aggity está recomendando Verdiem, una solución englobada dentro de la nueva tendencia del “software verde”, diseñado para optimizar y reducir el consumo de energía eléctrica de los parques de ordenadores, tanto de empresas como de administraciones públicas.

Verdiem permite reducir en una horquilla que va desde los 17 a los 50 euros anuales el consumo de energía eléctrica por puesto de trabajo que requiera el uso de un ordenador. La solución ya se comercializa en nuestro país y en Latinoamérica.

Software verde Verdiem

Actualmente, el consumo energético representa alrededor del 19% del gasto total de un edificio de oficinas medio y el 30% de esa energía se desperdicia. Según estima Avolin, en el caso de las empresas privadas y centros universitarios, el 17% de ese consumo corresponde a los ordenadores personales.

Respecto al desperdicio energético, y según el análisis, se debe a tres hechos:

  • dejar los ordenadores encendidos durante toda la noche
  • desactivación de los ajustes de energía de las máquinas por parte de los usuarios para evitar molestias
  • no optimización del encendido y apagado de grandes parques de ordenadores 

Y es que, los encendidos de grandes parques de ordenadores para mantenimiento, que requieren una media de entre 5 y 10 horas al mes, no están optimizados debido a que la tasa de éxito a la hora de “despertar” estos parques se sitúa en un 65% actualmente.

Este porcentaje se eleva por encima del 95% en el caso de Verdiem.

Verdiem reduce el consumo de energía eléctrica de los parques de ordenadores, tanto de empresas como de administraciones públicas

La solución ofrece además a los administradores la capacidad para generar informes de ahorro, incluyendo información sobre la actividad o inactividad de los usuarios, las transiciones de estado de energía y la configuración de políticas en todos los dispositivos.

Reducir la huella de CO2

La nueva solución tiene un alto impacto como parte de las políticas de Responsabilidad Social Corporativa de las organizaciones y su impacto, tanto en la atracción y retención de talento como de cara a sus clientes.

En este contexto, y según el informe de Avolin, el 75% de la generación millenial, tiene en cuenta los compromisos sociales y medioambientales de una empresa a la hora de decidir dónde trabajar.

Igualmente, el 67% de las empresas afirman que sus clientes ya se interesan por las políticas medioambientales de sus suministradores y en especial las que afectan al consumo de energía.

>