S2Grupo y el despacho internacional Andersen han llegado a un acuerdo estratégica “Cybersecurity Smart Compliance“ que proporciona una solución real para empresas que aborda los problemas jurídico-tecnológicos de forma coordinada y completa. De esta forma, las empresas pueden afrontar sus retos legales en este ámbito teniendo en cuenta tanto la dimensión jurídica como la tecnológica.

Este nuevo enfoque permite ofrecer soluciones integrales y coherentes que permitan proteger a la empresa en el entorno digital y asegurar un adecuado cumplimiento normativo que proteja a la empresa de todo tipo de responsabilidades legales.

“La ciberseguridad debe convertirse en una prioridad en este nuevo contexto digital tal y como están señalando gobiernos y organizaciones internacionales: lograr un adecuado nivel de ciberseguridad es una obligación ineludible en el marco de la nueva regulación. Debe ser entendida como una oportunidad de reducir el impacto, las responsabilidades legales de los ciberincidentes y los costes asociados, tales como el reputacional. Debe convertirse, en definitiva, en una ventaja competitiva”, afirma Vicente Moret, Of Counsel de Andersen y Letrado de las Cortes Generales.

“Cybersecurity Smart Compliance“  de S2Grupo y Andersen

El término “compliance” engloba todos los procedimientos y buenas prácticas que las empresas ponen en marcha para identificar los posibles riesgos legales y operativos a los que se enfrenta y protegiendo a la empresa a todos los niveles de responsabilidad penal, administrativa o civil. 

“Cybersecurity Smart Compliance“ de S2Grupo proporciona una solución real para empresas que aborda los problemas jurídico-tecnológicos de forma coordinada y completa

Cómo indica en este aspecto Benjamín Prieto, Socio de Andersen; “En los últimos años se está produciendo la consolidación de un nuevo compliance centrado en el marco regulador de la ciberseguridad. Es una variable que las empresas, y especialmente los consejos de administración, deben tener presente en cuanto al cumplimiento normativo de acuerdo con lo establecido a nivel europeo y nacional. Una política al respecto debe formar parte de las prioridades de cualquier empresa en este momento de transformación digital acelerada”.  

En este sentido, la combinación de las soluciones tecnológicas más avanzadas con el expertise legal más riguroso dan como resultado una forma inteligente de abordar el cumplimiento normativo en un área que ya está experimentando un fuerte incremento del nivel de regulación como consecuencia de las prioridades marcadas por la Unión Europea en materia de digitalización.