Hoy se cumplen 20 años desde el lanzamiento del estándar inalámbrico 802.11b. Fue el primero denominado “Wi-Fi”, presentado por la Wireless Ethernet Compatibility Alliance (WECA) y adoptado masivamente por los principales proveedores de hardware.

Publicidad

Con la llegada de Wi-Fi, la vida de los internautas cambió drásticamente. La nueva tecnología ofrecía una libertad de conexión sin precedentes, menores costes e innovadoras posibilidades tanto para consumidores como para empresas.

En las dos décadas siguientes, la industria ha pasado por varias generaciones de Wi-Fi. Hoy, ya está disponible el último estándar (802.11ax o Wi-Fi 6), que supone un gran avance en términos de velocidad/latencia, capacidad, fiabilidad y eficiencia energética.

Principal modo de acceso a Internet

Según una reciente encuesta de Cisco entre los internautas españoles, un tercio (el 31%) no imaginan seguir con su vida cotidiana sin Internet, ni podrían realizar igual su trabajo (32%). Los usuarios lo utilizan principalmente para mantenerse informados y actualizados (79%), para el entretenimiento (78%) y para contactar con familiares y amigos (73%).

Y Wi-Fi es el principal modo de acceso a la Red. En España, ya genera el 56% de todo el tráfico IP (frente al 38% celular y 6% cableado), y en 2022 representará el 64%, superando ampliamente al tráfico cableado (24%) y celular (12%).

En el ámbito empresarial, las redes Wi-Fi se han convertido en un método esencial para acceder al contenido digital. Facilitan el trabajo flexible desde cualquier ubicación. Ofrecen datos clave basados en la localización para los negocios. Y conectan todo tipo de dispositivos a la red corporativa, incluyendo las máquinas del Internet of Things: 223 millones de conexiones M2M previstas en España para 2022.

Wi-Fi 6 y 5G, tecnologías complementarias

Wi-Fi 6 ya está despegando. Además de ser más veloz que la quinta generación -y 500 veces más que la primera-, ofrece un 400% más de capacidad, mejorando el rendimiento por usuario. Y al incluir innovaciones similares a 5G -como OFDMA para la transmisión simultánea de múltiples canales de datos- es un complemento ideal para 5G.

Las redes Wi-Fi se han convertido en un método esencial para acceder al contenido digital

Igualmente, resulta más efectivo en entornos de alta densidad -como estadios, aeropuertos y hospitales- donde suele ser complejo desplegar conexiones celulares. La latencia mejora enormemente, facilitando una operativa casi en tiempo real para aplicaciones como fábricas conectadas, vehículos autónomos y realidad virtual y aumentada. Y reduce hasta cuatro veces el consumo de batería en los dispositivos conectados.

En los próximos 3 años habrá en España 344 millones de dispositivos conectados a Internet (7,4 por persona), desde los más de 200 millones actuales (4,4 por habitante). Y muchos de ellos -smart phones, pero también robots, líneas de producción y dispositivos médicos- se comunicarán sobre una red inalámbrica.

Como destaca Andreu Vilamitjana, Director General de Cisco España, “Cisco lleva construyendo las redes de Internet desde 1984, y en la actualidad cerca del 80% del tráfico mundial de Internet pasa por equipos de Cisco. Wi-Fi 6 y 5G constituyen el próximo avance en conectividad y una infraestructura clave para la transformación digital, optimizando las operaciones de negocio y contribuyendo a la inclusión digital y al bienestar social”.

A través de su programa de aceleración digital para España -denominado ‘Digitaliza’– Cisco ayuda a empresas y administraciones a adoptar la nueva era de conectividad móvil con soluciones como Wi-Fi 6 y 5G. Cisco también lidera el proyecto Open Roaming para facilitar la conectividad segura entre redes Wi-Fi y celulares, ofrece soluciones para desarrolladores y participa en el proyecto Google Station, que pretende llevar Wi-Fi público a 1.000 millones de personas en zonas con conectividad limitada.