Esta es que “engancharse” en una carrera, digamos de letras, siempre es viable y, sin embargo, para hacer una carrera de las que tradicionalmente se denominan de ciencias, ese era el único momento. Por ello, decidí hacer una ingeniería al ser estas muy prácticas y de buena empleabilidad. Eso sí dentro de las ingenierías si tuve muy claro que lo que me atraía era el ámbito de las TIC. Téngase en cuenta que en aquel entonces informática estaba embebida en ingeniería de telecomunicación. De hecho, una de las especialidades de la carrera se denominaba Informática-Transmisión que era la más demandada y, por cierto, es la que cursé yo.

¿Qué es lo que más valora de su trabajo?

El impacto vital que tiene en la vida de las personas. Hoy en día, en cualquier cosa que hagamos conscientes o inconscientemente, usamos las TIC.

En su opinión ¿qué es lo que falla para que las mujeres no apuesten más por el estudio de carreras STEM?

En general, no sólo en el caso de las mujeres, la falta de vocaciones STEM es muy preocupante en España. Ello, entre otras razones, es debido a que los profesionales de estas disciplinas tienen un “techo de cristal” en su desarrollo profesional. Si observamos, los componentes de los Comités de Dirección y, no digamos, de los Consejos de Administración en las empresas concluimos que hay una escasez importante de perfiles tecnológicos. De hecho, debido a que, precisamente, en los ámbitos donde se supervisa y se es responsable de las estrategias de las organizaciones, las visiones de profesionales del ámbito tecnológico no son consideradas, es lógico que haya, de una parte, poco atractivo para estos estudios por no ser medio de desarrollo profesional y, de otra parte, también es lógico que se cumpla la famosa idea de Unamuno de “inventen ellos”.

Adicionalmente, hay una concepción del ingeniero que es absolutamente falsa, pero está en el imaginario colectivo, de ser una persona cuadriculada que no ve más allá de los números. Esta concepción hace que no atraiga a las mujeres pues, en general, las mujeres tendemos más a lo social y esta profesión no es concebida como una profesión social.

Sin embargo, lo que falla es tener ese concepto decimonónico de los ingenieros, cuando éstos son los que aplican el ingenio (de ahí el nombre) para resolver los problemas de la gente. Y… ¿hay algo más social que resolver los problemas de las personas?

¿Cree que existe el “techo de cristal” en las empresas TIC? ¿Cuál debería ser la solución?

Interpreto que se refieren al Techo de Cristal de género. Evidentemente, en las profesiones que hay mayoritariamente varones se hace difícil hacerte paso. Existe una idea preconcebida que las mujeres, por tener otro estilo de liderazgo, somos menos firmes en lo que a resultados se refiere y, consecuentemente, no somos tan adecuadas para las posiciones de dirección y, aún, es más, se presume que a nosotras no nos satisfacen pues no nos gusta mandar.

¿Una política de cuotas puede resolver el problema?

Veo pros y contras en las cuotas. Los pros son obvios. Las cuotas rompen esa inercia y el circulo vicioso a la hora de alcanzar posiciones de responsabilidad, ya que en las capas altas de una organización los cargos se mueven por confianza y si no llegan las mujeres a ser del grupo de los de confianza difícilmente pueden subir.

Los contras, en mi opinión, son que, de una parte, alguna de las mujeres que llegan a responsabilidades de poder no deberían haber llegado (también ocurre con algún varón) y, de otra parte, siempre se genera la duda de que las mujeres que han llegado a posiciones de responsabilidad haya sido por la cuota y no por su valía.

¿Qué dificultades se encontró usted para llegar a la posición que tiene actualmente?

Yo creo que un poco lo que he explicado antes. Se asume que tu estas a gusto en posiciones técnicas, con un horario confortable, sin riesgos, haciendo bien tu trabajo, pero sin grandes sobresaltos, etc. En definitiva, que las mujeres no tenemos ambición de poder en el más noble sentido del término. Sobre esa concepción te tutelan. Recuerdo en una ocasión que había una posición de alto cargo en Marruecos y se la dieron a otro compañero. A mí ni me preguntaron y dieron por supuesto que no me iba a gustar. Al cabo de muy poco tiempo y a propósito de otro tema me dijeron que habían pensado en mí, pero como no iba a querer tuvieron que pensar en otro compañero. Obviamente, les indiqué que la próxima vez prefiero decidir yo por mí a que ellos decidieran por mí

¿Qué es lo que más valora de su empresa con respecto a la integración de la mujer?

En la actualidad estoy en la administración autonómica madrileña y como es obvio ha puesto en marcha los planes de igualdad, lo cual naturalmente me parece perfecto.

Un 35% de alumnos no logra ni acabar el bachillerato ni la FP equivalente, ¿está en la educación el problema de la falta de perfiles especializados?

En la educación están mucho de los problemas actuales. Los grados han hecho, en mi opinión mucho daño a la ingeniería pues, los grados no son lo suficientemente sólidos como para formar un profesional con visión holística ni estratégica. Son demasiado operativos.

Pensemos, por ejemplo, en la medicina un traumatólogo tiene una especialidad muy distinta a la de un endocrino, pero ambos tienen una base sólida común que les permite ver al paciente con una visión completa, holística y compartida, sin perjuicio que luego uno lleva a cabo unos actos médicos deferente al del otro.

Con las ingenierías superiores del ámbito de las TIC (6 años o 5 años) han pasado a unos grados so excusa de ser prácticos (operativos) que no habilitan a ser realmente ingenieros sino más bien aplicadores de un conocimiento muy parcial. Adicionalmente, habría que cambiar los temarios y contenidos.

En mi opinión habría que hacer una sola ingeniería digital o ingeniería TIC donde los 4 primeros años fueran comunes y las especialidades fueran las siguientes, de manera que estas especialidades fueran los actuales masters y que éstos fueran habilitantes. Las especialidades serían: Inteligencia Artificial y Big Data; Ciberseguridad; Conectividad, IoT y Smart cities; Devops, Cloud Computing y Data center.

Adicionalmente, se precisa una Formación Profesional para la gran cantidad de tareas operativas que de ahí surgen.

Fíjense, en el símil del ámbito sanitario, por ejemplo, en un hospital, que además de la medicina y sus distintas especialidades existen muchas profesiones de grado como es la enfermería y muchas profesiones de formación profesional como, por ejemplo, técnico de radioterapia, auxiliares de enfermería, celadores, técnicos de laboratorio, etc.

En las ingenierías además se ha caído en la trampa semántica ya que se ha llamado ingeniero al grado y master en ingeniería al antiguo ingeniero de tal manera que crea confusión. Siguiendo con el símil del ámbito sanitario es como si se hubiera llamado medico al enfermero y master en medicina al médico.

¿Le han servido los estudios que hizo para realizar su labor actual?

Rotundamente sí. Los estudios de Ingeniería de Telecomunicación (Master-6 años) eran estudios muy transversales lo que daba una visión amplia muy estratégica y no solo operativa. Esta característica que con los actuales grados se ha perdido es de suma importancia y te posibilita ser un todo terreno. Por otra parte, nosotros comenzábamos la especialización en tercero hasta sexto y en particular yo elegí, como la gran mayoría de mis compañeros, la especialización de Informática- Transmisión por lo que la computación era nuestra especialidad y a ella me he dedicado.

Solucione el problema de la educación en España…

Ahora se nos vende que todo tiene que ser fácil y sin esfuerzo, llegando al absurdo de pasar de curso sin saber. Usted se imagina que para que no se traumatice un estudiante de medicina pudiera pasar de curso sin haber demostrado la pericia necesaria. Piénselo y se contesta uno mismo.

Si tuviera que aconsejar a un joven qué estudiar de cara a obtener un futuro laboral estable, ¿por dónde le orientaría?

Evidentemente por profesiones TIC.

¿Hacia dónde cree que va el sector TIC? En su opinión, ¿cuáles van a ser las tendencias que realmente van a transformar la sociedad?

Es un momento dulce de nuestras disciplinas. Como en la Asociación Española de Telecomunicación-Madrid solemos decir “somos los protagonistas de nuestro tiempo”.

IA, automatización, robótica, ¿de verdad cree que el futuro pasa por las personas?

Absolutamente. Si la persona no está en el centro muy mal asunto.

Deja un comentario

Scroll al inicio