Esther Muñoz Madrid Digital

Nombre: Esther Muñoz Fuentes
Cargo: Subdirectora General de Ciberseguridad, Protección de Datos y Privacidad de Madrid Digital
Fecha de nacimiento: 16-2-1968 Hijos: dos
Hobbies: lectura (naturaleza, historia y novela negra, viajar y jardinería
Estudios: Ingeniera Superior en Informática por la Universidad de Comillas. Máster en tecnologías de la información aplicadas a la empresa- UPM. Varias certificaciones de ciberseguridad

Entrevista con Esther Muñoz Fuentes, Subdirectora Gral. de Ciberseguridad, Protección de Datos y Privacidad de Madrid Digital

¿Cómo llegó al mundo TIC?

Siempre tuve claro que estudiaría ciencias, era lo que me gustaba, y sobre todo lo relacionado con la zoología, me encantan los animales. Sin embargo, cuando tuve que elegir carrera me decanté por la informática, sentía curiosidad por los ordenadores y todo lo que se podía hacer con ellos, y en aquella época había muchas salidas cuando terminabas la carrera, muchas más que si estudiabas zoología o biología, y eso fue determinante para que estudiara informática.

¿Qué es lo que más valora de su trabajo?

Lo que más valoro de mi trabajo es que es muy dinámico y diverso, siempre tienes que estar leyendo, aprendiendo, compartiendo información, ejecutando proyectos y planteándote nuevos retos, ya que la tecnología avanza de forma constante, y cada día es más crítica y fundamental para la prestación de servicios públicos, y esa tecnología y sus procesos pues tienen debilidades, fallos que es necesario detectar y solventar, antes de que se utilicen de forma maliciosa. Es ahí donde la ciberseguridad entra en juego y requiere de un conocimiento y experiencia transversal de la tecnología y procesos TIC de la propia organización, y estar alerta, vigilante ante los ataques, amenazas y vulnerabilidades que constantemente evolucionan y van cambiando. En este trabajo no te aburres y te sorprendes mucho.

En su opinión ¿qué es lo que falla para que las mujeres no apuesten más por el estudio de carreras STEM?

Lo que falla es la difusión, publicidad de este tipo de carreras STEM, y que las niñas vean que tienen mucho futuro, hay y va a haber muchas oportunidades laborales.

Faltan campañas de información y formación para que las niñas se interesen por este tipo de carreras.

También falta y fallan los referentes femeninos, y sobran estereotipos negativos. Sinceramente creo que el cine y las series han hecho mucho daño con los prototipos del científico masculino, introvertido y loco, y el informático raro, oscuro, gordo y sin habilidades sociales. Respecto a las mujeres, en las películas, series, en papeles de científicas, ingenieras no aparecen, o cuando lo hacen son simples ayudantes, no son protagonistas. Afortunadamente hay casos excepcionales que sí las muestran como buenas personas, profesionales entregadas, recordemos películas como Madame Curie o Figuras ocultas.

Todos buscamos referentes y cuando eres una niña necesitas modelos, referencias que te inspiren

En resumen, falla la falta de referentes femeninos empoderados, que disfruten de su profesión STEM y de lo que puede aportar a la sociedad, y falla también la difusión, publicidad sobre las oportunidades y trabajos que hay en este sector.

¿Cree que existe el “techo de cristal” en las empresas TIC? ¿Cuál debería ser la solución?

Más que “techo de cristal” lo que sí detecto es que hay pocas mujeres en el sector TIC y en ciberseguridad poquísimas. De hecho, hay un estudio de INCIBE de 2021 que indican que las mujeres representan un 18% de los graduados especializados en ciberseguridad, y eso que en los últimos años ha aumentado muchísimo este porcentaje. Con estos números es difícil ver mujeres en puestos directivos en empresas especializadas, y quizás la excepción es la Administración Pública donde hay más mujeres en puestos con responsabilidad, y en mi caso no he notado ni he vivido situaciones de “techo de cristal”.

“Para ver más mujeres en puestos directivos en ciberseguridad lo primero que hay que conseguir es que el número de graduadas se equipare al de hombres”

Para llegar a ver más mujeres en puestos directivos en ciberseguridad lo primero que hay que conseguir es que el número de graduadas se equipare al de hombres, que llegue lo más cercano posible al 50%, y para ello hay que promocionar, informar e impulsar esta profesión entre las niñas.

¿Una política de cuotas puede resolver el problema?

Las cuotas pueden ser una medida más para ayudar, mitigar el problema, pero no para resolverlo. Además, en este sector con tan pocas mujeres, con porcentajes de trabajadoras por debajo del 20% es difícil regular una política de cuotas. Cuando lleguemos a ser el 40-50% de los graduados habrá que ver si estas mujeres ocupan los puestos que merecen, y si no es así, habrá que determinar las causas raíces, espero que ya hayamos superado lo del “techo de cristal”.

¿Qué dificultades se encontró usted para llegar a la posición que tiene actualmente?

Quizás los momentos más complicados los viví cuando empecé a trabajar, era el año 1993 y España vivía una crisis y apenas había trabajo. Dos o tres años después la cosa cambió, había más oportunidades, cambié varias veces de trabajo y fue aprendiendo y aumentando mis conocimientos y experiencias. En lo relativo a ciberseguridad hace años, antes de 2017 la mayor dificultad que teníamos los profesionales de esta materia era que teníamos menos visibilidad e importancia que ahora, en esos años no se llegaba a vislumbrar ni creer que el malware podía llegar a parar una empresa o una administración pública, y que esta parada podía llegar a ser grave y afectar a toda la organización. El 12 de marzo de 2017 todo cambió cuando Wannacry apareció y en España empresas importantes se vieron muy afectadas. Desde entonces, la ciberseguridad ha ido ganando en importancia a la par que los ciber-delincuentes y ataques han aumentado, y es muy habitual que las grandes empresas y administraciones públicas cuenten con puestos dedicados, e incluso en algunos casos estos puestos están muy cerca de los comités de dirección o forman parte de ellos como es mi caso. Siempre digo que promociono con las crisis, y no es una exageración es una realidad, solo hay que ver como la pandemia y la digitalización ha disparado la necesidad de más y mejor ciberseguridad.

¿Qué es lo que más valora de su empresa con respecto a la integración de la mujer?

Trabajo en Madrid Digital que es parte de la Comunidad de Madrid, soy por tanto empleada pública y lo que más valoro es la igualdad y la flexibilidad que disponemos. Entré hace muchos años, tuve a mis dos hijos ya trabajando en Madrid Digital y pude conciliar mi vida personal y profesional progresando hasta el puesto que ocupo. Nunca percibí que ser mujer y madre pudiera afectar a mi carrera profesional, tanto el trato de mis compañeros como de la dirección de MD siempre ha sido muy bueno. Además, desde finales de 2020 tenemos la posibilidad de teletrabajar hasta 3 días en semana lo que permite mejorar la conciliación y la productividad incluso ha aumentado.

Un 35% de alumnos no logra ni acabar el bachillerato ni la FP equivalente, ¿está en la educación el problema de la falta de perfiles especializados?

Sin duda, el sistema educativo debería ser más motivador y resiliente, un país como España no puede permitirse esos números que constatan un fracaso importante del sistema.

Llevamos ya unos años constatando que hay más demanda que oferta de profesionales especializados en analítica de datos, ciberseguridad, arquitectos cloud, desarrolladores de apps, ingenieros de redes de comunicaciones, matemáticos etc. Tanto la universidad como la FP deben ser flexibles, reorientando y aumentando las plazas para este tipo de perfiles. Además, con la irrupción masiva del teletrabajo estamos viendo que nuestros ingenieros y técnicos consiguen empleos en países europeos que les valoran más y les pagan mucho mejor que el nuestro. Vamos a tener un problema importante en los próximos años si seguimos así.

¿Le han servido los estudios que hizo para realizar su labor actual?

Sí, por supuesto, ya que me proporcionaron la base de lo que era las tecnologías de la información y de las comunicaciones. Además, me enseñaron a resolver problemas, a plantear alternativas a cualquier cuestión, a planificar y a organizar. Mis estudios me dieron la base, el material para los cimientos de mi profesión.

Solucione el problema de la educación en España…

Lo primero que hay que conseguir es que sea una prioridad para los ciudadanos. Invertir en educación es invertir en futuro para la sociedad, y para ello necesitamos a los mejores en todas las disciplinas educativas para que eduquen y formen a nuestros niños y niñas. Debemos aspirar a conseguir una educación de calidad, exigente, que fomente el espíritu crítico, la capacidad de pensar y resolver problemas, el pensamiento abstracto, la creatividad, la oratoria y el uso adecuado del lenguaje, conjuntamente con el desarrollo de valores como son: el esfuerzo, el trabajo en equipo, la empatía, la colaboración, etc.

Evidentemente, los niños, jóvenes, son diferentes en capacidades, actitudes y aptitudes por lo que la educación debe ser capaz de adaptarse, debe disponer de medios para que nadie se quede atrás. Se debe replantear el sistema para educar en la práctica en la diversidad, atendiendo a cada niño según sus necesidades, desarrollo y capacidad. De esta forma, por ejemplo, dentro de una misma clase, podría haber grupos de alumnos agrupados por capacidades y se podría conseguir desarrollarlas de forma diferenciada y al mismo tiempo estimular a los alumnos a progresar.

Todo esto no va a ser posible si seguimos con un presupuesto en educación por debajo de la media de la OCDE y de la UE. Hay que poner más dinero en educación y replantearse todo el sistema, y para ello es importante que la sociedad lo demande y lo exija a los líderes políticos, en ello le va su futuro,

Si tuviera que aconsejar a un joven qué estudiar de cara a obtener un futuro laboral estable, ¿por dónde le orientaría?

Le diría que, si le gustan las ciencias, las matemáticas, es curioso y le encanta resolver problemas y retos, que piense en estudiar informática, matemáticas, ingeniería de telecomunicaciones o ciberseguridad, seguro que va a encontrar trabajo en los próximos 5-10 años. Ahora bien, que piense que también va a tener que esforzarse por estar al día, por aprender constantemente, por especializarse en tecnologías y en metodologías que todavía no están ni inventadas. Tiene que considerar que va a tener que trabajar en equipo, probablemente con equipos internacionales (buen nivel de inglés hablado y escrito se da por hecho) y tiene que ser capaz de gestionar conflictos y problemas, por lo que la capacidad de resiliencia y de gestión del estrés también va a ser importante.

¿Hacia dónde cree que va el sector TIC? En su opinión, ¿cuáles van a ser las tendencias que realmente van a transformar la sociedad?

La IA, la analítica avanzada y predictiva de datos, conjuntamente con la realidad virtual y aumentada puede revolucionar la medicina, diagnósticos más precisos y precoces que evitaran la aparición o desarrollo del cáncer, diabetes, alzhéimer, etc. La IoT bien gestionada con el apoyo del 5G (u otras tecnologías superiores) puede mejorar la calidad de vida de nuestros mayores, gracias a la sensorización, al envío de datos vitales en tiempo real y a la capacidad de contrastar datos e información de salud. También, las ciudades van a poder ser monitorizadas masivamente para mejorar la movilidad, la generación y distribución de energía, la calidad del aire y la salud de los parques y jardines. Campos y espacios naturales también podrán ser mejor conocidos y por tanto mejor protegidos.

Muchas de las profesiones actuales tendrán que adaptarse y aprender a usar este tipo de tecnología, con el consiguiente impacto en el sistema educativo y en sus profesionales.

El comercio digital se expandirá y será más interactivo y personalizado gracias al biga data y a las técnicas de realidad virtual y avanzada.

Gracias a la tecnología cuántica calcular lo imposible y lo impensable hoy día, será una realidad, porque no pensar en que se podrán descubrir otras galaxias y planetas.

IA, automatización, robótica, ¿de verdad cree que el futuro pasa por las personas?

Las personas siempre marcan la diferencia. Las emociones, el pensamiento crítico, la creatividad, la cultura, no pueden automatizarse ni ser desarrolladas por una inteligencia artificial, o por lo menos estamos muy lejos de que la IA actual llegue a ser igual que una persona, y más si consideramos lo diversas que somos las personas.

El futuro, sea mejor o peor que el presente, será el que creen las personas.

>