viasat pequeña
José Padilla, Director of Business Operations en Viasat
Viasat desarrolla una red de comunicaciones que impulse conexiones de alta calidad, y que llega a cualquier rincón de España, incluída la España Vacía. Byte TI habló con el director de desarrollo de negocio de la compañía.
¿Cuáles son los objetivos que tienen a corto medio plazo?

Desde Viasat tenemos un objetivo clave para el mercado español: ofrecer una solución de conectividad de alta velocidad a los más de 10 millones de españoles que, actualmente, no tienen acceso a una red de calidad. Puede parecer una tarea titánica, pero es una necesidad que hay que abordar lo antes posible. De hecho, la Agenda Digital Europea para 2020 reconoce como un objetivo estratégico el acceso a una conexión de, al menos, 30Mbps.

Publicidad

Conscientes de esta realidad, desde Viasat creemos que hay una gran oportunidad de mercado en España y muchas posibilidades de crecimiento. Nuestra meta es que todos aquellos que hasta ahora no han podido acceder a una conexión a Internet de alta velocidad, encuentren en nuestra red por satélite la solución a sus problemas. Lejos de lo que podrían pensar, hablamos de una tecnología que se instala fácilmente y cuyo coste resulta altamente asequible (el precio de partida se sitúa en los 20€).

Día a día somos testigos de lo importante que es el acceso a una conexión a Internet de calidad. Desde el teletrabajo a la comunicación con nuestros seres queridos, pasando por la telemedicina y las actividades del día a día como hacer la compra o consultar las últimas noticias, el acceso a Internet se ha convertido en algo casi imprescindible.

Se habla mucho de que la falta de conectividad es una de las razones de la despoblación en los entornos rurales. ¿De verdad cree que es cierto?

Creemos que Internet juega, hoy más que nunca, un papel determinante en nuestras vidas. Se ha convertido en una herramienta de cohesión y, para muchos, resulta difícil concebir sus vidas tal y como son ahora si no lo tuvieran.

El problema llega cuando nos paramos a pensar en la realidad que viven millones de personas que, a estas alturas, aun no tienen acceso a Internet o solo tienen una conexión deficitaria, algo que en grandes ciudades sería impensable. Esto impacta en su calidad de vida, aislándolos u obligándoles a abandonar sus hogares. No es fácil compatibilizar el ritmo de vida actual con un día a día sin acceso a Internet, porque su uso se ha extendido a todas las esferas de nuestra vida. Son muchos los que han tenido que mudarse a las grandes ciudades porque es ahí donde encuentran trabajo. ¿Pero y si pudieran teletrabajar desde sus pueblos y ciudades de origen? ¿Y si no tuvieran que viajar para una consulta médica rutinaria, porque con solo encender su portátil podrían acceder a servicios de telemedicina?

Sin duda, los factores que han provocado el drama de la despoblación son numerosos y muy complejos, pero hay motivos para pensar que el acceso a Internet es uno de ellos. Lo curioso (y podríamos decir lo positivo) de esta conclusión, es que podemos verla como una oportunidad. El acceso a Internet puede ayudarnos a fomentar el emprendimiento, el teletrabajo o la conciliación laboral y, como resultado de todos ellos, la repoblación. Este acceso también permite fomentar la comunicación y facilitar el día a día con servicios como la compra online o la telemedicina. Es imposible anticipar hasta dónde se podrá revertir la situación, pero estamos convencidos de que merece la pena unir todos los esfuerzos posibles en pos de este objetivo.

¿En qué beneficia a un ganadero o a un agricultor tener una conexión de alta velocidad a Internet?

A priori hay quien podría pensar que el acceso a la alta velocidad es una necesidad ajena a los trabajadores del medio rural, pero nada más lejos de la realidad. Actualmente, las necesidades que nos permite cubrir impactan en todos los niveles de vida. Para un agricultor, poder consultar el estado del clima en tiempo real o tener al alcance de sus manos cientos de proveedores para comprar materiales y recibirlos en apenas horas o días es una mejora significativa con respecto a su situación hace años. Y eso sin mencionar las enormes posibilidades a nivel de visibilidad que la red aporta a su negocio.

Además, los beneficios van mucho más allá del plano laboral. Hablamos de telemedicina, de la posibilidad de hablar con un veterinario en caso de urgencia o de, por qué no, poder desconectar viendo online su serie preferida después de un largo día de trabajo.

En términos generales, el acceso a más información y recursos son sin duda factores de los que pueden beneficiarse gracias a la conexión a la red. Además, también verán simplificados otras tareas diarias, como la gestión de procesos económicos o de ventas o el contacto con clientes y proveedores. Gracias a Internet, el usuario (ganadero o agricultor, en este caso) podrá centrarse en las tareas que realmente importan en su día a día y reducir el tiempo que dedica a gestiones y procesos operativos o administrativos, por ejemplo.

¿En el caso de que sus proyectos tengan éxito y se reduzca la desplobación en el entorno rural, cree que las operadoras tradicionales se convertirán en sus competidores?

Actualmente y, por la propia naturaleza de nuestra actividad, no consideramos al resto de operadoras como competidores, sino como distintos agentes del sector. Nuestra tecnología no depende de infraestructuras terrestres, por lo que solo necesitamos tener acceso al cielo para poder desplegarla. Sin embargo, desplegar nuevas instalaciones suelen ser costoso y solo se justifica ante cierta magnitud de solicitudes de servicio. Por eso, entendemos que nuestra tecnología de satélite es complementaria a otras tecnologías para lograr el objetivo de asegurar el acceso a una conexión de Internet de banda ancha de calidad.

¿Las AA.PP. deberían subvencionar a los clientes que contraten servicios como los que propone Viasat?

Decidir qué debe subvencionarse es una tema complejo y consideramos que deben ser los responsables politicos los que tomen una decisión de este calado. Por nuestro lado mantenemos nuestro compromiso con el objetivo de ayudar a esos 10 millones de usuarios que no tienen acceso a una conexión de alta velocidad y, para hacerlo posible, trabajamos para ofrecer un servicio a precios ajustados a la situación del mercado.

¿Qué caracteriza a su servicio? ¿Cuántos clientes tienen actualmente y qué valoración hacen de su servicio?

De cara al mercado residencial, en Viasat proporcionamos conexión a Internet de alta velocidad vía satélite, una tecnología que es especialmente útil para zonas rurales. En nuestro país más de 10 millones de personas no tienen acceso a una red de al menos 30Mbps y nuestro objetivo es reducir esta cifra lo máximo posible. Hay varias razones que explican esta situación, desde la orografía del terreno a la baja densidad de población, que no justifica la enorme inversión en infraestructura terrestre que sería necesario para proveer servicios de conexión tradicionales.

Es aquí donde las operadoras convencionales se encuentran con el primer problema de despliegue y donde encontramos una de las razones principales por las que estos territorios carecen de red o, en caso de tenerlo, solo pueden acceder a un servicio muy deficitario.

Sin embargo, ni la orografía ni la baja densidad de población son problemas que afecten al funcionamiento de Viasat. Allá donde haya acceso al cielo podremos dar acceso a nuestra red de alta velocidad.

Además de la sencillez en el despliegue, la tecnología de Viasat funciona con solo instalar una antena y un router en el hogar del usuario (y nuestros propios técnicos se encargan de hacerlo). Todo esto, sumado a sus precios competitivos (el coste de partida es de solo 20€) explica por qué es una excelente solución para entornos rurales, periferias urbanas y, en definitiva, todos aquellos lugares donde no llega o llega con problemas la red tradicional por cable o fibra.

Con más de 30 años de historia a nuestras espaldas, Viasat opera a nivel internacional en diversos países. Actualmente operamos 39 oficinas en todo el mundo y más de 6.200 empleados (más de 2.800 ingenieros).

En España, nuestro mercado principal es el residencial. Hemos detectado que más de 10 millones de españoles no tienen acceso aun a una conexión de al menos 30Mbps y, por eso, ellos son nuestro objetivo principal. Su distribución es diversa, pero hemos detectado mayor concentración de afectados en Andalucía, Cataluña o Galicia, sin olvidar las dos Castilla. Como resultado, contamos con clientes en distintos puntos del territorio.

La máxima velocidad que ofrecen es de 50Mb. ¿No es un poco reducido? ¿Piensan aumentar esa velocidad?

De acuerdo con la Agenda Digital Europea para 2020, los usuarios deben tener acceso a, por lo menos, una conexión de 30Mbps. En función del tipo de actividades que realice, puede necesitar incluso más para tener un día a día satisfactorio.

Con esto en mente, nuestros planes para el mercado residencial parten de los 30 Mb y alcanzan los 50 Mb. Por nuestros estudios, con estas velocidades los usuarios pueden disfrutar de todas las actividades esperables en su día a día sin problema.

De cara al futuro no descartamos seguir ampliando la velocidad de nuestros planes, dado que nuestro objetivo primordial es responder a las necesidades de los usuarios y estar preparados para crecer con ellos. La velocidad de Internet que podemos ofrecer gracias a nuestra tecnología sigue creciendo a medida que lanzamos nuevos satélites, como los que pondremos en órbita en 2021.