Philips Ambiglow
Philips Ambiglow

El Philips Ambiglow 27” que nos han prestado desde la compañía tiene un público objetivo: por un lado los profesionales del diseño gráfico y del vídeo y por otro, aquellos aficionados a los videojuegos. Para los primeros destaca por la luminosidad y la calidad de imagen que ofrece. Se puede trabajar además en 3D gracias a la tecnología patentada de Philips Ambiglow que amplía visualmente la pantalla y ofrece una experiencia de 3D envolvente.

Y es que esta tecnología agrega una nueva dimensión a la experiencia de visualización por parte del usuario ya que amplía la pantalla creando un halo de luz en la pared que la rodea desde la parte posterior del monitor. Su rápido procesador analiza el contenido de la imagen entrante y adapta continuamente el color y el brillo de la luz emitida para coincidir con la imagen. Las opciones permiten ajustar el ambiente a las necesidades del usuario con facilidad y por lo que permite reducir la fatiga visual. Se trata por tanto de un monitor especialmente diseñado para editores de vídeo, arquitectos que trabajen en 3D y en el ámbito del ocio, perfecto para la visualización de películas tanto en 3D como en 2D.

Es en la parte de las tres dimensiones donde el equipo muestra todo su esplendor. Habitualmente, se produce parpadeo en la visualización de contenido en 3D. Philips ha logrado que este desaparezca. El Philips Ambiglow incluye unas gafas 3D, que además no necesitan ninguna batería ni cable, por lo que la comodidad de la visualización está asegurada.

El monitor incorpora la iluminación Smart Bias por la que se crea un halo de luz blanca suave y constante de 6500K en la pared que rodea al monitor. Este tipo de iluminación esta especialmente indicada para aquellas personas que pasan prolongadas horas frente a una pantalla, con lo que no sólo ayuda a reducir la vista cansada, sino también elimina los reflejos y resplandores de la iluminación de la habitación y mejora la relación de contraste y los detalles de imagen, manteniendo así la percepción correcta del color. Cuenta con una resolución de 1920 x 1080

Philips Ambiglow 27”: no sólo pantalla

Pero donde destaca el Philips Ambiglow no es sólo en la calidad de la pantalla, sino también en apartados como la incorporación de un USB 3.0 que permite ver el contenido de cualquier periférico externo sin ningún problema. Ese mismo puerto USB está diseñado como puerto de carga rápida, por lo que nos aseguramos que podemos ver, por ejemplo, el contenido de un smartphone y a la vez, saber que se está cargando la batería del mismo de forma rápida.

El aparato incorpora además tres puertos de salida HDMI, así como una salida analógica VGA.

El Philips Ambiglow también destaca en el apartado del diseño. Esta pantalla destaca por ser de un espesor mínimo, ocupando sólo 0,25 cm. Las dimensiones totales del bisel son reducidas, lo que minimiza de manera significativa cualquier distracción y maximiza el tamaño de visualización. Especialmente apto para la visualización dividida o la configuración de la resolución como en juegos, diseño gráfico y aplicaciones de uso profesional, el bisel ultraestrecho de la pantalla da la sensación de estar frente a una pantalla grande.

En definitiva, nos encontramos ante un monitor que ofrece un excelente rendimiento por lo que es una pantalla perfecta para aplicaciones que necesitan precisión en el color y brillo homogéneo en todo momento, como el retoque de fotos, las aplicaciones gráficas o la edición de vídeo.