alicia richart digitales afiniti

Nombre: Alicia Richart
Cargo: directora general de Afiniti y exdirectora general de DigitalES
Fecha de nacimiento: 12 de junio
Hijos: No
Hobbies: Aprender
Estudios: Licenciada en Ingeniería Industrial

Fundadora de la Asociación DigitalES, Alicia Richart, es desde hace menos de un mes, la directora general de la multinacional especializada en Inteligencia Artificial, Afiniti. Siempre vinculada al sector tecnológico, tanto en el ámbito público como privado, Alicia es una de las referentes femeninas del mundo TIC en nuestro país.

Entrevista con Alicia Richart, directora general de Afinito y exdirectora general de DigitalES

¿Cómo llegó al mundo TIC?

Tras una etapa en Total como ingeniero de procesos en Francia, USA, Bruselas y China, entré a trabajar en Accenture en el año 2005. Creo que no existe el mundo TIC, existen empresas, modelos de negocio, generación de valor, y la tecnología es un medio para apoyarse.

¿Qué es lo que más valora de su trabajo?

Las personas con las que trabajo, ya sea equipo, clientes o stakeholders. Tambien me gusta aprender permanentemente, exigirme, sobrepasar las dificultades, conseguir objetivos y sobre todo reírme mucho.

En su opinión ¿qué es lo que falla para que las mujeres no apuesten más por el estudio de carreras STEM?

Lo primero, hay una falta de interés de las niñas en la Tecnología y las TIC, junto con las matemáticas. Eso está fallando y por ello hay que fomentar dicho interés para facilitar su incorporación a las áreas STEM, donde la mujer aún está infrarrepresentada.

Las niñas y jóvenes carecen de modelos femeninos en el campo científico-tecnológico. Aquellas que los tienen muestran posteriormente un índice de interés en materias STEM superior al de aquellas que no tienen ninguno (41% vs 26%).

Los estereotipos son también una piedra en el camino por resolver. Baste un dato: el porcentaje medio en Europa de padres que esperan que sus hijos estudien carreras técnicas es un 27,4% mayor cuando son chicos que cuando son chicas.

Hay que acabar además con el binomio mujer/cuidados. El porcentaje de chicas que consideran que es importante estudiar algo que permita estar en contacto con las personas y ayudarles a diario es 12 puntos superior que el de chicos (47% vs 35%).

Y fundamental, la formación del profesorado en materias STEM. El 85% de los profesores opina que los conocimientos adquiridos en matemáticas durante la carrera no son suficientes y un 72% considera que no aprendió como enseñar esta materia a los alumnos. A esto se une que las niñas muestran menos confianza que los niños para entender las matemáticas y resolver problemas (78% vs 67%).

Y por encima de todo ello, la actitud. Las niñas y las jóvenes deben ser valientes y decididas, sin miedo a enfrentarse a aquello que desean.

¿Cree que existe el “techo de cristal” en las empresas TIC? ¿Cuál debería ser la solución?

Las mujeres en el sector TIC tienden aún a ocupar puestos peor remunerados que los hombres, lo que demuestra que aún existe en el sector el “techo de cristal”.

Según el estudio “Mujeres en la economía digital en España”, elaborado por DigitalES, las mujeres en empleos digitales sólo suponen el 2% del total del empleo femenino en España, donde hay 2,6 veces más hombres. La cifra se duplica si consideramos aquellos trabajadores del sector con estudios tecnológicos. Un sector, el de las TIC, en el que el salario medio es un 22,1% superior en el caso de las mujeres. Hay que promover la llegada de más mujeres al sector, pero también promover su llegada a los puestos de dirección, que es donde se produce la verdadera brecha.

¿Una política de cuotas puede resolver el problema?

De acuerdo con el Global Gender Gap Report del World Economic Forum 2020, solo el 32% de los altos cargos tanto en el sector público como privado, y solo el 22% de los miembros de consejos de administración de las empresas españolas son mujeres. Una de cada cinco.

El proceso avanza, pero es lento, muy lento. Por ello las cuotas son necesarias, de manera transitoria eso sí, para acelerar dicho proceso, sobre todo para garantizar una representación equilibrada de talento en los Consejos de Administración de las empresas.

¿Qué dificultades se encontró usted para llegar a la posición que tiene actualmente?

En el caso de Afiniti, todo han sido facilidades, pero si echo la vista atrás no puedo negar que el hecho de ser mujer me ha obligado a hacer un esfuerzo adicional y a demostrar permanentemente lo que valgo. Esto nos lleva a las mujeres a adoptar posturas que se ven como agresivas cuando en realidad sólo estamos intentando que nos escuchen, sobre todo en los primeros años de vida laboral.

Un 35% de alumnos no logra ni acabar el bachillerato ni la FP equivalente, ¿está en la educación el problema de la falta de perfiles especializados?

Totalmente, como decía antes el 85% de los profesores opina que los conocimientos adquiridos en matemáticas durante la carrera no son suficientes y un 72% considera que no aprendió como enseñar esta materia a los alumnos. No podemos permitirnos algo así. Si falla la base falla todo. La digitalización será una palanca fundamental para el futuro del país y en el cambio de la enseñanza está la clave para que esta revolución no nos pille, otra vez, fuera de juego.

¿Le han servido los estudios que hizo para realizar su labor actual?

Muchísimo. Las ingenierías te dotan de una estructura mental preparada para gestionar la complejidad, resolver problemas y no crearlos, para hacerlo de manera metódica.

Solucione el problema de la educación en España…

Más matemáticas, más formación al profesorado, más asignaturas adaptadas a nuestras necesidades futuras pero también presentes (programación, etc) y una FP Dual como en la que trabajamos en mi etapa al frente de DigitalES, con la puesta en marcha del Primer programa de FP Dual tecnológica de España, en la que participan activamente las empresas del sector.

¿Hacia dónde cree que va el sector TIC? En su opinión, ¿cuáles van a ser las tendencias que realmente van a transformar la sociedad?

Las crisis sirven como catalizadores de nuevos cambios y/o pueden acelerar la velocidad de los cambios en marcha. La pandemia ha obligado a todo tipo de industrias, desde la educación a la salud, a usar la tecnología para reimaginar sus operaciones y proyectos. Con la llegada de la vacuna, y vislumbrando un horizonte de fin de pandemia, todo hace indicar que muchos sectores vivirán una auténtica revolución -ya iniciada- en el uso de la tecnología.

La sociedad cambiará en los próximos cinco años hacia una nueva salud (con el uso de los datos, la realidad virtual o los weareables); un nuevo trabajo (con el teletrabajo se acelerará la adopción de la infraestructura digital); una nueva educación (que hará opcional la clase presencial gracias a los contenidos online y la teleenseñanza); una nueva industria (impulsada por la tecnología 3D y la automatización lo que la dotará de más agilidad y flexibilidad); un nuevo retail (con una auténtica revolución en el e-commerce); unas nuevas finanzas (donde triunfará el contactless); un nuevo entretenimiento (con los eventos virtuales y los juegos online como nuevos actores protagonistas) o un nuevo sector de la restauración (con más comida a domicilio o cocinas conectadas)….en definitiva, una nueva vida después del Covid, en la que aunque volvamos a la “normalidad” permanecerán cambios que ya han calado en nuestro día a día, como las nuevas formas de trabajo, consumo o diversión.

IA, automatización, robótica,… ¿de verdad cree que el futuro pasa por las personas?

Sin duda. El hombre no será sustituido por la máquina. Debemos ver la tecnología como un aliado, no como un enemigo. Pero debemos adaptarnos a una nueva realidad en la que el talento, la creatividad y el pensamiento serán valores que alcancen una nueva cotización. El futuro no pasa por trabajar, pasa por crear.