IFS ha identificado las tres áreas clave de desarrollo tecnológico para el sector de energías renovables: IA, Machine Learning y los denominados “gemelos digitales”, términos que marcarán la agenda de las energías renovables en los próximos cinco años.  

En 2020 se ha observado un crecimiento imparable de energías renovables, como la solar fotovoltaica, eólica o hidroeléctrica, entre otras. De enero a octubre la capacidad renovable global batía récords históricos, con un fuerte crecimiento del 15% con respecto al mismo período del año pasado.

“Previsiblemente, el crecimiento de las energías renovables se verá impulsado por empresas conjuntas multidisciplinares y diversas asociaciones entre agentes de la industria. En 2021 y más allá, veremos un número creciente de importantes empresas de energía y utilities que se asociarán con negocios ágiles, que abarcan desde empresas establecidas hasta nuevas empresas” afirma Colin Beaney, vicepresidente de IFS.

Retos y acciones emergentes de energías renovables 

Según el último informe de IDG Research en colaboración con IFS Ibérica, se destaca la aparición de ineficiencias fruto de la descompensación en el ritmo de crecimiento de las propias operaciones con respecto a los recursos para gestionarlos.

De esta manera, se genera un desfase significativo entre la agilidad del negocio y la capacidad de respuesta, dando pie a una gran variabilidad de precios, la aparición de incidencias impredecibles y una cadena de suministro inestable. 

Con todo ello, las compañías coincidieron en la necesidad de adoptar un enfoque proactivo en el mantenimiento de los parques para ganar visibilidad temporal, así como establecer mecanismos de planificación y control de costes que permitan evitar el desajuste entre ellos. 

IFS ha identificado las tres áreas clave de desarrollo tecnológico: IA, Machine Learning y los denominados “gemelos digitales” para las energías renovables 

Nuevas vías de negocio: la proliferación de DER 

La industria, así como los hogares privados, buscan nuevos métodos para complementar su suministro de energía primaria con paneles solares y sistemas geotérmicos pasando por alto cada vez más a las empresas de energía tradicionales. Todo ello, da lugar a la perdida de la fuente de ingresos constante para estas, lo que nos lleva a la siguiente tendencia que surge de la aparición de nuevas oportunidades para capturar nuevas fuentes de ingresos.

De esta forma desde IFS, se detecta un cambio en los actores de energía y utilities quienes cada vez más, se servirán de sus economías de escala, su fuerza laboral de servicio y su gran alcance, para ofrecer más opciones, mejores planes de pago para cubrir los costes iniciales y un servicio más oportuno y personalizado. 

“Esta tendencia, además de reducir la factura de energía, permitirá también a los consumidores beneficiarse de la reducción de costes de mantenimiento y la tranquilidad de saber que están haciendo negocios con una empresa regulada y certificada” concluye Colin Elkins.